Mejorar tu salud con una loción de magnesio aquí te enseñamos como prepararla casera

0
38

Lo mejor de preparar nuestra propia loción de magnesio es que podemos adaptarla a nuestras necesidades e incluir solo la cantidad que nos haga falta para asegurar una correcta absorción

Está comprobado que el desarrollo de muchas enfermedades en la población actual tiene que ver con la deficiencia de magnesio en el organismo.

Este mineral, que absorbemos a través de la alimentación, es esencial para el buen funcionamiento de muchos órganos y, por desgracia, es difícil conseguir las cantidades necesarias.

De hecho, se estima que interfiere en 300 reacciones bioquímicas del cuerpo, y es fundamental para la salud muscular, nerviosa y cardíaca.

El problema es que sus niveles tienden a disminuir con facilidad y, dado que se encuentra en cantidades mínimas en el suelo agrícola, no es tan fácil recuperarlo con la dieta.

Por fortuna, se han descubierto métodos alternativos para absorberlo, y lograr, entre otras cosas, interesantes beneficios contra las dolencias comunes.

Entre estos nos encontramos con una loción natural de uso tópico, cuya aplicación regular ayuda a incrementar los niveles de este importante nutriente.

Su uso diario calma la inflamación, reduce la fatiga y alivia muchos otros problemas asociados con el déficit de este mineral.

¡Aprende a prepararla!

 

Loción de magnesio para mejorar la salud

Dado que el magnesio se absorbe con cierta facilidad a través de los poros de la piel, muchas compañías decidieron distribuirlo en forma de loción o aceite.

Estas se frotan sobre la piel todos los días, bien sea antes de ir a dormir o tras tomar una ducha.

El único inconveniente es que, en pieles sensibles, puede provocar reacciones alérgicas indeseadas y otros efectos negativos.

En cualquier caso, vale la pena probarla durante algunos días, tanto como remedio antiinflamatorio como tratamiento preventivo.

Beneficios de la loción de magnesio

Aunque el magnesio se puede absorber de algunos alimentos.

También con un baño en agua de mar, o bien, la clásica inmersión en la tina con sales de Epsom, pero el uso de esta loción natural está ganando cada vez más preferencia.

Se trata de un método muy eficaz para asegurar una correcta absorción de este mineral, obteniendo, a mediano y largo plazo, interesantes beneficios:

  • Sirve para calmar la tensión e inflamación de las extremidades, así como el dolor muscular.
  • Mejora la circulación sanguínea y protege la salud cardiovascular.
  • Fortalece el sistema inmunitario y evita las bajadas de energía o fatiga crónica.
  • Previene la artritis y reduce el riesgo de lesiones articulares y óseas.
  • Regula la actividad hormonal, controla los síntomas del síndrome premenstrual y reduce las náuseas durante el embarazo.
  • Calma los dolores de cabeza y la rigidez en el cuello.
  • Previene el estrés y la ansiedad.
  • Equilibra el funcionamiento del sistema nervioso.
  • Participa en la formación de la masa muscular.
  • Ayuda a nivelar los niveles de glucosa en la sangre.
  • Disminuye el dolor de estómago.

¿Cómo preparar esta loción de magnesio casera?

Las lociones de magnesio que venden en el mercado pueden ser un poco costosas, por lo que elaborar una receta casera es una forma práctica de ahorrar gastos.

Por otro lado, este tipo de opciones permiten controlar la cantidad requerida de este mineral, y ajustar a nuestras necesidades la cantidad de copos utilizados.

A continuación, proponemos una sencilla fórmula, idónea para incorporarla en el botiquín y, por supuesto, usar todos los días.

Ingredientes

  • ½ taza de copos de magnesio (100 g)
  • ½ taza de agua (125 ml)
  • 1 botella con atomizador

Preparación

  1. Pon media taza de agua en una olla y déjala calentar unos instantes, sin que llegue a ebullición.
  2. Cuando adquiera la temperatura deseada, viértela sobre la media taza de copos de magnesio y revuélvelos con un utensilio siliconado.
  3. Una vez se disuelvan, déjalo reposar hasta que se enfríe.
  4. Tras comprobar que esté fría o a una temperatura soportable, frótala sobre la piel hasta que se absorba bien.
  5. Luego, almacénala en un lugar fresco y oscuro para su uso diario.

Recomendaciones de uso

  1. Para conseguir óptimos resultados puedes repetir la aplicación de la loción hasta 10 veces al día.
  2. Con el fin de lograr una absorción óptima, enfócate en masajearla sobre el estómago, los brazos y las piernas.
  3. En caso de presentar una sensación de hormigueo o picazón tras usarla, agrégale más agua tibia para aclararla.
  4. Lo más conveniente es conservarla en un frasco de vidrio para que dure por más tiempo.
  5. ¿Estás sintiendo decaimiento y molestias en tu salud? Es probable que tengan que ver con las bajas en este importante nutriente.

Prepara esta sencilla loción, úsala bajo las recomendaciones dadas y comprueba por ti misma todas las propiedades que tiene para tu bienestar.