SISTEMA ÓSEO DE LOS PIES

0
283

Tu sistema óseo de los pies tiene una correspondencia con tus chacras. Por eso te sugiero que les de un masaje y los ame con todo tu corazon. Asi estaras amando cada parte energetica de la cual esta formado. Por favor compartelo.

INFORMACIÓN DEL SISTEMA DE LOS PIES

Desde los inicios del oficio en la antigüedad hasta finales del siglo XVIII, los zapateros se concentraron en la confección de zapatos teniendo en cuenta exclusivamente la forma exterior del pie, a la que deseaban proporcionar una capa protectora.

El sistema ósea y la musculatura, es decir “la forma interna”, eran completamente ignorados. Fue en el siglo XIX cuando los zapateros se dieron cuenta de que precisaban conocimientos anatómicos. Aparecieron numerosos manuales del zapatero que resumían los valores cognitivos del oficio, a menudo acompañados con descripciones de detalles anatómicos del pie.

Actualmente, los conocimientos sobre las características óseas, la musculatura, las articulaciones, los nervios y la piel del pie forman parte de la formación general del oficio de zapatero.

Al tomar las medidas, y de acuerdo con las reglas derivadas de la práctica, se toman como referencia puntos anatómicos fijos reconocibles y característicos que tras varias mediciones muestras pocas variaciones.

Es cierto que no existen dos pies completamente iguales.

Sin embargo, la estructura anatómica es idéntica para todas las personas y surgió hace unos dos millones de años, cuando el antepasado del hombre moderno, el Homo Erectus, empezó a desplazarse sobre dos piernas.

De los 208-214 huesos del esqueleto, los más pequeños se encuentran en los miembros más móviles: las manos y los pies. Los huesos, las articulaciones, los músculos y los tendones del pie forman la construcción mecánica más compleja del cuerpo humano.

Este post te interesa:  QUE HACER CON LAS TOXINAS CORPORALES

Cuando un hombre está de pie, la superficie de sus plantan apenas alcanza los 300 cm2, pero debe soportar con estabilidad un peso medio de 70 a 120 kg. Al andar, el pie se adapta con flexibilidad a los desniveles de la superficie.

Los ligeros cambios internos de la planta del pie nos permiten andar descalzos por la suave e inestable arena de la playa o por caminos accidentados y pedregosos.

Así pues, el pie es una estructura que debe soportar mucho esfuerzo, capaz de ofrecer unas prestaciones extraordinarias.

Un europeo medio, según un estudio realizado en Inglaterra, camina de media unos 150.000 km. durante su vida.

Esta reproducción de los 26 huesos del pie -vistos desde el empeine (A) y la planta (B)- demuestra que los siete huesos del tarso (posiciones 1-7 son los más fuertes, ya que sobre ellos descansa la mayor parte del peso corporal. En la ilustración

A puede comprobarse que la longitud del pie la determina la distancia entre el extremo del talón y la punta del pie, mientras que la anchura depende de los cinco huesos metatarsianos (8).

De todos ellos, el del primer dedo es el más fuerte, el del segundo dedo es el más largo y el del quinto dedo el más corto.

Los dedos II-V están formados por tres falanges y el pulgar únicamente por dos.

Tuberosidad posterior del calcáneo

Calcáneo

Astrágalo

Cabeza de astrágalo

Navicular

Cuneiformes

Cuboides

Metatarsianos

Dedos del pie

LA MUSCULATURA DEL PIE

La musculatura de la región dorsal del pie

M. extensor largo de los dedos

M. extensor largo del primer dedo

Tendón del m. tibial anterior

M. abductor del primer dedo

M. extensor corto del primer dedo

Mm. interóseos dorsales

M. abductor del quinto dedo

Tendones del m. extensor largo de los dedos

Tendón del m. peroneo anterior

M. pedio

Porción inferior del ligamento anular anterior del tarso

Maléolo interior

Articulación metatarsofalángica

Maléolo externo

M. abductor de quinto dedo

M. flexor del quinto dedo

M. flexor plantar corto

Mm. interóseos plantares

M.aductor del primer dedo

Músculos lumbricales de los dedos II-V

Tendón del m. aductor del primer dedo

M. flexor corto del primer dedo

M. abductor del primer dedo

Este post te interesa:  SWEDANA

Los huesos constituyen el armazón de apoyo del pie; los músculos, que están ligados a los huesos por los tendones, garantizan el movimiento.

En general, los músculos no trabajan por separado sino que lo hacen por grupos.

En la realización de un movimiento corporal (por ejemplo cuando se da un paso hacia delante) actúan numerosos músculos, unos en una dirección y otros en la dirección opuesta.

Algunos músculos del pie son cortos y pequeños, y su función consiste en dar apoyo a la musculatura de la pierna: son los flexores y los extensores.

Los espacios intermedios situados entre los huesos del metatarso están ocupados por pequeños músculos -los músculos interóseos- que unen o separan los dedos.

En comparación con los dedos de la mano, los movimientos de los dedos del pie son mucho más limitados.

Los pequeños músculos de la planta tienen un papel muy importante en el sostenimiento del arco del pie.

Bajo la gruesa piel de la planta y de las capas de tejidos grasos situados bajo ella, se encuentran resistentes tiras musculares que protegen los vasos y los nervios de la planta.

Este post te interesa:  REZO DIARIO DE AFIRMACIÓN

la red de vasos sanguíneos y nervios del pie es extraordinariamente extensa y está ampliamente distribuida.

Los nervios transmiten el impulso desencadenado de la contracción.

Por una parte transmiten información continua al cerebro sobre la posición de la masa de este miembro y de la posición del cuerpo. Por otra parte, transmiten cualquier forma de sensación dolorosa.

La piel de la planta desempeña tanto un papel protector como de recepción de estímulos.

Ofrece resistencia a cualquier carga elástica y mecánica (como por ejemplo la presión), y la secreción ácida de sus glándulas forma una capa protectora contra la penetración de sustancias patógenas.

La piel de la planta cuenta con un número especialmente grande de glándulas sudoríparas: en una superficie de 1 cm2 existen aproximadamente 360 glándulas sudoríparas.

La cantidad de sudor producida puede ser considerable. Si la producción es abundante, al elegir los materiales del zapato debería tenerse en cuenta únicamente piel que permita la transpiración y evitar materiales artificiales. Así se evitará la proliferación de los hongos y de dolencias bacteriales.

Musculatura del perfil del pie derecho

Tendón de Aquiles

M. flexor plantar corto

M. abductor del primer dedo

M. flexor corto del primer dedo

Publicidad