Flores de Bach en el embarazo

0
199

 

Durante el embarazo, el período donde una nueva vida está siendo creada, y luego del parto, por las transformaciones por las que pasa la madre, muchas mujeres se sienten solitarias y perdidas. Incluso el recién nacido puede tener cambios bruscos de humor.

Publicidad

Comprar-flores-de-Back-embarazadas-bebés

Las flores de Bach proponen una ayuda, pues al actuar como suaves catalizadores de las emociones, brindan armonía y un ambiente relajado.

Teniendo en cuenta los cambios emocionales y físicos que se producen durante la gestación, es importante adaptarse en forma suave y equilibrada, generando tranquilidad interior, que ayuda muchísimo, en particular durante los primeros meses.

Walnut: La flor que nos ayuda a transitar los cambios con naturalidad.

Elm: Para distribuir las responsabilidades y disolver la sensación de tener que llevar una sola, todas las cargas.

Mustard: Ayuda con la transición emocional, en períodos donde la futura mamá puede sentirse agobiada y deprimida.

Olive: Para el cansancio que produce la gestación. En el último trimestre es cuando surgen algunos miedos por el parto, el cansancio se acentúa, y las necesidades emocionales se intensifican. Podemos recurrir nuevamente a las Flores de Bach, ahora bajo una nueva perspectiva.

Hornbeam: Apoya, frente a la pregunta ¿podré con todo? Y frente a la sensación de cansancio de no querer levantarse.

Red Chestnut: Brinda la sensación interna de que todo va a salir bien.

Comprar-Flores-de-Bach-preparadas

White Chestnut: Es muy útil cuando los pensamientos se nos disparan, nos obsesionamos con los miedos, y los repetimos como disco rayado.

¿Y durante el trabajo de parto?

Se utiliza mucho Rescue Remedy (una combinación de cinco florales para emergencias emocionales),  porque ayuda a que el trabajo sea desde una posición emocional más relajada.

Después del nacimiento

Aquí los florales de Bach son una gran ayuda para aprender a reconocer los nuevos límites entre mamá y bebé, a crear los hábitos de alerta y sueño en el nuevo miembro de la familia, y para la reorganización emocional de la mamá luego de unos eses tan transformadores.

Algunas de las más utilizadas son:

Chicory: Cuando el bebé tiende a monopolizar las situaciones y eventos todo el tiempo. Le permite crear un espacio propio. También para las mamás sobreprotectoras.

Flores-de-Bach-500x332

Aspen: Para todos esos temores de los padres que no consiguen definirse. Cuando los padres viven en la conciencia de miedo con respecto a la seguridad del bebé, para pasar a un entorno de confianza y amor.

Star of Bethlehem: Resuelve los aspectos energéticos del trauma del nacimiento, sellando el aura emocional del recién nacido.

Si no se desea tomar las Flores de Bach, ya sea durante el embarazo o cuando el bebé aún es lactante, se pueden utilizar en vaporizador y rociar en el ambiente con prácticamente los mismos efectos. Otras personas prefieren colocar una gotita del preparado que hayan seleccionado en sus muñecas, y algunos hacen masajes en los piecitos del bebé con una gota de los florales, lo cual multiplica el efecto armonizador.

Fuente

Alimentaycura.com

Publicidad