Tratamiento natural con sal de epsom para acabar con la inflamación de las piernas, tobillos, pies y la sensación de pesadez.

0
1228
Ad

La hinchazón del edema periférico, es una enfermedad que aparece cuando se nos hincha el pie, la pierna y/o el tobillo.

Esta enfermedad se refiere a una acumulación de líquido alojado en estas partes del cuerpo.

Publicidad

Esto puede ser muy incómodo y también muy doloroso.

Hay varias razones que se encuentran detrás de la hinchazón del edema periférico y tienen que ver con las condiciones de vida de la presión arterial.

Algunas de las razones comunes que se encuentran detrás de la hinchazón en los pies, los tobillos y las piernas es el estar de pie durante largas horas, el embarazo, la obesidad, el estrés físico, coágulos de sangre y más.

En este artículo te vamos a enseñar algunos remedios caseros que pueden aliviar esta enfermedad.

Remedios caseros para la Inflamación de tobillos, pies y piernas

La sal de Epsom:

Las sales de Epsom funcionan de forma mágica para aligerar los pies hinchados y dolorosos.

Puedes disolver un par de tazas de sales de Epsom en el agua del baño o simplemente coger un cubo con agua, añadir un poco de sal a la misma y remojar tus pies en ella durante unos 20 minutos.

Las sales de Epsom están hechas de sulfato de magnesio que son absorbidas a través de la piel, razón por la cual estas sales tienen tanto éxito en la reducción de la inflamación y en la mejora de la circulación sanguínea.

No sólo hace maravillas en unos pies dolorosos, sino que también calma la piel irritada y hace que huelan bien por mucho tiempo.

Tratamiento natural con sal de epsom para acabar con la inflamación de las piernas, tobillos, pies y la sensación de pesadez.

Ejercicio:

El ejercicio estimula la circulación sanguínea.

Si sufres de dolor en las piernas inflamadas deberías de realizar natación.

El yoga puede ser otra manera de aumentar la circulación sanguínea y evitar que la sangre se estanque en ciertas áreas como los tobillos y los pies.

Las posturas de Yoga donde hay que elevar los pies por encima del corazón, como poner las piernas hacia arriba contra una pared, son ideales para aliviar la presión y la hinchazón en las extremidades inferiores.

Beber mucha agua:

Gracias a beber agua, nuestros tejidos se encontraran hidratados y desintoxicaremos nuestro cuerpo.

El sodio y la cafeína contribuyen a la inflamación pies, así que debes de eliminarlos de tu dieta.

La regla general para tener una buena salud es tomar de 8 a 10 vasos de agua al día.

Si te aburre beber tanta agua, prueba a tomar bebidas como agua de pepino y limón.

Sólo tienes que echar un par de rodajas de pepino y un par rodajas de limón en el vaso y a disfrutar.

Estos dos productos tienen propiedades anti-inflamatorias que pueden ayudarnos a combatir la hinchazón más rápidamente.

Elevar las piernas:

Trata de elevar las piernas colocándolas en una superficie superior para que estén por encima del corazón.

Coloca una almohada debajo de tus tobillos cuando estés en la cama. Esto ayudará a drenar el exceso de líquido, por lo que pueden entonces ser absorbidos por el cuerpo, eliminándolos por la orina.

Realizar un masaje:

Las terapias de spa o los masajes pueden aliviar bastante estas zonas del cuerpo. Aparte de ser relajante, también promueve la circulación de la sangre.

Además, a menudo la inflamación en los pies, los tobillos y en las piernas están relacionado con la deficiencia de magnesio, que puede causar hinchazón.

Consulta con un médico para obtener la dosis correcta de magnesio.

 

Publicidad