La naranja agria, sus beneficios y usos

0
168

Publicidad

En muchas ocasiones cometemos el error de entender que los alimentos solo pueden ser consumidos llegados a cierto punto o cierto momento, por ser el más lógico para comerlos. En las frutas pasa con la maduración. Solo cuando están realmente maduras parecen estar cien por cien preparadas para su consumo… pero no siempre es así. A muchos les encanta probar las naranjas, las manzanas o las fresas cuando todavía no están lo suficiente maduras, porque ofrecen un tipo de sabor diferente, e incluso algunos beneficios potenciados para nuestra salud.

También se pueden encontrar variedades diferentes dentro de esas frutas, que ofrezcan otro tipo de beneficios o sabores distintos al que estamos acostumbrados. La naranja amarga o agria es uno de los mejores ejemplos, un fruto que no tiene mucho que ver en su sabor con la naranja cítrica habitual, y que se utiliza tanto en la cocina, para dar un toque diferente a las recetas, como también en diferentes perfumes e incluso ungüentos medicinales, gracias a sus propiedades. Y es que las naranjas agrias ofrecen unos curiosos beneficios a nuestro organismo, como comprobaremos a continuación.

Por qué comer naranjas agrias

Crece en zonas tropicales y está muy extendida por el sur de España, por ejemplo, uno de los lugares donde más se produce este tipo de cítrico. La naranja amarga es muy conocida por los siguientes beneficios:

No de los mejores alimentos para perder peso, y no solo porque apenas aporte calorías (se utiliza solo como acompañante, no para comerla entera, como las naranjas cítricas) sino porque además aumenta nuestro ritmo metabólico, haciendo que el propio cuerpo queme más grasas después de consumirla. Esto ha permitido que la naranja amarga aparezca en numerosos suplementos dietéticos en forma de extracto.

Ayuda con la congestión nasal y aumenta nuestras defensas, especialmente en las épocas de más frío.

Gran remedio contra el insomnio, otro de esos problemas que afectan a muchos y que es totalmente indeseable. Favorece la digestión. Calmante para las erupciones cutáneas, utilizando su corteza aplicada directamente sobre nuestra piel, para calmar la hinchazón. Un alimento completísimo con muchos beneficios.

Diferencias con la naranja dulce

Como ya hemos podido comprobar, los beneficios de la naranja agria y su gran producción en nuestro país ha permitido que se extienda, no solo como alimento o extracto para otras recetas, sino también en sus usos como extracto para perfumes, jabón, ungüentos medicinales, mermeladas o incluso miel, contando con todos los beneficios antes descritos.

A pesar de las propiedades de la naranja agria, eso no significa que la naranja dulce haya perdido su sitio en nuestra alimentación. De hecho, la naranja dulce suele ser también utilizada en algunos perfumes, como extracto para otros alimentos e incluso en jabones.

La naranja dulce es una buena solución contra el catarro o la fiebre, mejor incluso que la naranja agria, y su sabor más cítrico es perfecto para determinados aceites esenciales. Ayuda a calmar los problemas de estrés y depresión y cuenta con una gran cantidad de antioxidantes, además de ser uno de los alimentos más famosos en cuento a su aporte de vitamina C. De la misma forma, la naranja dulce es un alimento depurativo, que ayuda a nuestro organismo a filtrar todo lo que no necesita y expulsarlo, para que estemos mucho más sanos y podamos presumir de buena salud.

Publicidad