Remedios para el síndrome de fatiga crónica

0
39

AMP

El síndrome de fatiga crónica (SFC) es una enfermedad compleja que incluye una fatiga extrema y que se extiende durante un largo tiempo.

Muchas personas alrededor del mundo, generalmente mujeres entre 30 y 50 años, presentan este síndrome que, a menudo, se confunde con otras patologías como fibromialgia, depresión, hipotiroidismo, tumores, cardiopatías entre otros.

La causa del síndrome de fatigacrónica es desconocida aunque muchos casos aparecen después de una infección viral o cuando el sistema inmunología está debilitado.

La vinculación de infección viral seguida de cansancio no es nueva, ya que hace años se sabe que la fiebre glandular o mononucleosis infecciosa causada por el virus de Epstein, por ejemplo, puede provocar secuelas como cansancio y depresión que pueden durar entre 9 y 12 meses en mejorar.

Igualmente, se relaciona el síndrome de fatiga crónica con las inflamaciones del sistema nervioso, a la edad, al estrés, a los factores ambientales y a la genética

Entre sus síntomas más comunes están:

Agotamiento extremo

Pérdida del equilibrio

Problemas con la memoria reciente y la concentración

Dolor de garganta

Nódulos linfáticos sensibles del cuello y axilas

Dolor muscular y articular sin hinchazón ni enrojecimiento

Trastornos del sueño

Alteración de los estados de ánimo

Dolor de cabeza

Malestar después del mínimo esfuerzo.

Es necesario observar que el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica sólo podrá hacerse si se presentan varios síntomas (más de cuatro) de los arriba descritos por un período de tiempo mayor de seis meses siendo el agotamiento extremo el más significativo.

Igualmente, es importante saber que las condiciones alérgicas como el eccema y el asma pueden empeorar cuando se presenta este síndrome.

 

Remedios populares

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #1:  Verter 2 cucharadas de astragalus en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza de esta infusión dos veces al día. Este remedio se aconseja para fortalecer el sistema inmune débil vinculado muchas veces a este síndrome.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #2:  Hervir 2 cucharadas de equinacea en una taza de agua durante 5 minutos. Retirar del fuego y dejar refrescar. Tomar una taza diario por cuatro semanas solamente. Este remedio ayuda también a fortalecer el sistema defensivo del organismo No usar en caso de embarazo.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #3: Licuar 1 taza de leche de soya con 1 cucharada de maní (cacahuate). Tomar este licuado una vez al día. Este remedio se considera una fuente de energía natural, pero se debe evitar si se tiene sobrepeso.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #4:  Verter 2 cucharadas de ginkgo biloba en una taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar. Tomar una taza al día. Este remedio ayuda incrementar el riego cerebral lo cual mejora la falta de memoria y de concentración en el caso de las personas con síndrome de fatiga crónica que presentan estos síntomas.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #5:  Dejar macerar, en un tarro de cierre hermético, por 10 días 2 gr de corteza de canela, 1/2 gr de clavos de especia y la piel de un limón en 350. Filtrar. A fuego lento, mezclar 400 gr de miel con 1 litro de agua y dejar hervir hasta que el compuesto se reduzca a la mitad. Cuando esté tibio, unirlo a la maceración anterior. Esperar que se enfríe completamente y embotellar.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #6: Hervir, durante 10 minutos, en un litro de agua, 1 cucharada de canela en polvo, 1 de raíz de jengibre previamente lavada y picada, 8 semillas de cardamomo, 1 cucharada de miel y 2 cucharadas de maca picado.Pasado ese tiempo, retirar del fuego y dejar enfriar la infusión.  Tomar 2 tazas al día (una en la mañana y otra al medio día). Este remedio se considera uno de los mejores reconstituyentes y ha tenido buenos resultados con personas con síndrome de fatiga cróncia

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #7: Colocar el jugo de 2 zanahorias y 1 manzana en una licuadora. En un recipiente aparte, mezclar 1 cucharadita de polen y otra de miel de romero, preferiblemente un poco líquida.  Remover hasta formar una pasta y agregar al jugo. Luego,  agregar 1 cucharadita de germen de trigo y otra levadura de cerveza.  Tomar por la mañana

Te puede interesar: Dieta para combatir la fatiga

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #8: Macerar 2 cucharadas de nuez de kola en polvo grueso en 1 taza de alcohol de uso interno (por lo general alcohol de 30 grados).  Luego, de la maceración se añaden 3 tazas de vino espirituoso y se deja macerar todo por 3 meses. Colar y tomar 3 copitas diarias

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #9: Usar la esencia floral de la terapia alternativa Aus Bush de eucalipto macrocarpa (Eucalyptus macrocarpa), ya que es un rápido estimulante que devuelve la energía, la fuerza y la vitalidad.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #10: Machacar levemente 2 cucharadas de corteza de quinina en un mortero y verter en un frasco de cristal.   Añadir 1 litro de vino tinto y dejar macerar durante otros 15 días, agitando el frasco a diario. Tras esteplazo, filtrar el vino exprimiendo la corteza de quinina para que libere toda su sustancia y verter en una botella de cristal opaco con un tapón de corcho. Tomar una copita de licor de este vino antes de cada comida

Quizás te interese conocer recetas dezumos energétios para combatir el cansancio

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #11 Hervir a fuego lento 200 g de cebada (granos sin pelar con 1 litro de agua durante dos horas. Retirar y agregar 20 g de hojas de menta secas. Colar, agregar 200 g de miel  y remover.Tomar todos los días una taza pequeña (80 a 100 mi) por la mañana en ayunas durante cuatro semanas, descansar una y volver a tomar otras cuatro semanas

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #12 Macerar durante 4 días 30 g de la planta seca de ajenjo en 1 litro de vino blanco y colar; tomar 1 vasito al día antes de la comida principalNo tomar este remedio de manera continuada. Está contraindicado en las mujeres embarazadas o en el periodo de lactancia.

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #13 Macerar 30 g de raíces frescas de rábano rusticano y 30 g de bayas de enebro en 1 litro de vino blanco seco durante 15 días.  Tomar 5 o 6 cucharaditas al día

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #14 Realizar una infusión de 20 g de la planta de serpol en 1 litro de agua durante 10 minutos.  Tomar 2 o 3 tazas al día.

Quizá te interese conocer qué es la fatiga adrenal y sus remedios caseros

Remedio para el síndrome de fatiga crónica #15:  Mezclar 60 mililitros de aceite de almendra (aceite base) en un recipiente limpio con tapa y agregar 3 gotas de aceite de mejorana, 6 gotas de aceite de geranio, 2 gotas de aceite de cilantro, 6 gotas de aceite de lavanda y 2 gotas de aceite de tomillo.  Colocar el recipiente tapado de cabeza varias veces o hacer rodar entre las manos por algunos minutos para mezclar bien los ingredientes. Dar masajes a diario sobre la piel con esta preparación..Este es un remedio de aromaterapia

 

Recomendaciones

Recomendaciones básicas

Acudir al doctor para poder identificar, con claridad, si se sufre del síndrome de fatiga crónica de forma tal que se pueda descartar otras dolencias que cursan con síntomas similares como hipotiroidismo, depresión, cardiopatías, etc  Una vez diagnosticado, se recomienda lo siguiente:

Tratar de dividir el día en sesiones de trabajo y descanso.

Realizar ejercicio de forma gradual y luego aumentar la actividad progresivamente semana a semana.

Evitar el consumo de alcohol y de bebidas que contienen cafeína.

Tratar de bajar el estrés. Puede ser con ejercicios de respiración profunda, yoga, meditación y masajes.

Unirse a un grupo de apoyo para no sentirse solo.

Efectuar terapia cognitiva y la terapia del comportamiento.

 

Recomendaciones alimentarias

A continuación algunos alimentos que contienen las vitaminas y minerales que pueden ayudar a elevar el nivel de energía.

Alimentos con calcio como el bróculi (brócoli), salmón enlatado, queso, jugo de naranja fortificado, leche, productos a base de soya y yogur. Consumir de1,000 mg a 1,500 mg al día.

Alimentos con cobre como cebada, legumbres, langosta, nueces, interiores de animales y ciruelas pasas. Consumir de 1,5 a 3 mg al día.

Alimentos con magnesio como arvejas, panes y cereales fortificados, verduras de hoja verde, nueces, ostras y vieiras. Consumir de 310 mg a 700 mg al día.

Alimentos con hierro como aguacate, carne de res, damascos secos, panes y cereales fortificados, legumbres y crustáceos. Consumir de 15 mg a 65 mg al día

Alimentos con selenio   como pollo, hongos, nueces, cebollas, mariscos, semillas, ajo, germen de trigo y pan integral. Consumir de 55 mcg a 200 mcg al día.

Alimentos con cinc  como carne de res, cereales fortificados, legumbres, hígado, crustáceos, germen de trigo y yogur  Consumir de 12 mga 30 mg al día.

Alimentos con hidratos de carbono como pasta cocida, copos de maíz, arroz, rodajas de pan integral , papa, etc. En este sentido, se recomienda consumir 5 g de hidratos de carbono por kg de peso corporal al día. Por ejemplo, un hombre de 70 kg puede consumir un mínimo de 350 g de carbohidratos al día, y para una mujer de 55 kg, 275g.

Igualmente, se aconseja elaborar una comida con hidratos de carbono entre 2 y 4 horas antes de realizar un esfuerzo físico

Publicidad