Como tratar la disfonía con tratamientos naturales

0
370

Publicidad

Por lo general, las personas que usan en exceso su voz son las más propensas a presentar disfonía. Así, hay estudios que indican que determinados grupos profesionales, como los docentes, sean los más afectados.

No obstante, cualquiera puede sufrir este padecimiento.

Causas

En ocasiones, la disfonía puede presentarse por varias causas. Estas se dividen en orgánicas y funcionales.

Entre las orgánicas podemos mencionar:

Nódulos

Pólipos

Laringitis, incluyendo la causada por reflujo gástrico

Las causas funcionales son:

Uso excesivo o incorrecto de la voz

Tensión muscular

Aunque no es una enfermedad psicológica, el estrés y la ansiedad tienen un importante efecto en la disfonía.

De hecho, hay estudios que muestran la influencia que los eventos de la vida cotidiana ejercen sobre la disfonía funcional.

Tratamientos para la disfonía

con-tratamientos-naturales.jpg”>

El tratamiento médico para este padecimiento va en función de las causas:

Por lo general se prescribe descanso vocal y terapia de rehabilitación foniátrica.

En algunos casos, se puede optar por la cirugía.

Cabe señalar que en el caso de la disfonía orgánica es necesario un diagnóstico y tratamiento especializado antes de intentar algún otro remedio.

Alternativas naturales para la disfonía

De forma paralela a cualquier tratamiento, es preciso dar el debido descanso a nuestras cuerdas vocales y evitar forzarlas. También es importante beber abundantes líquidos.

Infusiones

con-tratamientos-naturales-1.jpg”>

Tratar la disfonía con infusiones es, además de efectivo, delicioso. Recuerda comprar las hierbas a granel, para garantizar que se hallen libre de aditivos.

Para obtener los beneficios de este tratamiento es necesario tomar diariamente dos tazas de la infusión elegida, durante un mes. Después, descansaremos dos semanas y repetiremos la dosis.

Ingredientes

1 cucharada de la hierba de tu elección (10 g)

1 taza de agua hirviendo (250 ml)

Miel (al gusto)

Modo de preparación

Agrega la hierba a la tetera con agua hirviendo.

Deja reposar por 7 minutos.

A continuación, cuela y sirve en la taza.

Endulza con miel y disfruta.

Entre las infusiones más efectivas para tratar la disfonía encontramos:

Jengibre: Destaca por sus propiedades antiinflamatorias. Además, ayuda a desintoxicar el cuerpo. Esta infusión no solo es ideal para tratar la disfonía, sino para cualquier enfermedad respiratoria.

Manzanilla: Además de sus propiedades desinflamantes y antisépticas, la manzanilla cuenta con propiedades digestivas.

Malva y eucalipto: Los mucílagos contenidos en la malva reducen la irritación, mientras que el eucalipto despeja las vías respiratorias.

Gárgaras

La efectividad de este remedio para tratar la disfonía radica en poner especial cuidado para no dañar la garganta. Por ello se deben realizar gárgaras de modo suave y tranquilo, por dos minutos.

Este tratamiento debe hacerse tres veces al día.

Entre las mejores opciones para tratar la disfonía con gárgaras encontramos:

Bicarbonato, sal y miel: Mezcla 1 cucharada de cada uno de los ingredientes en un vaso con agua tibia.

Limón: Debemos usar el jugo recién exprimido de dos limones.

Salvia y llantén: Prepara una infusión con estas hierbas y úsala para hacer gárgaras.

Jugos

Otra buena opción para tratar la disfonía es el consumo regular de jugos. Se recomienda tomar diariamente 2 vasos por la mañana. También es benéfico aumentar la ingesta de frutas y verduras.

Recuerda que los jugos deben ser naturales y recién hechos, pues así evitamos azúcares añadidos y se maximizan las propiedades curativas.

Los jugos más recomendables para la disfonía son:

Piña: Ayuda a revitalizar los tejidos de las cuerdas vocales.

Zanahoria: Es útil también para tratar cualquier  enfermedad respiratoria.

Col: Trata la irritación de la garganta; además, junto con el jugo de zanahoria, ayuda a disminuir la ansiedad que puede empeorar la disfonía.

Ejercicios de relajación

Independientemente del tratamiento que hayas elegido, son convenientes los ejercicios de relajación. Estos se realizan a diario, durante cinco minutos, y son los siguientes:

Subir y bajar la cabeza.

Mover la cabeza de un lado a otro.

Rotar los hombros hacia atrás y hacia adelante.

Mover los brazos en círculos.

Técnicas de respiración

Con el fin de fortalecer el aparato de fonación, podemos poner en práctica esta técnica de respiración.

Inhalar aire por diez segundos.

Sostener el aire por otros diez segundos.

Soltar el aire suavemente por otros diez segundos.

Este ejercicio debe realizarse de modo suave, al menos cinco veces seguidas.

Por último, también resulta benéfico, a la vez que divertido, soplar burbujas de jabón.

Publicidad