Leche de soja ,peligros

0
105

Seguramente no lo creerías porque se han dicho mil cosas a favor de esta bebida especial, y es que hasta hace poco se creía que no tenía nada de malo. Pero tal parece que la leche de soya no es tan maravillosa como creíamos.

Esta leche ha sido favorecida por muchos porque no tiene lactosa, por lo que es ideal para el consumo de aquellos que sufren de intolerancia a esta sustancia. Pero no porque sea buena por una razón significa que es buena para todos.

Muchas veces la medicina natural es más saludable, pero a veces trae consecuencias negativas a la salud también. No debemos cegarnos a esta realidad, pues creer con completa confianza en los tratamientos y no prestar atención a sus posibles síntomas negativos puede hacernos mucho daño.

Por esto hemos hecho este artículo para que estés al tanto del posible daño que este tipo de leche puede hacerle a tu organismo. Evita consumir la leche de soya, pues no sabes si ha sido un elemento que ayudó a producir ciertas enfermedades que quizás padezcas.

No puedes seguir consumiendo leche de soya sin pensar en las consecuencias

Es muy cierto que la leche de soya contiene nutrientes y puede fortalecer tu cuerpo con ellos, pero no por esto tienes que consumirla en exceso. El principal motivo por el que se ha detectado una conexión entre enfermedades con esta bebida es uno de sus componentes: la carragenina.

La carragenina es un componente que estabiliza la composición de la comida. Pero el problema es que es un componente que el cuerpo no puede digerir y, para colmo, puede producir inflamaciones corporales muy perjudiciales. La carragenina está vinculada a cánceres serios, como el de colon, incluso con síndromes de irritabilidad digestiva.

Entre otras razones para evitar la leche de soya tenemos las siguientes:

Los tóxicos isoflavonas que contiene esta leche pueden ser factores de riesgo en padecer cáncer de mama.

Contiene también aluminio, vinculado al padecimiento del mal de Alzheimer.

Los goitrogenos que contiene también limitan la producción de hormonas de la tiroides.

La proteína de soya que hay en esta leche es expuesta a un tratamiento que la vuelve frágil y que la hace ineficaz y riesgosa para la digestión.

Tienen nitratos, con potencial carcinógeno, debido a uno de los procesos de producción de esta leche.

Contiene también ácido fítico, que impide que el cuerpo asimile muchos minerales y vitaminas esenciales para el ser humano.

Las toxinas naturales de la soya alteran el nivel de estrógeno de la mujer, por lo que puede hacer estragos con el sistema reproductivo y con el ciclo menstrual.

Debido a que se utiliza soya muy modificada genéticamente, esta soya padece de cierta cantidad de pesticidas que pueden perjudicar gravemente al organismo.

La hemaglutinina presente en la leche de soya conduce a la producción de coágulos de sangre, algo muy peligroso para nosotros.

Los fitoestrógenos presentes en la planta de soya pueden causar problemas en el sistema endocrino, incluso llevar a la mujer a la esterilidad y al cáncer de mama.

Por todo esto, limita tu consumo de esta leche y si puedes buscar otras alternativas. Evitar la lactosa no vale la pena si estás arriesgándote a todas estas consecuencias.

Publicidad