Un día de desintoxicación

0
114

Publicidad

Si queremos la desintoxicación del estrés que nos rodea debemos evitar todo aquello que lo produce. Muchas de las causas de nuestro estrés están relacionadas con el hecho de que estamos todo el día conectados, comemos rápido y mal, no tenemos tiempo de escuchar nuestros pensamientos y liberarnos de las toxinas que inundan nuestro cuerpo.

Algunos piensan que haciendo ejercicio y comiendo de manera saludable podemos combatir las tensiones. Si bien es cierto que esto ayuda a desconectarnos de las tensiones, a veces necesitamos un poco más.

En este artículo te proponemos una serie de consejos para cortar con el estrés y  conectar contigo mismo.
Un día de desintoxicación puede hacer maravillas en tu cuerpo y en tu mente.

El primer paso es pasar 12 horas de silencio! Hablando sólo lo necesario, escuchando sólo lo necesario, terminando con las charlas mentales.

“Si amas la vida, la charlatanería se irá, porque cada momento está tan lleno de vida que no hay manera, no hay espacio para charlar. A cada momento la vida te está inundando tan vitalmente que no hay tiempo para chismorrear y charlatanear.

Si vives totalmente cada momento, la mente se vuelve silenciosa. Comes, y comes porque la vida está entrando en ti por la comida que la mente se vuelve silenciosa. Bebes y bebes: la vida está entrando con el agua; saciará tu sed, muévete con ella mientras la sed desaparece. Estate en silencio y observa. ¿Cómo puedes charlatanear mientras bebes una taza de té? Vida cálida fluye a tu interior. ¡Llénate de ella!”
Osho

Hacer ayuno y comer sólo frutas, puedes comer todas las que quieras: manzana, pomelo, naranja, platano, pera, kiwi, mango. Cada vez que tengas hambre, come una fruta. Las frutas limpian el organismo y lo llenan de energía.

Es importante hidratarse bien durante ese día, el agua limpia los riñones e intestinos.

Escucha música suave. Evitar temas románticos que generen emociones. Es preferible escuchar música instrumental con el fin de generar un sentimiento de profunda paz.

Evita la televisión, Internet o cualquier otro tipo de distracción tecnológica sólo por ese día.

Es un momento para entablar un diálogo con uno mismo. Se pasará por distintas sensaciones: aburrimiento, melancolía, felicidad, serenidad, dejar espacio para que todas afloren.

Es bueno tener un cuaderno o libreta e ir escribiendo las distintas emociones y pensamientos que vayan surgiendo. Esto puede es terapéutico y esclarecedor.

Por la noche, se puede hacer una cena normal, retomando lentamente la rutina diaria.

Reencontrándote con tus afectos y comunicándote con la palabra. Sin embargo, seguramente te sentirás distinta. Un solo día de desintoxicación genera un cambio profundo en la persona.

Repetir “este día especial” al menos una vez al mes, será muy bueno en luna llena o en luna nueva.

Publicidad