Articulaciones – Que son, estructura, clasificación, dolor, ejemplos

0
916

Publicidad

Las articulaciones son las conexiones entre los huesos del cuerpo que unen el sistema esquelético en un conjunto funcional y permiten diferentes grados y tipos de movimiento. Las articulaciones proporcionan soporte mecánico y permiten el movimiento en la mayoría de los casos. El cartílago cubre los extremos de los huesos y permite un movimiento suave en las articulaciones.

Algunas articulaciones, como la rodilla, el codo y el hombro son capaces de soportar la compresión y mantener cargas pesadas al mismo tiempo que realizan movimientos suaves y precisos. Otras articulaciones, como las suturas entre los huesos del cráneo, permiten muy poco movimiento para proteger los órganos. La conexión entre un diente y el hueso maxilar también se llama articulación y es una articulación fibrosa conocida como gomfosis.

En cualquier parte de nuestro cuerpo, donde dos o más huesos se unen, tenemos una articulación. Hay entre 250 y 350 articulaciones en el cuerpo humano. Todos sabemos dónde están nuestra rodilla, tobillo y hombro, pero hay alrededor de 30 articulaciones en nuestras manos, pies e incluso en nuestro cráneo.

Las articulaciones unen el esqueleto, para dar estructura y permitir que los músculos muevan los huesos para realizar ciertas tareas como correr, mantenernos en pie o agarrar cosas. Existen muchos tipos siendo las más comunes las articulaciones sinoviales que se mueven libremente. Un buen ejemplo de articulación sinovial es la rodilla, cadera, codo, hombro o los dedos.

La articulación más grande del cuerpo es la rodilla que une la parte superior del fémur a la parte inferior de la tibia y el peroné. Y nuestra articulación más pequeña se encuentra entre los huesos del oído medio. Algunas de sus articulaciones, como las del cráneo, son fijas, no permiten ningún movimiento y se mantienen unidas con tejido conectivo fibroso.

Principales articulaciones del cuerpo

Las principales articulaciones son la articulación de la cadera, la rodilla, articulación del tobillo y articulación del pie, articulaciones de la columna vertebral, articulación del hombro, articulación del codo o articulación del antebrazo. Es importante que usted tenga una comprensión de las acciones biomecánicas de los músculos involucrados junto con la forma en que la articulación funciona. Una comprensión del sistema musculoesquelético en lo que respecta a la acción articular y las relaciones asociadas entre los diversos grupos musculares del cuerpo.

Estructura de las articulaciones

La estructura de las articulaciones están compuestas de hueso, músculos, líquido sinovial, cartílago y ligamentos. Están diseñados para soportar peso y mover el cuerpo. Así es como funcionan las diferentes partes:

Colágeno

Es un tipo de tejido que sirve como base sobre el cual se construye todo lo demás.

Tendones

Son fibras de colágeno que unen los músculos a los huesos y pueden dar soporte a las articulaciones.

Ligamentos

Estos conectan el hueso con el hueso. Las articulaciones con pocos o débiles ligamentos, como el hombro, permiten más movimiento mientras que las articulaciones con más soporte, como el codo, son más estables pero tienen un rango de movimiento más pequeño.

Cartílago

Es un tejido blando en el extremo de los huesos que previene el roce de hueso sobre hueso. El cartílago articular que actúa como amortiguador del cuerpo no tiene un suministro de sangre propio, por lo que necesita obtener nutrientes del líquido sinovial.

Líquido sinovial

En una articulación normal el cartílago articular es liso y se baña en el líquido sinovial que actua como lubricante.

Clasificación de las articulaciones

Las articulaciones se clasifican principalmente estructural y funcionalmente. La clasificación estructural está determinada por la forma en que los huesos se conectan entre sí, mientras que la clasificación funcional está determinada por el grado de movimiento entre los huesos. En la práctica existe un solapamiento entre los dos tipos de clasificaciones.

Clasificación estructural

La clasificación estructural las divide según el tipo de tejido que une los huesos entre sí. Existen tres clasificaciones estructurales de juntas

Articulación fibrosa

Unida por tejido conectivo denso y regular, rico en fibras de colágeno.

Articulación cartilaginosa

Unida por cartílago. Existen dos tipos que son las articulaciones cartilaginosas primarias compuestas de cartílago hialino, y las articulaciones cartilaginosas secundarias compuestas de cartílago hialino que cubren las superficies articulares de los huesos afectados con fibrocartílago que las conecta.

Articulación sinovial

Los huesos tienen una cavidad sinovial llena de liquido y están unidos por el tejido conectivo irregular denso que forma la cápsula articular que normalmente se asocia con los ligamentos accesorios.

Clasificación funcional

Las articulaciones también se pueden clasificar funcionalmente según el tipo y grado de movimiento que permiten y se describen con referencia a los planos anatómicos:

Sinartrosis

Permite poca o ninguna movilidad. La mayoría de las articulaciones sinartrosis son articulaciones fibrosas como las suturas del cráneo.

Anfiartrosis

Permite una leve movilidad. La mayoría son articulaciones cartilaginosas como los discos intervertebrales.

Diartrosis

Las diartrosis son de movimiento libre.

Las articulaciones sinoviales pueden a su vez clasificarse en seis grupos según el tipo de movimiento que permiten: articulación plana, articulación esférica, articulación articulada, articulación de bisagra, articulación pivote,condilar y de silla de montar.

También pueden clasificarse, según el número de ejes de movimiento que permitan, en no axiales, uniaxiales, biaxiales y multiaxiales. Otra clasificación es según el número y la forma de las superficies articulares: superficies planas, cóncavas y convexas.

Ejemplos de articulaciones

Existen 6 tipos de articulaciones sinoviales. Tienen formas variables, pero lo importante de ellas es el movimiento que permiten.

Bisagra – Permite el movimiento sólo en un eje. Su estructura impide la rotación y la cabeza de un hueso se envuelve alrededor de la cabeza cilíndrica del otro, permitiendo una rotación muy estable de esta manera. El mejor ejemplo es el codo.

Pivote – También permite la rotación en un solo eje. Un hueso cilíndrico encaja en un anillo de hueso y ligamento, como con la articulación radiocubital justo debajo del codo.

Y por cierto, la articulación radiocubital distal es también una articulación pivotante.

Enartrosis – Su estructura es sencilla, eficaz y le permite moverse en todos los ejes: flexión, extensión, abducción, aducción, rotación y circunducción. Ejemplos de dos articulaciones son la cadera y el hombro.

Elipsoide – Es muy similar a la enartrosis pero su forma impide la rotación. Un ejemplo de una articulación elipsoide es la muñeca, también conocida como articulación radiocarpiana.

Silla de montar – Ambos huesos tienen una superficie cóncava y convexa en la que el plano cóncavo de uno encaja en el plano convexo del otro. Un ejemplo de una articulación de silla de montar en el cuerpo es la articulación carpiana del pulgar.

Planas – son dos superficies planas, una encima de la otra que pueden deslizarse o girar como la articulación acromioclavicular entre la clavícula y el acromion de la escápula.

Dolor en las articulaciones

El dolor en las articulaciones se puede producir por muchas afecciones diferentes como la osteoartritis, artritis reumatoide, bursitis, esguinces y otras lesiones. El dolor de las articulaciones es muy común, tanto que un tercio de los adultos reportaron tener dolor articular en el último mes.

El dolor puede afectar cualquier parte del cuerpo, desde los tobillos y los pies hasta los hombros y las manos. A medida que envejecemos las articulaciones dolorosas se vuelven cada vez más comunes. El dolor de rodilla es la queja más común, seguido de los hombros y la cadera.

El dolor puede variar desde ligeramente irritante hasta debilitante. Puede desaparecer después de algunas semanas o durar varias semanas o meses afectando a su calidad de vida. Cualquiera que sea la causa generalmente se puede controlar con medicamentos, fisioterapia o reposo.

El médico tratará de diagnosticar y tratar la afección que lo está causando para reducir el dolor y la inflamación, y preservar la función articular.

Para el dolor articular de moderado a severo con inflamación, un medicamento antiinflamatorio no esteroideo como la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno puede proporcionar alivio.

Si su dolor es tan intenso que los AINES no son lo suficientemente efectivos, su médico puede recetarle un medicamento más fuerte pero pueden causar somnolencia, usted sólo debe usarlos bajo el cuidado de un médico como los relajantes musculares para tratar los espasmos musculares y algunos antidepresivos que interfieren con las señales de dolor.

Usted puede trabajar con un fisioterapeuta para fortalecer los músculos alrededor de la articulación, estabilizar la articulación y mejorar su rango de movimiento.

Si usted tiene sobrepeso, perder peso puede aliviar algo de la presión sobre sus articulaciones dolorosas. El ejercicio es una manera efectiva de perder peso pero tenga cuidado de seguir con los ejercicios de bajo impacto para proteger la articulación. Nadar y andar en bicicleta son algunos de los mejores ejercicios porque ambos le permiten ejercitar sus articulaciones sin impacto.

Consejos para mejorar el dolor articular

Usted puede aliviar el dolor articular a corto plazo con algunas técnicas sencillas:

– Descanse la articulación, evitando cualquier actividad que le cause dolor.

– Aplique hielo en la articulación durante unos 10 minutos varias veces al día.

– Comprimir la articulación con una envoltura elástica.

– Eleve la articulación por encima del nivel del corazón.

– Para los espasmos musculares utilice calor 10 minutos varias veces al día si no tiene inflamada la articulación.

Publicidad