El mal humor de los exfumadores, culpa de una enzima que actúa en el cerebro

0
102

Publicidad

¿Mal humor o depresión al decir adiós al rubio? Los resultados de un estudio canadiense explican por qué los fumadores que intentan dejar el tabaco experimentan ansiedad, tristeza y malhumor, hasta caer en estados incluso depresivos.

La investigación publicada por la revista Archives of General Psychiatrya ha sido promovida por el Centre for Addiction and Mental Health de la Universidad de Toronto.

El problema de muchos adictos al tabaco es que dejar de fumar les conduce hacia un «túnel de humor negativo», hecho que para el 50% de los que intentan dejarlo provoca que vuelvan a retomarlo a los tres días de haber tirado a la basura el último paquete.

Precedentes investigaciones se han focalizado en la capacidad de la nicotina de modular las neuronas que liberan dopamina. Pero según los expertos canadienses, existen otros enclaves neuronales importantes como la enzima monoamina A (Mao.A) que metaboliza las sustancias químicas que mejoran la positividad.

En las zonas del cerebro donde esta enzima es modulada, como la corteza prefrontal y la corteza cingulada anterior, el aumento de los niveles de Mao-A se asocia con episodios de depresión.

Uno de los resultados del estudio señala que cuando se deja de fumar la cantidad de esta enzima aumenta vertiginosamente, empeorando previsiblemente el humor del que intenta dejar el tabaco.

La investigación ha sido realizada sobre una muestra de 24 fumadores, la mitad de ellos se encendía de 15 a 24 cigarrillos al día y el resto más de 25.

«Estos resultados tiene implicaciones significativas para quien quiere dejar de fumar», señalan los estudiosos. La idea es la de crear un fármaco inhibidor del Mao.A que podría ayudar a los fumadores a liberarse del humo del tabaco.

Publicidad