REMEDIOS NATURALES PARA COMBATIR LA LARINGITIS

0
39

Cómo tratar la laringitis

La laringitis es la inflamación de la laringe, órgano de la voz que también forma parte de las vías respiratorias.
Sus síntomas característicos son: dolor de garganta y una ronquera más o menos intensa que puede llegar a la afonía. Entre sus causas están abusar de la voz (hablar, cantar o gritar demasiado), fumar y tomar bebidas alcohólicas en exceso, pero también puede ser consecuencia de una infección viral o bacteriana.

PSICOSOMÁTICA

Tiene que ver con tragar, con no poder expresar y con no poder respirar o con respirar con dificultad.

TRATAMIENTO HIGIENICO

• Para aliviar la laringitis aguda hay que hacer descansar la voz, beber líquidos en abundancia (excepto alcohol) y no fumar.
• Si la causa es bacteriana se recomiendan antibióticos para evitar que la infección se extienda a los bronquios. Por ello es aconsejable dar propóleo, aceite esencial de árbol de té, Liquen de Islandia etc. .. y en general plantas de afecto antibiótico.
• En caso de laringitis crónica exigen un descanso más prolongado de la voz y evitar la exposición al humo, al polvo y otras sustancias irritantes.
• Evitar humo (tabaco y ambientes cargados).
• Evitar bebidas frías o muy calientes. No es buena ni una ni otra. Se puede dañar.
• Evitar respirar aire frío (siempre que se sale de un sitio caldeado mantener la boca cerrada)
• Evitar aire acondicionado.
• Evitar hablar mucho y muy fuerte.
• Tener en cuenta que los problemas de garganta, tienen que ver con los pies fríos (predisposición a que la garganta esté débil)
• Se puede aliviar el dolor de garganta interno, pero sobre todo externo, colocando alrededor del cuello un pañuelo de seda.

FITOTERAPIA

En gargarismos: infusiones de: abeto, agrimonia (antiinflamatoria), bistorta, llantén o salvia. La salvia produce una sensación astringente en la garganta que puede resultar molesta para muchos niños; para reducirla, se puede preparar una infusión a partes iguales con hojas de salvia y flores de manzanilla. Estas gárgaras se han de hacer cada una o dos horas pues, de lo contrario, apenas servirían de nada.

Otra infusión a modo de gárgaras, apta para faringitis, laringitis, anginas y afonía es la que se elabora a base de malva. Pero en este caso, la infusión no se prepara con agua hirviendo, como se suela hacer: las flores y las hojas deben reposar toda la noche (maceración) en agua tibia para que el calor no destruya algunos de sus principios activos. .

Emolientes: malvavisco, regaliz.
Antiséticas: abeto, tomillo, orégano.
Antibiótica: drosera o capuchina.
Equinácea para aumentar las defensas y combatir la infección. .

Gargarismos con limón diluido en agua caliente; o de agua con sal (sin tomarse el líquido). También se dice que los gargarismos con tintura de caléndula, mirra, salvia o tomillo dan un alivio inmediato. Gargarismos con unas 2 ó 3 gotas de Aceite de Árbol de Té en un vaso de agua.

Inhalaciones de vapor con Eucalipto.

Para el dolor de en la porción inicial de la garganta es adecuado hacer gárgaras con agua y sal, sin tragar el líquido. También para el dolor de garganta trocear raíz de jengibre fresca en una taza de agua caliente y beberla a una temperatura que resulte agradable. Puede añadir miel y limón si el sabor del jengibre no le agrada. Hacer gárgaras con esta solución antes de tragarla. Si el dolor de garganta se debe a sinusitis, puede colocar la solución de jengibre mencionada, junto con lavanda o una mezcla de clavo y canela, en agua hirviendo e inhalarla. Este truco resulta útil en casos de laringitis y pérdida de voz. Tomar bebidas de manzanilla frías o templadas.

Las siguientes plantas son efectivas contra la ronquera y se emplean habitualmente en gárgaras. Para prepararlas, hay que preparar una infusión con las hojas de la planta y hacer gárgaras con el líquido durante 10 segundos cada 3-4 horas: Tusílago, Frambuesa, Hidrastis, Gordolobo, Llantén, Olmo americano

La infusión de tusílago se prepara añadiendo 1 o 2 cucharaditas en una taza de agua hirviendo. Se deja reposar unos minutos y se toman dos o tres tazas al día, bien calientes, endulzadas con un poquito de miel. Para prevenir estas afecciones de la garganta esta infusión se debería tomar durante los meses fríos del año, ya que con ella es posible conseguir unas mucosas mejor protegidas y que reaccionen mejor a los cambios atmosféricos y de temperatura.

Publicidad