Cuando la comida nos hace oler mal

203

Muchas veces oler mal no es una cuestión de higiene, sino que responde más bien a nuestros hábitos alimentarios. Si tenemos problemas con el olor corporal conviene controlar el consumo de ciertos ingredientes

dentífrico.

La mala fragancia que despides sale de tus poros, por decirlo de alguna manera.
Hay alimentos que aumentan el olor de tu cuerpo, ya que elevan la acidez de la transpiración. El olor horrible y algo “agrio” de tu sudor se debe a un desequilibrio en la química orgánica al hacer ejercicio o estar en movimiento.
Las toxinas internas se eliminan de diversas maneras, siendo las principales las heces, la orina, la exhalación y la transpiración.
Si nuestra alimentación no es adecuada o está basada en mucha comida acidificante, es más probable que el cuerpo despida un olor más penetrante y fuerte. ¿Por qué? Porque tiene que trabajar más para excretar los desechos.

¿Qué alimentos nos producen mal olor?

Si has probado todo para estar limpio e higienizado pero igualmente apestas, no le eches la culpa a a otra cosa que no sea la comida que has consumido la noche anterior.
De nada te valdrá la ropa recién lavada, el perfume francés o el talco en los zapatos.
¿Quieres saber cuáles son los alimentos que aumentan nuestro hedor? Aquí te los presentamos:

Carne roja

Carne roja
En la Universidad Charles de Praga realizaron un estudio muy curioso a la par que interesante.
Recolectaron el sudor de hombres que consumían carnes rojas y de vegetarianos. Luego hicieron que un grupo de mujeres olieran las muestras y dijeran cuáles eran más desagradables.
Según las valientes voluntarias los olores más desagradables provenían de aquellos que habían comido carne.

Ajo

Provoca halitosis, en primer lugar, pero en algunas personas también mal olor corporal.
Este componente imprescindible en muchas recetas contiene sustancias volátiles que se liberan a través del sudor. Al ser absorbidas en parte por la sangre y los pulmones hacen que la piel y la respiración despidan una fragancia horrible.

Aceite hidrogenado

Aceite hidrogenado
Se usa para la comida basura y se descompone rápidamente en el organismo. Apenas terminas de comer tu hamburguesa (que además tiene carne, y ya sabes lo que sucede) el hedor es insoportable.
La piel se torna grasosa y no importa si te quedas acostado o sentado un rato: despedirás mal olor debido al aceite que también está presente en las patatas fritas del combo.

Curry

Las especias muy aromáticas como el curry o el comino son riquísimas para darle un sabor diferente a la comida, pero también se convierten en un enemigo de tu higiene personal.
Cuando comes un platillo indio, por ejemplo, y luego haces ejercicio, tu sudor será más fuerte y durará aún después de bañarte.

Alcohol

Alcohol
Las bebidas alcohólicas tienen más contras que beneficios. Si vas de copas hoy mañana seguro olerás mal aunque te bañes para quitarte la resaca.
El alcohol pasa a través de la sangre y luego “sale” por los poros y la respiración.Esta es la razón por la cual tu aliento será espantoso y tu cuerpo despedirá un aroma delator de tus planes nocturnos.

Embutidos

Sucede algo similar a lo que con la carne y la comida basura. Si eres amante de las salchichas o del paté quizás sea el motivo de tu mal olor. Los embutidos se descomponen de tal manera que aumentan la acidez estomacal y provocan gases.
Por lo tanto no son una buena idea si últimamente no hueles demasiado bien.

Espárragos

Espárragos
Son riquísimos y saludables. Si bien tras comerlos no tendrás una fragancia desagradable en la piel, sí lo notarás en la orina. El aroma fuerte de la micción se deberá al azufre de mercaptano un compuesto presente en los espárragos.

Pescado

No solo huele desde que lo compramos hasta que lo cocinamos, sino que, además, hace que aumente el hedor corporal.
Atención, porque esto no sucede en todas las personas, sino en aquellas que sufren un trastorno metabólico hereditario conocido como trimetilaminuria.
Este problema provoca una tardanza en descomponer el pescado y, por ende, una mayor dificultad para excretar las toxinas.

Crucíferas

<a href=alimentos alcalinos brócoli” height=”354″ src=”https://www.alimentaycura.com/wp-content/uploads/2016/12/cuando-la-comida-nos-hace-oler-mal-7.jpg” width=”500″>
Las coles y los brócolis son deliciosos y pueden disfrutarse en miles de recetas. Sin embargo, pertenecen a una familia de “olorosos” al ser ricos en azufre.
El aroma que sale del cuerpo en forma de gases será similar al del huevo podrido. Si te gustan mucho puedes comerlos de vez en cuando… Te aportarán muchos antioxidantes y nutrientes.
¿Quieres conocer más? Lee: 6 beneficios de los que disfrutarás al comer brócoli

Café

¿Eres de aquellas personas que no puede empezar el día si no tiene una taza de humeante café al lado? ¿O tal vez de las que bebe café varias veces durante su jornada laboral?
Entonces quizás por ello tengas mal olor corporal aunque te bañes o te cambies de ropa. La cafeína estimula las glándulas sudoríparas y aumenta la transpiración.

Cebolla

Le da un toque diferente a tus comidas y es casi tan imprescindible en la cocina como el ajo. Sin embargo, puede estar causando el hedor en tu piel o aliento(sobre todo si la consumes cruda).
Los aceites de la cebolla se absorben por el torrente sanguíneo, se filtran a los pulmones y salen del cuerpo con la respiración.
alimentaycura.com
Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

10 síntomas que demuestran que tienes deficiencia de calcio

Aunque lo solamos relacionar únicamente con los huesos y los dientes, lo cierto es que el calcio participa de otras muchas funciones en el organismo, por lo que es fundamental mantener sus niveles estables

El calcio es uno de los minerales más importantes para nuestra salud ya que desempeña un papel principal en la formación de los huesos, los dientes y varios tejidos complejos del organismo.
Se estima que un 99% se encuentra en el sistema óseo y las piezas dentales, puesto que es el responsable de darles densidad y fuerza.
Sumado a esto, está comprobado que también es necesario para el sistema nervioso, la sangre, las neuronas y todas las células del cuerpo.
Por tal razón es primordial atender las deficiencias del mismo e incorporar en la dieta los alimentos que lo contienen o a través de suplementos.
Como sabemos que muchos desconocen cuáles son los síntomas que alertan la deficiencia de este mineral, a continuación queremos revelar los 8 más habituales.
¡Descúbrelos!

1. Debilidad ósea

Calcio en huesos
La deficiencia de este mineral suele ocasionar un debilitamiento en el sistema óseo y, de no ser atendido a tiempo, incrementa el riesgo de fracturas y osteoporosis.
Esto se debe a que el cuerpo absorbe el calcio de los huesos para llevar a cabo el funcionamiento celular y otras tareas vitales.
Con el paso del tiempo, los huesos van disminuyendo su densidad y se vuelven susceptibles a varias enfermedades.

2. Dientes débiles

Como ya lo mencionamos anteriormente, el calcio es uno de los minerales más importantes para la formación y el fortalecimiento de los dientes.
Su deficiencia conduce a una malformación en las piezas dentales de los menores y aumenta el riesgo de problemas bucales en los adultos.

3. Enfermedades frecuentes

Mujer enferma de gripe
Las personas con deficiencia de calcio tienen más riesgo de padecer enfermedades respiratorias e infecciones, ya que su sistema inmunitario se debilita.
Además, este mineral es uno de los más alcalinos y desempeña un papel muy importante en la correcta oxigenación de las células.

4. Calambres musculares

Uno de los síntomas más comunes de la carencia de calcio en el organismo son los continuos calambres musculares.
Estos se producen por una sobrecarga de tareas sobre los músculos que, al no contar con el mineral, tienen dificultades para mantenerse fuertes.
Por lo general el dolor incrementa al realizar movimientos cotidianos, casi siempre de exigencia física.
Si estos se presentan de forma continua en los muslos, las pantorrillas y los brazos, procura incrementar el consumo de alimentos ricos en calcio.

5. Insomnio

insomnio
La disminución en los niveles de este mineral también tienen mucho que ver con los trastornos que impiden descansar bien.
Las interrupciones de sueño y las dificultades para dormir en el horario habitual pueden estar alertando de que el organismo necesita este nutriente.

6. Presión arterial alta

Un desequilibrio en los niveles de calcio también puede influir en el aumento de la presión arterial alta.
Si bien sobre esta inciden muchos factores, está comprobado que los niveles bajos de calcio pueden provocar complicaciones.

7. Dolores menstruales

Mujer con dolor menstrual
El síndrome premenstrual o los dolores menstruales suelen variar en cada mujer y casi siempre tienen su origen en cuestiones hormonales.
Sin embargo, en ciertos casos son el resultado de un consumo de calcio deficiente en la alimentación regular.
Está comprobado que las mujeres que consumen las cantidades necesarias de este mineral pueden disminuir los episodios de dolor, inflamación, ansiedad y retención de líquidos.

8. Dificultad para perder peso

Aunque ignoramos la importancia de este nutriente, los expertos señalan que también participa en la regulación del metabolismo y, por ende, influye en el peso corporal.
Unos niveles adecuados de calcio contribuyen a perder peso con más facilidad y disminuyen la acumulación de grasa corporal.

9. Piel seca y uñas débiles

Piel seca
Dado que participa de forma directa en los procesos de regeneración celular, el calcio es necesario para una correcta restauración de la piel y las uñas.
Tener una deficiencia de este puede provocar sequedad, agrietamiento, manchas y otras alteraciones que son consideradas antiestéticas.

10. Trastornos capilares

La pérdida excesiva de pelo y la sequedad del cuero cabelludo pueden ser indicativos de una deficiencia de nutrientes importantes como el calcio.
Aunque estos pueden darse por múltiples factores, es bueno considerar que puede ser la falta de este mineral.

¿Cuáles son los alimentos que contienen calcio?

Alimentos-calcio-1
Para no sufrir las consecuencias de la falta de este mineral en el organismo, recuerda añadir en tu dieta alimentos como:
  • Frutos secos
  • Lácteos
  • Verduras (brócoli, col rizada, repollo, espinacas)
  • Jugo de naranja
  • Leche de arroz
  • Pescado
  • Huevos
Si consideras que no estás absorbiendo la cantidad necesaria, consulta a tu médico para que te recete suplementos.
alimentaycura.com