Vitaminas esenciales y minerales para ayudarlo a perder peso

0
57

Publicidad

peso.jpg”>

Desde las controvertidas pastillas para adelgazar hasta las ridículas envolturas de película, las personas parecen cada vez más dispuestas a llegar a extremos para alcanzar sus objetivos. Siempre que ese objetivo sea perder peso.

Sin embargo, las respuestas raramente se encuentran en tales trucos; su incapacidad para perder peso rara vez es causada por una deficiencia de estimulantes a base de hierbas, por ejemplo.

Cada vez que veo a un cliente que parece resistente a la pérdida de peso, lo primero que considero es el estado de su metabolismo. Esta compleja sinfonía de procesos bioquímicos determina muchas cosas, desde su salud cardiovascular hasta sus niveles de energía. También determina si su cuerpo puede oxidar la grasa a una velocidad adecuada para perder peso.

A veces, los clientes solo necesitan cambiar su equilibrio dietético a algo más apropiado de lo que han evolucionado. Esto significa abandonar los refrigerios bajos en grasa y la fiesta de pasta que celebran todas las noches. A veces debe cambiar su ejercicio a algo más acorde con sus objetivos; reemplazando cardio sin objetivo para entrenamiento de resistencia. Sin embargo, con mayor frecuencia eso no implica la corrección de las deficiencias minerales.

Tratar de obtener resultados de un cuerpo que se ha quedado corto en una variedad de nutrientes esenciales no solo es poco realista, sino que también exige fracasos. En esto es lo que vemos, una y otra vez, cada vez que se pasan por alto estos requisitos más básicos. Debido a la negativa dogmática del gobierno a aceptar el agotamiento de minerales que se ha producido en los suelos comerciales (hasta el 80% de algunos minerales se han perdido), la línea oficial sigue siendo la misma; consuma una dieta balanceada y obtendrá todo lo que necesita. Desafortunadamente, este no es el caso.

Deficiencia de magnesio y zinc como indicadores de la resistencia a la pérdida de peso

El magnesio compone más de 300 enzimas en el cuerpo humano, afectando a cada sistema orgánico. En resumen, no hay nada que no afecte. Sin embargo, el magnesio es especialmente importante para mantener la tasa metabólica, ya que se requiere para la producción de ATP, la energía energética del cuerpo que debe generarse continuamente en todas las células. Igualmente, las enzimas dependientes de magnesio permiten una mejor hidratación al hacer funcionar la bomba de sodio en todas y cada una de las membranas celulares. Es importante destacar que también mejora el sueño profundo; si no se consigue una buena cantidad y calidad de sueño, se puede reducir la producción de hormona del crecimiento y una liberación anticipada de cortisol. La hormona del crecimiento quema grasa rápida y efectivamente; El cortisol activa las enzimas de almacenamiento de grasa y crea resistencia a la insulina. Si le falta el magnesio, comprometerá su capacidad para quemar grasa.

Los síntomas de la deficiencia de mangnesio incluyen despertarse consistentemente durante la noche para orinar, despertarse antes del despertador, manos frías, dolores de cabeza, calambres y espasmos de los párpados. Por supuesto, estos simplemente representan síntomas que puedes ver; para todos y cada uno que pueda, habrá un número que no podrá. Todos son igualmente importantes.

La deficiencia de zinc a menudo tiene pocos síntomas que pueda sentir el individuo. El pobre sentido del gusto, el olfato y el apetito siguen siendo altamente subjetivos y la mayoría de mis clientes con deficiencia de zinc (que es la mayoría de ellos) no notan una diferencia en este sentido hasta que la situación se rectifique. El desequilibrio hormonal y la alteración del sistema inmune también pueden ocurrir en estas personas. El desequilibrio hormonal puede perjudicar el estado de ánimo y la cascada de quemagrasas, además de dar lugar a toda una serie de otras dolencias. El sistema inmune puede perjudicar severamente el proceso de quema de grasa al causar inflamación sistémica; las células inflamadas almacenan grasa a un ritmo mayor debido a la resistencia a la insulina que se produce durante este estado. La inflamación sistémica también desencadena la liberación de cortisol. No cometer errores; si su sistema inmune está activado crónicamente, no podrá perder peso. Zinc ayuda aquí.

Yodo y vitamina D3 como partidarios de la pérdida de peso

El yodo representa otro partidario masivo de la función del sistema inmune. Aunque la raza humana ha evolucionado comiendo vegetales marinos copiosos como el alga marina, pocas personas pueden recordar cuándo comieron algas por última vez. Este cambio dietético ha dejado a la mayoría de nuestra sociedad severamente baja en yodo: 96%, según la investigación del Dr. David Brownstein. El yodo ejerce un fuerte efecto antiviral, antibacteriano y antifúngico en todo el cuerpo, manteniendo un equilibrio bacteriano saludable y ayudando a reducir el agravamiento del sistema inmunitario. Además de reducir la causa de la inflamación, el zinc también reduce la conversión de histadina en histamina, que desempeña un papel importante en la reducción de los síntomas de alergias como la fiebre del heno, así como en la disminución de la respuesta inflamatoria no saludable. Otro beneficio importante del yodo es su requerimiento en la glándula tiroides. A pesar del miedo generalizado a la suplementación de yodo en los círculos médicos convencionales (que data de un experimento fallido del Dr. Wolff y el Dr. Chaikoff en 1958), el yodo mejora la función tiroidea, un factor enorme para establecer la tasa metabólica en un individuo. El yodo sigue siendo un arma poderosa en cualquier arsenal de pérdida de peso.

La vitamina D3 se destaca como uno de los nutrientes más olvidados pero más importantes para la pérdida de peso y toda una serie de otros trastornos. El cuerpo tiene miles de receptores diferentes para la vitamina D3 y sus metabolitos en todo el cuerpo, lo que ayuda a explicar la gran variedad de beneficios atribuidos a la vitamina. Se ha demostrado que beneficia la resistencia a la insulina, el cáncer y las enfermedades autoinmunes, además de mantener huesos fuertes. Sin embargo, también se requiere un metabolito de vitamina D3 para activar la enzima tirosina hidroxilasa. Sin esta enzima, el cuerpo no puede producir dopamina. El bajo estado de ánimo y el metabolismo reducido son las consecuencias (dicho sea de paso, esto es lo que comúnmente se ‘diagnostica’ como el Trastorno afectivo estacional y los pacientes tratados con medicamentos antidepresivos). La deficiencia de vitamina D3 está en aumento en todo el mundo occidental, ya que un número cada vez mayor de personas trabaja durante el día en las oficinas, luego se cubren de pies a cabeza con protector solar cuando están de vacaciones.
Muchos otros problemas pueden influir en la incapacidad de perder peso, como el desequilibrio hormonal, la infección por hongos, la deshidratación y el estrés, pero, naturalmente, todos estos problemas empeoran por la falta de minerales. Nutrir su cuerpo con el nivel de vitaminas y minerales con los que ha evolucionado debería seguir siendo su principal prioridad en cualquier régimen, especialmente cuando se trata de perder peso.

Publicidad