5 formas naturales de mejorar la fertilidad

0
101

Embarazo-Torsten Mangner

La infertilidad es un problema que va en aumento en la sociedad actual. En muchos casos la causa principal de los problemas de fertilidad están muy relacionados con el estilo de vida y no con problemas congénitos o enfermedades que mengüen las probabilidades de embarazo.
Si estás pensando en aumentar la familia revisa tu día a día y presta atención a los hábitos y actitudes que pueden estar afectando tu fertilidad. Desde los hábitos alimenticios hasta las horas de sueño, tus hábitos pueden repercutir en tu salud reproductiva.

Te ofrecemos 5 consejos naturales y sencillos que pueden contribuir a mejorar tu fertilidad:

Publicidad

1. Cuida tu alimentación
Este es el aspecto más importante a cuidar. Hoy en día hay muchas personas que tienen sobrepeso, pero que a pesar de eso no dan a su cuerpo todos los nutrientes que necesitan para mantenerse sanos y consumen muchos alimentos perjudiciales para la salud.
Cuidar la alimentación es fundamental, no solo para conseguir el embarazo sino para que su evolución sea la adecuada. Lo recomendable es mantenerse dentro de los baremos saludables de peso en función de nuestra complexión física, evitar consumir azúcares y grasas en exceso y seguir una dieta balanceada, en la que se incluyan todos los grupos alimenticios.
Pero no solo el exceso de peso es perjudicial. Tener un peso por debajo de lo recomendado también disminuye la fertilidad. En el caso de que existan problemas para ganar o perder peso lo recomendable es acudir al médico y seguir sus recomendaciones.

2. Duerme bien
Son muchas las personas que duermen poco y mal a causa del ritmo de vida que mantienen. Las personas muy activas en ocasiones se encuentran con que al final del día apenas les quedan cuatro o cinco horas para dormir.
Dormir poco afecta al cuerpo de forma negativa. Los estudios demuestran que las mujeres que duermen poco tienen menores niveles de melatonina y serotonina, lo que provoca una disminución del tiempo que transcurre entre la ovulación y la menstruación y reduciendo así las posibilidades de conseguir la fecundación.
Es recomendable dormir al menos seis horas al día y en la medida de lo posible intentar dormir entre siete y ocho horas. Descansar bien debe ser una prioridad para mejorar la salud reproductiva, una excelente razón para dormir una siesta de vez en cuando o irse a la cama más temprano.

3. Haz ejercicio de forma regular
Realizar una actividad física con regularidad es muy positivo para la fertilidad, pero el exceso de ejercicio puede tener el efecto contrario. El entrenamiento de alta intensidad, así como las sesiones de ejercicio muy fuertes realizadas con mucha frecuencia, pueden inhibir la ovulación.
Bajar de peso en caso de que se tenga sobrepeso es muy beneficioso para la salud reproductiva, pero tener un índice de grasa por debajo del 15-18% puede ocasionar la falta de producción de óvulos. Lo recomendable es realizar ejercicio a diario pero sin excesos.

4. Mantente lejos de sustancias perjudiciales
El alcohol, el tabaco y otras drogas son extremadamente perjudiciales para la salud reproductiva. Se estima que el consumo de tabaco en las mujeres puede reducir hasta la mitad las probabilidades de embarazo, entre otros efectos negativos del tabaco en la fertilidad. Estas sustancias aceleran el emvejecimiento de los órganos reproductivos y pueden adelantar hasta 10 años la menopausia.
Otras de las sustancias perjudiciales con las que se debe tener precauciones, son los productos de limpieza y algunos productos de belleza y cosméticos. Algunos de ellos contienen químicos que pueden afectar la fertilidad.

5. Cuidado con el estrés
Este es un punto delicado, sobre todo para aquellos que tienen trabajos muy demandantes o que están atravesando situaciones difíciles o tratamientos de fertilidad. Intentar mantener la calma ayudará a conseguir antes un embarazo.
Buscar entornos en los que se pueda desconectar de aquello que nos preocupa y relajarnos es una buena práctica para despejar la mente y descansar de aquello que nos preocupa.

Aunque muchas de estas recomendaciones parecen evidentes, pues tener un cuerpo sano nos ayudará a mejorar todos los aspectos de nuestra vida, no todos asocian la salud reproductiva a los buenos hábitos. Aún hoy en día muchas personas piensan que la fertilidad es algo que nos viene dado y que se tiene o, en caso de que no se tenga, se busca con tratamientos médicos especializados.
Sin embargo, aunque no se vea a simple vista, tener una buena salud y unos buenos hábitos es clave para aquellos que desean tener hijos, pues no solo aumentará las posibilidades de conseguir un embarazo en menos tiempo, sino que será más fácil tener un embarazo saludable, beneficiando así la salud de la madre y del bebé que está por llegar.

 

Autora del artículo

MJMadarnasMaría José Madarnás, editora de Maternidad Fácil.

twitter linkedin  G+

 

. | .

Alimentaycura.com

Publicidad