Un tipo intentó violarla en un club nocturno. Un año después, ella le escribió una poderosa carta

0
154

“Te escribo porque esta tarde (en el juicio) nos volvimos a encontrar, sólo que las circunstancias no eran del todo las mismas. Tus manos estaban esposadas detrás de tu espalda, no embarradas sudorosamente alrededor de mi cuerpo”

carta

Publicidad

Hace un año Sara Roebuck, una joven británica, viajó y se mudó a París, Francia, para estudiar de intercambio en la universidad. Para ella todo era normal. Largas jornadas de estudio, salidas con amigos y la rutina diaria. Sin embargo, un día las cosas cambiaron brutalmente cuando un hombre intentó violarla en un club nocturno. Desde ahí la joven no pudo dormir tranquila y su vida tuvo un terrible vuelco emocional.

ca3

Hoy, un año después del ataque sexual, la joven decidió escribirle una poderosa carta a su agresor, con el fin de confrontarlo durante el juicio y, además, ayudar a otras mujeres que hayan sido víctimas de algo así. De hecho, Sara afirmó a Daily Mail que espera que los hombres lean el texto y se sientan tan mal como las mujeres que han sufrido ataques así.

“Estimado individuo:

Te escribo en esta fría tarde decembrina, a casi un año de tu intento de violarme, porque es la primera vez que me siento suficientemente fuerte para poner mi pluma sobre papel. Te escribo porque esta tarde (en el juicio) nos volvimos a encontrar, sólo que las circunstancias no eran del todo las mismas. Tus manos estaban esposadas detrás de tu espalda, no embarradas sudorosamente alrededor de mi cuerpo.

Tus ojos estaban en el suelo, no ávidamente a unos cuantos centímetros de mi cara. Estábamos en el mismo cuarto, sólo que esta vez fue mi decisión y no la tuya. Esta vez no lograste obstruir la puerta con un extintor para mantenerme contra mi voluntad. Esta vez la puerta fue cerrada detrás de ti por un oficial armado, y terminaste mirando a los tres jueces frente a ti y mi abogado a mi izquierda…”

ca1

En la carta, además, la joven cuenta que el tipo la arrojó sobre el lavamanos y separó sus piernas para hacerse un lugar mientras ella lloraba y gritaba.

Dijiste que lo que habías hecho había durado unos minutos, no que me habías encerrado en un cuarto durante veinte minutos mientras tratabas de quitarme la ropa, mientras arrojabas mi cuerpo a un lavabo, mientras tratabas de violarme.

Dijiste haber estado encima de mí en el suelo porque había dejado caer mi bebida y me había resbalado, y no porque, después de haberte empujado de entre mis piernas, hubieras torcido mi cuerpo y me hubieras precipitado al suelo, sujetándome y forcejeando con tu peso para que permaneciera allí.

Dijiste que lo único que habías hecho era tocarme «una o dos veces», pero tras haber caído en cuenta de que yo menstruaba y tenía un tampón dentro de mí y tras múltiples intentos de meter tus manos sucias dentro de mi cuerpo, habías decidido parar. Ambos sabemos que esto no es cierto, (…) porque no fuiste tú quien decidió parar. Fui yo quien contraatacó”.

Por otro lado, la joven también enfatizó en que es necesario provocar un cambio en la sociedad, para que esta deje de permitir ataques contra mujeres.

“Me alcé por cada mujer que ha sido manoseada, hostigada, atacada, violada, filmada, fotografiada, seguida, tocada contra su voluntad, que haya sufrido obscenidades verbales, miradas lascivas, gestos asquerosos, y, peor aún, dentro de una sociedad que lo permite, en algunos casos con otras mujeres que avivan la culpa, y hombres alrededor de ella que supuestamente son progresistas y modernos pero permanecen callados. Me dirijo a todas estas mujeres porque soy todas y cada una de ellas. Porque esto le ocurre cada día a cada mujer que tú, querido lector, conoces y amas. Quiero que la gente abra sus ojos”

Finalmente, Sara enfatiza en que tiene derecho a salir de noche, “a beber, a hablarle a la gente, a vestirme como quiera, a ir adonde me plazca, sin compañía, sola, en grupo, sin grupo; derecho a vivir mi vida”. Así mismo, también tiene derecho “a tener relaciones sexuales” si quiere, “y ese derecho es idéntico al de un hombre. También tengo derecho a decir no”.

La carta, originalmente publicada en Medium, ha sido traducida en diferentes idiomas debido a sus potentes palabras y mensaje. Esperamos que pueda contribuir a frenar los abusos sexuales o, al menos, darle esa fuerza a las víctimas para que alcen la voz.

Y tú, ¿qué opinas?

La entrada Un tipo intentó violarla en un club nocturno. Un año después, ella le escribió una poderosa carta aparece primero en alimentaycura.com.

Publicidad