Cómo expulsar de tu cuerpo todos los metales y químicos que lo contaminan

0
697

Publicidad

Estamos rodeados de metales pesados que, cuando se acumulan en nuestro cuerpo en cantidades excesivas, nos pueden causar graves daños a la salud. Además, una vez que ingresan a nuestro organismo es difícil eliminarlos, por eso es importante evitar exponerse a ellos.

Lo primero para tener en cuenta es tratar de evitar los metales y químicos que pueden ser tóxicos en nuestros alimentos, en el agua que bebemos, en los productos de cosmética, los medicamentos, productos de limpieza e incluso en el aire que respiramos. Estos pueden provenir de:

Tuberías

Bombillas de bajo consumo o termómetros de mercurio al romperse

Ciertos tipos de pescado (como el pescado azul)

Utensilios de cocina que contengan aluminio

Vacunas

Pesticidas

Aditivos alimenticios

Productos de higiene y cosmética

Medicamentos

Aguas no tratadas

Las fuentes de metales y toxinas están a nuestro alrededor por eso es muy fácil contaminarse. Es necesario estar informados para saber identificarlas y evitarlas ya que pueden producir graves consecuencias como: enfermedades del riñón o el hígado, alteraciones del sistema nervioso, enfermedades articulares, trastornos endocrinos, alergias, intoxicaciones, entre otros problemas de salud.

¿Cómo limpiar nuestro cuerpo?

Muchas veces los tratamientos conocidos como detox implican continuar incorporando algunos de estos metales o toxinas por eso es ideal recurrir a productos naturales para limpiar el cuerpo:

Cilantro: además de utilizarse como condimento, el cilantro contiene una gran cantidad de vitaminas, especialmente vitaminas A y K, y en menor medida vitaminas B, C y E que arrastran a los metales fuera del cuerpo.

Ajo: ya es conocido su uso para múltiples enfermedades. En este caso sus componentes depurativos limpian al organismo de todas las toxinas.

Cítricos: la naranja, mandarina y el limón remueven los restos de metales pesados del organismo llevando a cabo una gran acción descontaminante.

Además puedes probar estos remedios caseros:

Jugo de remolacha: licúa 3 remolachas pequeñas, 2 zanahorias grandes sin cáscara y 2 manzanas cortadas. Bebe un vaso por día de esta preparación, preferentemente en ayunas.

Jugo de tomates: licúa 2 tomates medianos, 1 manzana roja, 1 zanahoria mediana, el jugo de 1 naranja y de 1 limón, 2 cucharadas de miel y agua. Bebe la preparación en cualquier momento del día.

Publicidad