EFECTOS DEVASTADORES DE LA PRIVACIÓN DEL SUEÑO

0
89

Publicidad

El déficit de sueño muchas veces es un problema de salud considerado de poca importancia. Sin embargo, los estudios indican, que perder sólo 1 hora de sueño en la noche, puede perjudicar su estado de alerta de una manera comparable a tener un grado de 0.10% de alcohol en la sangre.
Por otro lado, el déficit de sueño ha sido relacionado con problemas de salud importantes, tales como: pérdida de memoria, demencia, diabetes tipo 2 y déficit cognitivo.

Déficit de Sueño: un problema importante de salud en la actualidad
En realidad, las causas del déficit de sueño son variadas. Puede ser ocasionado por problemas neurológicos, psicológicos, biológicos, uso de medicamentos o hábitos de sueño perjudiciales. Lo cierto es, que se ha vuelto un problema de salud bastante común. De hecho, más de 60 millones de personas padecen trastornos de insomnio, sólo en Estados Unidos.
A tipos de insomnio diferentes, tratamientos distintos
Aunque los síntomas del insomnio son los mismos, pueden diferenciarse dos tipos de insomnios: el primario y el secundario.
El insomnio primario es aquel que ocurre cuando la persona no padece otra enfermedad que impida su sueño. Simplemente, experimenta perdida del sueño o dificultad para conciliarlo.
El insomnio secundario, por su parte, es aquel generado por dificultades para dormir debido a otros padecimientos como el asma, artritis, cáncer, problemas estomacales, etc.
Además, el insomnio puede ser agudo o crónico. Agudo, si ocurre en un espacio corto de tiempo y crónico, si se extiende por varios meses. En general, el insomnio crónico puede producir trastornos graves de salud.

Efectos de los medicamentos para dormir
El CDC (Centro para el Control y Prevención de Enfermedades), indicó en el 2013 que más de 9 millones de personas estaban utilizando medicamentos con recetas para conciliar el sueño. Además, se relacionó el uso de estos fármacos con el envejecimiento prematuro.
Por otro lado, los efectos secundarios de los medicamentos para dormir no deben pasarse por alto. Entre los efectos adversos más comunes al consumo de medicamentos para dormir están:

Hormigueo en las extremidades.
Modificaciones en los hábitos alimenticios.
Constipación.
Conducta ausente.
Deficiencias en el equilibrio.
Boca seca.
Problemas estomacales.
Somnolencia diurna que impide desenvolverse normalmente.
Dolores de cabeza.
A largo plazo, los medicamentos para dormir también pueden ocasionar resistencia a la insulina, depresión, confusión mental y aumento de peso. De hecho, una investigación publicada en el año 2012 reveló que quienes tomaban fármacos para dormir, eran más propensos que otras personas a morir prematuramente.

6 Hierbas efectivas para dormir tranquilo
Con todos estos efectos secundarios, sin duda alguna, vale la pena emplear los métodos naturales para conciliar el sueño. A continuación, se enumeran algunas de las hierbas que han tenido muy buen resultado en la mayoría de las personas que padecen este trastorno.

Manzanilla: es una de las infusiones más utilizadas y conocidas alrededor del mundo. Estudios han revelado que puede ayudar a combatir el insomnio crónico. Además, es una de las opciones más suaves.

Pasiflora: es recomendada cuando el déficit de sueño se debe a nerviosismo o estrés. Se sugiere preparar la infusión con 150 ml de agua y 2 gramos de la hierba o 1 ml de tintura. Debe tomarse entre 3 y 4 veces diarias.

Kava kava: utilizada para controlar la depresión y ansiedad, pero también es útil para combatir el insomnio.

Valeriana: Es un sedante natural bastante fuerte. Puede ser utilizado para reducir el número de veces que se despierta en las noches y dormir mejor. Sin embargo, no se recomienda su uso constante.

Lavanda: esta planta ha sido utilizada para conseguir la relajación y el sueño mediante aromaterapia. Puede diluirse un poco de aceite esencial en aceite de oliva para realizarse un masaje que ayude a conciliar el sueño.

Lúpulo: El aroma de esta especie ha sido utilizado por grandes personajes para ayudarlos a conciliar el sueño. Entre ellos, el rey Jorge III y Abraham Lincoln.

Publicidad