Desintoxica el Hígado con el Enema de café.Terapia Dr. Gerson.

0
318

Publicidad

con-el-enema-de-cafe-terapia-dr-gerson.jpg”>

con-el-enema-de-cafe-terapia-dr-gerson”>

¿Qué es un enema de café?

Se trata de una hidroterapia herbal antigua en la que se llena una bolsa de enemas con una mezcla de agua y café, se introduce por el recto, y se deja allí de 15 a 30 minutos antes de expulsarlo en el retrete. Un biohack en toda regla. 🙂

La planta del café ha sido parte de la medicina herbal y chamánica durante miles de años. Por algo será.

Según el doctor Lawrence Wilson, el enema de café estaba incluido en la lista de terapias del manual Merck hasta 1984. El porqué se dejaron de utilizar podríamos preguntárselo a George Orwell; quizás eso fue lo que le inspiró a hacer su famoso libro.

¿Por qué hacer un enema de café?

Estás rodeado de toxinas y contaminación.

Por ejemplo, los niveles ambientales de plomo, mercurio, cadmio, arsénico, aluminio, uranio, berilio, bismuto, y circonio son muy altos (1). Además, las leyes de la mayoría de naciones permiten la adición de más de 1000 químicos diferentes en nuestra comida, incluidos pesticidas y herbicidas. Las drogas y fármacos que usamos también son químicos que el cuerpo no reconoce. Y por otra parte, el uso de drogas recreacionales (para el que le guste) y el humo pasivo también son toxinas que sobrecargan el cuerpo.

Pero supongo que si tú está leyendo este artículo en salud estratégica, probablemente no caminas con un cigarrillo en tu boca. Sin embargo, todos estamos expuestos a la contaminación1 ambiental, el humo pasivo y el agua convencional. Todos estos residuos tóxicos puede permanecer en tu cuerpo durante décadas. Por ello, la principal razón para usar enemas de café es la detoxificación del cuerpo.

Además de detoxificar los enemas de café pueden:

Limpiar y sanear el colón

Detoxificar el hígado

Reducir el dolor crónico

Ayudar en la eliminación de parásitos

Incrementar la claridad mental y los niveles de energía…etc.

De hecho, investigando sobre el enema de café he descubierto 12 razones diferentes para considerar esta práctica. A saber:

1. Acción astringente

El café tiene un efecto antiinflamatorio y cicatrizante del colon y ayuda así en la renovación de la mucosa intestinal que normalmente está cargada de toxinas.

2. Limpieza mecánica

Un enema de café limpia mecánicamente el colon, se lleva sustancias tóxicas, y con frecuencias parásitos (soy testigo, pero te ahorro las fotos), bacterias, colonias de levaduras y otros residuos. Otro efecto mecánico es el incremento de la peristalsis que causa que el colon sea más activo y expulse así sus contenidos completamente. Los enemas pueden ayudar a limpiar las heces que han sido compactadas.

3. Efecto antioxidante

Todos sabemos que el exceso de oxidación es malo para nuestro bienestar. El clásico ejemplo es la manzana que se vuelve marrón en presencia del oxígeno del aire. El café contiene moléculas antioxidantes que previenen la oxidación. Estas moléculas son particularmente beneficiosas para el hígado, que es muy susceptible al daño oxidativo.

4. Aumento del pH o alcalinidad del tracto intestinal

Probablemente se deba al incremento de flujo de bilis. El incrementar la alcalinidad del intestino delgado lo hace mucho menos agradable para los parásitos. Esto mejora la calidad de la flora en los intestinos y reduce el riesgo de disbiosis.

5. Ácidos palmíticos

En los años 70 y 80 investigadores del laboratorio de Lee Wattenberg identificaron sales de ácidos palmíticos en el café. Éstos actúan como potentes promotores de la enzima glutatión S-transferasa que es una enzima muy importante en el hígado. Esta molécula es parte del sistema de detoxificación que cataliza la unión de muchas toxinas presentes en la sangre al glutatión. El doctor Max Gerson, uno de los mayores defensores de los enemas de café, dice:

“Heubner y Meyer de la Universidad de Goettingen (Alemania), han demostrado en modelos animales que la administración rectal de cafeína dilate los conductos biliares y promueve el flujo de bilis. Los compuestos teofilina y teobromina, constituyentes del café, dilatan los vasos sanguíneos y contrarrestan la inflamación del intestino. Los palmitatos del café promueven la enzima glutatió S-transferasa, que es responsable de limpiar muchas toxinas de la sangre. Finalmente, el agua en el enema estimula la peristalsis y el tránsito de desechos y toxinas desde el duodeno hasta el recto.”

6. Efectos coleréticos de la cafeína

Como afirma el doctor Herson, el café causa la dilatación de los conductos biliares, que facilita la excreción de productos tóxicos en el hígado y su diálisis desde la sangre hasta la pared del colon. Esta propiedad de la cafeína, cuando se administra correctamente, corresponde a los coleréticos.

Mientras que otros agentes clasificados como coleréticos también aumentan el flujo de bilis desde el hígado, la mayoría no promueven a la vez la efectividad de las enzimas detoxificantes y no aseguran el paso de la bilis desde los intestinos hasta el recto. De tal forma, la bilis normalmente se reabsorbe antes de salir con las heces . Por ello, la habilidad de detoxificar del café entre los coleréticos es única porque no permite la reabsorción de bilis y sí que apoya las enzimas de detoxificación en el hígado.

7. Selenio y zinc

El café contiene algunas formas de selenio y zinc que se absorben bien a través del recto. Esto es una de las principales razones que causan la mejora de la actividad enzimática de detoxificación en el hígado.

8. Protección contra las toxinas en el café

El café puede contener algunos tóxicos metálicos como el plomo y cadmio y también algunos alcaloides. Además, el café molido puede estar un poco rancio porque contiene aceites poliinsaturados que suelen oxidarse fácilmente. La ventaja de “tomar” café en enema es que las toxinas no se absorben tanto como cuando lo tomamos oralmente. Esto se debe a que la boca y el esófago el café se absorbe parcialmente hacia la circulación general, mientras que todo el café del enema pasa directamente al hígado (reduciendo las toxinas) a través del sistema portal antes de llegar a la circulación.

9. Relajación del sistema nervioso simpático

Los enemas de café pueden relajar la respuesta de lucha o huida del sistema nervioso simpático. Esto puede parecer extraño, puesto que el café contiene cafeína, que es un estimulante. Posibles explicaciones para esta relajación del sistema nervioso simpático incluyen: 1) la estimulación de dos órganos parasimpáticos importantes como el hígado y el intestino grueso, 2) los nutrientes en el café, 3) la eliminación de toxinas irritantes del cuerpo1.

10. Reducción de la autointoxicación

La autointoxicación es una palabra que se usa para describir la producción de toxinas dentro del cuerpo, usualmente debido a la acción de ciertas bacterias y levaduras al digerir el alimento. La mayoría de la autointoxicación es resultado de la fermentación y/o putrefacción de la comida que tiene lugar en el intestino grueso. Esto puede causar gas, hinchazón y olores (de los malos). Al limpiar el colon de levaduras, parásitos y otros patógenos, e incrementar el flujo de bilis, los enemas de café pueden reducir la autointoxicación.

11. Mejora de la piel

Tu cuerpo está constantemente eliminando toxinas. Si tu color no funciona bien el cuerpo debe utilizar métodos alternativos para la eliminación. Y uno ellos es la piel. En muchas ocasiones los problemas como dermatitis, acné, eczema, psoriasis,…etc., tienen una causa interna y tratarlos a nivel local con pomadas y lociones no es la solución definitiva. Los enemas de café pueden asistir en la restauración de los sistemas de detoxificación del hígado y colon y ayudar así a mantener la salud de la piel.

12. Desarrollo personal

Finalmente, hay que decirlo, hacerse un enema de café es algo que requiere algo de valentía, una mente abierta y muchas narices para mantener el brebaje en el colon de 15 a 30 min. Si no te asusta la autoexperimentación, los enemas de café te pueden ayudar con el viejo “conócete a ti mismo”, sólo que con un ángulo distinto al habitual…

¿Cuál es el mejor café para tus enemas?

Lo último que necesitas es introducir más toxinas por tu trasero. Lo mejor es usar un café normal, cafeinado y no instantáneo para tus enemas. Aquí te dejo algunas sugerencias extra basadas en la experiencia de años del doctor Wilson:

1. Un café tostado medio u oscuro es mejor

Parece ser que este tipo de café restaura los niveles de antioxidantes (vitamina E) y glutatión de forma más efectiva que los cafés de tostado más ligero. Además, cuanto más tostado el café menor es el contenido de cafeína y esto es lo deseable para los enemas.

2. El café biológico es mejor

Como decíamos antes lo último que quieres es tener pesticidas en tu enema. Pero la mayoría de cafés comerciales han usado algún tipo de pesticidas en su proceso. Estas sustancias se usan para matar a las plagas y defender las cosechas de bacterias…etc., y por ello alteran tu flora. El café cultivado de forma orgánica tiene menos residuos y, por lo tanto, es mejor para un proceso de detoxificación. Si además el café es de comercio justo pues todavía mejor.

¿Cuál es el mejor equipamiento para tu enema de café?

Si prefieres el superlujo hay cubos de acero inoxidable que están especialmente di7señados para este tipo de aventuras. Sin embargo, por motivos de economía y simplicidad personalmente uso la tradicional bolsa de enemas de dos litros. Soy consciente de que están hechas de plástico pero no lo veo como un problema mayor. Es una cuestión de preferencias, la versión VIP es más cara pero también te aseguras el no entrar en contacto con plásticos. Tu elección.

Si ya tienes el cubo o bolsa de enemas, el resto de elementos son muy pocos: un poco de café (como expliqué arriba), 30 minutos y ganas de aventura.

¿Cómo hacer un enema de café?

Aquí vienen los detalles:

1. Prepara tu café

Hay muchas formas diferentes de preparar el café, desde una cafetera normal hasta un percolador, al vapor…etc. La verdad es que no soy muy cafetero así que desconozco todos los métodos que hay. Últimamente he usado la “prensa francesa” cuando pongo café a mis batidos. Si no tienes nada para hacer café también puedes usar una sartén. Es super fácil:

1. Pon 80 ml (1/3 cup) de agua en la sartén (preferiblemente de acero o de cerámica). Es mejor usar agua destilada o mineral, aunque agua del grifo filtrada también vale.

2. Añade de ½ a 2 cucharadas soperas de café y sube la temperatura hasta que empiece a hervir.

3. Cuando el agua y el café están hirviendo, reduce el calor y déjalo hervir a fuego lento durante 10 minutos. Entonces, apágalo y pon la sartén en una superficie sin calor. Añade 250 ml (1 cup) de agua. El café debería estar ahora a temperatura ambiente, si está todavía caliente espera un poco hasta que se enfríe. El café calentito es para degustarlo y en invierno, no para esto…

2. Pon el café en la bolsa de enemas

Asegúrate de que has filtrado bien el café (lo último que quieres son granos de café en la retaguardia) e introduce el café en la bolsa de enema si ya está a temperatura ambiente. Si todavía está muy caliente puedes añadir un poquito de agua.

3. Saca el aire de la bolsa de enemas

Esto es importante ya que si no lo haces te va a resultar mucho más difícil retener el líquido el suficiente tiempo.

4. Lubricante

Esto es opcional pero siempre ayuda. Aplica un poco de aceite de oliva o coco a la entrada del enema para facilitar las cosas. Lo bueno, si es fácil, dos veces bueno.

5. Descarga

Lo ideal antes de hacer un enema de café es “hacer de cuerpo” como dice un amigo mío. De esta manera el café tendrá un mejor contacto con la pared intestinal y llegará más fácilmente al hígado. Lo más fácil es hacer un enema rápido de agua para ir desalojando.

6. Que empiece la diversión

Bueno… o el sufrimiento. Una buena idea es hacer el enema dentro de la bañera por si hay fugas.

7. Relájate

Si puedes, relájate, aunque seguramente te entren ganas de ir al baño, aguanta un poquito y lo conseguirás (a menos que no hayas sacado bien el aire como te recomiendé arriba). Intenta estar tumbado durante 15 o 30 minutos para que el café pueda hacer su efecto. Puedes llevarte algo de música, meditar o escuchar tu podcast favorito.

8. Aterrizaje

Después de los 15 o 30 minutos vacía tu enema en el retrete, es fácil. Limpia todo tu equipamiento con jabón y déjalo secar al aire.

Misión cumplida, enhorabuena. En esos momentos deberías sentirte ligero como el aire y fresco como una lechuga…

¿Con qué frecuencia deberías hacer un enema de café?

Si quieres hacer un protocolo intensivo de detoxificación, puedes hacer un enema de café diariamente, incluso hasta tres o cuatro veces al día como hacen en el Instituto Gerson. Pero para esto recomiendo hacerlo bajo supervisión experta.

Personalmente, he hecho un enema cada dos o tres días durante 10 días como parte de un programa de detoxificación. Pienso que puedes hacer un enema de café de vez en cuando sin problemas. No es algo para hacerlo con regularidad sino puntualmente.

Algunas personas y autoridades piensan que los enemas de café pueden crear codependencia pero dado que es algo que se ha usado durante tanto tiempo y con efectividad a la hora de asistir en la detoxificación, yo no veo tal peligro si se siguen las normas básicas de higiene. Tampoco he podido encontrar evidencia en “blanco y negro” sobre sus contraindicaciones.

Conclusión

El enema de café es un método con décadas (posiblemente mucho más tiempo) de historia y experimentación. Para la mayoría de gente es un método seguro y efectivo para limpiar residuos del colon y aumentar la detoxificación del hígado. Si hay algo de lo que mucha gente sufre hoy día en la “granja urbana” es de problemas digestivos y de detoxificación. Ésta es otra arma más en tu arsenal.

Terapia Dr. Gerson. “La enema de café”

Nueva solución con viejos métodos

Con los años, los residuos tóxicos pueden acumularse en el colon y el hígado, y luego circulan por todo el cuerpo a través del torrente sanguíneo. Un colon y un hígado limpio y saludable es esencial para la salud de todos los órganos y tejidos del cuerpo.

Para ello se ha “redescubierto”, la enema, una vez era el caballo de batalla de las madres que sabían que era un valioso medio para liberar a sus hijos de una miríada de problemas para los cuales los pediatras de hoy prescriben medicamentos.

La enema se ha convertido en una especie de tabú, y muchos están visiblemente avergonzados de hablar de ello. O el argumento puede traer una sonrisa de burla a aquellos que lo proponen.

cafe

La medicalización de la vida nos ha llevado a consumir drogas por cualquier molestia que pueda tener, con gran satisfacción de la “industria” de la salud, y la vergonzosa enema ha sido sustituido por el cómodo laxante. Cada año millones de pesos se gastan en laxantes, siendo el estreñimiento un efecto secundario de una dieta omnívora, no importa cuantos científicos insistan en afirmar que el hombre es omnívoro. El cuerpo no se ha dejado convencer de dicha teoría, no importa cuán respetadas fueron las fuentes que la hayan dicho, cuando viene mal alimentado, el cuerpo nos da un montón de problemas para advertirnos que los alimentos no son adecuados, un poco como si pretendiéramos hacer funcionar un auto a nafta utilizando gasoil.

La cosas han empeorado con la proliferación de cadenas de comida rápida (fast food) que nos han conocer también la “comida chatarra”, un posterior ampliamento de la dieta omnívora. “Más omnívora que esto”.

El retorno a una vida sana implica también la adopción de una dieta vegetariana o, mejor aún, vegana, independientemente de las razones ideológicas o de salud.

El doctor Richard Anderson, en su libro Limpiar y purificar a ti mismo dice que las células tienen una memoria rudimentaria que registra las vibraciones de miedo, odio y muerte, que el animal experimenta cuando viene sacrificado y el animo de quien come su carne es influenciado por estas vibraciones negativas. La persona a menudo no pueden encontrar la razón de algunos de sus problemas y no imaginan que derivan del hecho de comer carne.

Para quién va de una dieta omnívora a una dieta vegetariana, la enema proporciona muchos beneficios al organismo, porque libera de residuos tóxicos el colon junto a las eses no expulsadas, sin el uso de laxantes que son siempre dañosos.

Enemas de café

Los profesionales en el campo de la medicina alternativa holistica desde hace muchos años utiliza la enema con café para desintoxicar el hígado.

Una enema de café, cuando se hace correctamente, hace que el hígado produzca más bilis, abre los conductos biliares y hace que el flujo de la bilis sea mas intenso. En este proceso, un hígado intoxicado puede descargar muchas de sus toxinas en la bilis y deshacerse de ellos en unos pocos minutos. Esto a menudo da un gran alivio para todo el cuerpo. Las enemas de café también son efectivas para aliviar el dolor. En los pacientes con cáncer, por ejemplo, pueden obtener alivio del dolor incluso allí donde los medicamentos no han producido éxito.

Los efectos de una enema de café son diferentes de aquellos que usan simplemente agua y sal, y esta diferencia es la cafeína presente en el café.

La cafeína, la teobromina y la teofilina estimulan la relajación de los músculos lisos causando la dilatación de los vasos sanguíneos y los conductos biliares. Los efectos de la enema de café no son los mismos que los de tomar el café. Las venas de la zona anal están muy cerca de la superficie del tejido. La cafeína se absorbe fácilmente y en mayor cantidad que cuando el café se bebe.

El café no pasa a través del sistema digestivo, y no afecta el cuerpo, como cuando se recibe como una bebida. En cambio, la enema de café estimula el hígado y la vesícula biliar para liberar las toxinas, que después vienen eliminadas del colon.

Al inicio del tratamiento, si la bilis contiene muchas toxinas, puede causar espasmos en el duodeno y el intestino delgado y causar un poco de reflujo en el estómago. Esto puede causar sensaciones de náuseas, lo que podría dar lugar a vómitos de bilis. Si esto sucede, beber una buena cantidad de té de menta fuerte ayudará a anular la bilis en el estómago y llevar alivio.

Es interesante notar que beber una taza de café tiene un efecto completamente diferente de hacer un enema. Beber café causa los siguientes problemas:

– Aumentar la reacción refleja

– Disminución de la presión arterial

– Aumenta la frecuencia cardíaca

– Causa palpitaciones e insomnio

– Estimula las glándulas suprarrenales

– Irrita el estómago

– Deja un residuo tóxico en el cuerpo

Un enema de café, cuando se hace correctamente, no produce estos efectos.

Nota: dos enemas de café por semana durante un período de desintoxicación general funcionan bien para la mayoría de la gente, pero no para todos. Si la enema de café hicieran sentir aún peor a una persona, aun usando café orgánico, se debe dejar de practicarla. Las enemas de café se deben utilizar con precaución. Cuando se hacen demasiadas son estresantes para el hígado y pueden causar tensión. Después del período de desintoxicación, las enemas de café sólo deben ser utilizadas como una emergencia, no como un refuerzo de energía.

Beneficios para el hígado.

El café tiene una composición química que es estimulante. Contiene moléculas de ácidos grasos, que ayudan al hígado a la transferencia de las toxinas en la bilis. El café se absorbe en la vena hemorroidal y se transfiere al hígado. Con los conductos dilatados la bilis vacía en el tracto gastrointestinal las toxinas. Al mismo tiempo, la acción peristáltica se activa por la enema, causando la eliminación de las toxinas tramite la evacuación del colon.

Un enema de café es muy útil durante una enfermedad grave, después de una estadía en el hospital, y después de la exposición a sustancias químicas tóxicas. La enema también se puede usar durante el ayuno para aliviar los dolores de cabeza a veces causado por un aumento de la eliminación de toxinas.

Procedimiento:

Antes de tomar la enema de café, es oportuno limpiar el colon con dos o tres enemas tradicionales, después de esto pasar a la enema de café. A diferencia de las enemas con sólo agua, el líquido debe de ser retenido en el colon por “12 a 15 minutos.

Es bueno tener un reloj a la vista. El Dr. Gerson descubrió que toda la cafeína se absorbe en 12 minutos. La cafeína pasa a través de las venas hemorroidales directamente al hígado. Después de 15 minutos, se evacua.

Si usted experimenta tensión o espasmos en el intestino con un enema, pruebe a utilizar el agua más caliente (37 ° a 38 ° es una buena temperatura) para ayudar a relajar el intestino. Si el intestino es débil o flácido, pruebe en vez, utilizar agua más fría (24 ° y 27 °) para ayudar a fortalecerlo.

El café cultivado orgánicamente es esencial. Los productos químicos, herbicidas y pesticidas en el café cultivado comercialmente puede dañar el hígado cuando se usa en un enema. Utilice únicamente café orgánico.

En una olla o tetera añadir 3 cucharadas colmas de café (molido) para 1 litro de agua (de preferencia destilada). Haga hervir por 3 minutos luego continúe a fuego lento durante 20 minutos. Cubrir con una tapa. Luego deje que se enfríe a una temperatura más o menos cercanos a la temperatura corporal.

Coloque el café así obtenido (aproximadamente un litro) en una enema del tipo de colgar.

Para lubricar la boquilla que se introduce en el ano no utilizar cremas comerciales . Usted puede utilizar el aceite de oliva.

La mejor ubicación para la enema es de rodillas con la cabeza apoyada en el suelo.

Después de que el líquido ha sido insertado, se apoya en el lado derecho durante 15 minutos antes de evacuar.

No se preocupe si el líquido es evacuado después de 15 minutos. Sigue con sus actividades normales hasta que sienta la necesidad de evacuar.

Enema

RECOMENDACIONES:

Maximizar los beneficios de esta enema de café, limpiando bien el colon con enemas de agua salada tradicional.

No abusar de las enemas de café utilizandolas con demasiada frecuencia. Una persona con cáncer puede necesitar hasta tres enemas al día. El uso excesivo de enemas de café por más de 6 meses pueden agotar las reservas de hierro, así como otros minerales y vitaminas, causando anemia. No use enemas de café durante un período mayor de 4 a 6 semanas. Es importante hacer una pausa y tomar suplementos de vitaminas y minerales para reponer los perdidos.

Nota importante:

Los programas de desintoxicación como la limpieza de colon y las enemas de café no son usadas para curar enfermedades, sólo se diseñaron para ayudar al cuerpo a realizar sus naturales funciones de desintoxicación y eliminación.

Publicidad