TODO SOBRE EL COLESTEROL

0
29

El colesterol es un producto químico generado internamente por el hígado, y que, en sí, es necesario para el correcto funcionamiento de ciertas hormonas, de los ácigos digestivos y de las estructuras corporales.
Existen dos clases de colesterol, los que popularmente se conocen como colesterol malo (LDL) y colesterol bueno (HDL).

Publicidad

El colesterol elevado, así como unos triglicéridos que se exceden de los valores que se consideran normales, aumentan de forma notable el riesgo de padecer alguna enfermedad cardíaca.

Si tus últimos análisis revelan que tienes el colesterol alto, es momento de hacer estos cambios.

Tener el colesterol alto, y no poner remedio para poder bajarlo, significa que estamos en riesgo de que éste ocasione importantes y graves problemas de salud, como pueden ser las enfermedades cardiovasculares o la arteriosclerosis. De hecho, tener mucho colesterol malo puede aumentar la probabilidad de padecer un accidente cerebrovascular, una cardiopatía y otro problemas relacionados.

Además que aquellas personas que son fumadoras, con tensión sanguínea alta, problemas tanto de diabetes como de obesidad, potencian la capacidad de tener colesterol malo.

Síntomas del colesterol alto:

  • Hinchazón de extremidades.
  • Agitación cuando nos movemos.
  • Pérdidas de equilibrio y mareos.
  • Dolor en el pecho.
  • Dolor de cabeza.
  • Visión borrosa.
  • Ataque al corazón provocado por el estrechamiento de las arterias coronarias.
  • Accidente cerebro-vascular provocado por un coágulo de sangre.

Cómo reducir el colesterol de forma significativa en 30 días

Los cambios reales, si seguimos estas pautas, se notarán ya a los 30 días. Sin embargo, será a los 3 meses cuando nuestros niveles de colesterol pueden llegar a unos parámetros más saludables y que entran ya dentro de lo normal.

1. Elige bien el tipo de grasas

Las grasas saturadas aumentan el colesterol malo o LDL, así como el riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares.

Debemos olvidarnos de los alimentos fritos, los productos horneados (pasteles, masas de hojaldre, pizzas congeladas, galletas…). Debemos acostumbrarnos a leer las etiquetas de los alimentos.

Ahora bien, no se trata de excluir todo tipo de grasas. Debemos optar por aquellas más saludables, como las que nos ofrecen los aguacates, el aceite de oliva, los frutos secos…

2. Camina todos los días media hora

Reserva a lo largo del día media hora para ti solo. Ponte calzado cómodo y, simplemente, camina. Deja que tu sangre se oxigene, que el corazón se ponga en marcha y que el cerebro reciba esa dosis extra de endorfinas y nutrientes.

Tus venas y tus arterias ganarán en elasticidad y reducirás el colesterol.

3. Sí a un vaso diario de zumo de limón

El limón es rico en vitamina C y en flavonoides, un tipo de compuestos que tienen un sabor amargo y proporcionan, a su vez, de grandes beneficios para la salud. Si nos acostumbramos a tomar zumo de limón a diario, sus compuestos naturales actuarán como una auténtica “terapia” complementaria ideal para reducir el nivel de colesterol total.

Además, bajaremos la producción de apolipoproteína B, una sustancia del hígado asociada a la producción desmesurada de colesterol.

4. Aumenta el consumo de fibra

Los alimentos como la avena, las manzanas, las ciruelas pasas o las lentejas son ricos en fibra soluble, muy adecuados para que nuestro organismo absorba el colesterol.

Tampoco debemos olvidar que la fibra nos proporciona saciedad. Por tanto, evitaremos picar entre horas y lograremos cuidar mucho más de nuestra correcta alimentación.

5. Sí a las especias medicinales

¿Has probado el té de canela? ¿Y si en lugar de añadir sal a nuestras comidas añadimos ajo en polvo o cúrcuma?

¡No lo dudes! Si empiezas a utilizar en tu cocina especias como la canela, el perejil, la cúrcuma, el cilantro, el romero, el tomillo o raíces tan saludables como el jengibre, tu colesterol recuperará su nivel más saludable.

6. Mantente relajado

¿Sabías que cuando nos pasamos largas temporadas con estrés y ansiedad el colesterol puede irse “por las nubes”?

Según diversos estudios el estrés emocional orquesta cambios metabólicos que afectan a nuestra salud cardiovascular, y el colesterol es una de sus consecuencias más conocidas.

Aprende a gestionar esas fuentes de estrés, a relajarte, a disfrutar del aquí y ahora leyendo, practicando yoga, o haciendo “lo que te haga bajar un cambio”.

Publicidad