Comer bien para evolucionar: así es como las frutas y verduras podrían cambiar nuestro ADN

0
153

Publicidad

Una dieta balanceada y saludable no solo es beneficiosa para nosotros: también lo sería para nuestros descendientes. Si eso te parece una afirmación extraña o infundada, deberías conocer la siguiente información, relacionada con los últimos descubrimientos de la ciencia.

En la actualidad, sabemos bien que consumir productos orgánicos y balanceados tiene múltiples beneficios. Pero, enterarse de cómo funcionan en nuestro organismo, a escala molecular, podría sorprender a cualquiera, y hacerle cuestionar su dieta radicalmente.

Investigadores como el Dr. Milton Mills lo saben. Han comprobado que una dieta basada en plantas podría reducir significativamente el riesgo de enfermedades crónicas importantes, mismas que en la mayoría de los casos son hereditarias. Dicho de otra forma, estos alimentos podrían modificar nuestro ADN y darle una mejor calidad a nuestro cuerpo (y descendencia).

El D., Mills es Director Asociado de Medicina Preventiva con el Comité de Médicos para la Medicina Responsable (PCRM) y coautor del informe de PCRM sobre el sesgo racial y étnico en las pautas dietéticas de EE. UU.

¿Por qué las frutas y vegetales modifican nuestro ADN?

Según las investigaciones, las verduras y frutas se caracterizan por poseer un alto contenido de fitonutrientes. Estos son químicos producidos por las mismas plantas y frutas. El desarrollo de esta sustancia ayuda a protegerlas de los rayos UV, los insectos y otros males. En el caso de los humanos, el consumo de los fitonutrientes también es beneficioso.

Su ingesta ayuda a aumentar las defensas en las células, lo cual permite que éstas se recuperen de cualquier daño causado por un deterioro genético. Según el doctor Mills, una alimentación balanceada y rica en vegetales y frutas ayuda a prevenir enfermedades mortales como el cáncer, y esto es porque influyen directamente sobre nuestras células.

Finalmente Mills nos recuerda cómo la investigación científica ha demostrado, en numerosas ocasiones, que las dietas basadas en alimentos naturales ayudan al sistema inmunológico a realizar una notable mejor función, es decir, que permiten a nuestro cuerpo estar más fortalecido frente a cualquier enfermedad.

Por último… ¿qué tiene que ver esto con la descendencia y la evolución? Es sencillo. Algo que ocurre a nivel de los genes puede ser transmitido a la siguiente generación. Así que, en otras palabras, si comemos más vegetales y frutas, evolucionaremos como especie. ¿No es una gran razón para el cambio?

Publicidad