Cómo blanquear los dientes con fresas

0
269

Cómo blanquear los dientes con fresas

Publicidad

Las fresas, o también conocidas científicamente con el nombre de Fragaria vesca, son el fruto de una planta perenne llamada fresera, la cual, se cultiva actualmente en Europa, las zonas con climas templados de Asia y algunas regiones del continente americano. Las fresas o frutillas, además de ser un alimento delicioso, se han utilizado tradicionalmente como remedio medicinal para diferentes problemas de salud por sus diversas propiedades como, por ejemplo, su acción astringente y su excelente poder antioxidante.

Uno de sus usos más populares es como dentífrico, ya que tiene la capacidad de blanquear los dientes, además de tratar otros problemas de higiene bucal. Es por ello que, en este artículo de alimentaycura.com, te queremos informar sobre cómo blanquear los dientes con fresas a través de unas recetas sencillas y económicas.

Propiedades de las fresas para los dientes

Las fresas son una fruta que se compone de nutrientes como: flavonoides (catequinas y quercetina), fibra, taninos, minerales (potasio,selenio, zinc, calcio, cobre y magnesio) y vitaminas (A, B2, B3, B9, C y E). Toda esta riqueza nutricional hace que las propiedades de las fresas para los dientes sean las siguientes:

  • Las fresas cuentan con un compuesto llamado ácido málico, el cual, contiene excelentes propiedades para blanquear y limpiar los dientes.
  • Esta sustancia, también llamada Xylitol, es un polialcohol metabolizado que le brinda a esta fruta propiedades antibacterianas y que previene y protege nuestra dentadura de los microorganismos dañinos.
  • Cuentan también con propiedades que estimulan la circulación de la sangre en las encías, lo que se traduce, en tener unos dientes más sanos y previstos de protección contra posibles caries.
  • Su riqueza nutricional también le brinda excelentes propiedades antiinflamatorias, ideal para tratar otros problemas bucales como sangrado de encías, inflamaciones y/o sensibilidad en los dientes.
  • Por último, su fuente en taninos nos aporta propiedades astringentes que nos protege del sarro, el mal aliento y la formación de caries dental.

Blanquear los dientes con bicarbonato y fresas

Uno de los remedios para blanquear los dientes con fresas más efectivos es el de hacer una pasta compuesta de fresas y bicarbonato de sodio. Utilizamos el bicarbonato de sodio para esta receta porque es un blanqueador natural muy potente y, además, previene otros problemas, como la halitosis y el sangrado de encías.

Ingredientes y material

  • 1 fresa madura
  • 1/2 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 1 cepillo de dientes

Preparación

  1. Aplastamos y trituramos, con la ayuda de una cuchara, una fresa madura hasta que quede bien deshecha.
  2. Le añadimos media cucharada de bicarbonato de sodio y lo mezclamos, ya sea con un tenedor o mediante una licuadora. Ya tendremos lista nuestra pasta de dientes.
  3. Una vez hecha la pasta, remojaremos nuestro cepillo de dientes con la mezcla. Es recomendable utilizar un cepillo de cerdas suaves.
  4. Ahora cepilla tus dientes con esta pasta casera durante 2 minutos y enjuaga tu boca con agua.
  5. Por último, cepíllate los dientes con la pasta dental que utilizas de manera habitual.

Esta pasta de fresas y bicarbonato puede ser utilizada dos veces por semana. Además, es recomendable que, después de los cepillados del esmalte, utilices un enjuague bucal para una correcta higiene bucodental.

Cómo blanquear tus dientes con fresas, arcilla blanca y menta

En esta pasta dental casera utilizaremos ingredientes naturales, ideales para nuestros dientes, como la arcilla blanca y la menta. Por un lado, la arcilla blanca contiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas que nos ayudarán a blanquear el esmalte dental, además de fortalecer nuestras encías previniendo su sangrado. Por otro lado, la menta es utilizada en muchas recetas por sus propiedades aromáticas que hará que nuestra boca desprenda un olor muy agradable.

Ingredientes

  • 2 fresas maduras
  • 2 cucharadas de arcilla blanca
  • 2 gotas de aceite esencial de menta

Preparación y tratamiento

  1. Coge dos fresas maduras y trituralas con la ayuda de una licuadora. Sino dispones de este utensilio, coge un tenedor y machacálas hasta formar una especie de pasta.
  2. Añade a la pasta de fresas, dos cucharadas de arcilla blanca y dos gotas de aceite esencial de menta. Ahora mézclalo todo muy bien y ya tendrás lista tu pasta dental casera.
  3. Para usarla, remoja tu cepillo de dientes en ella y cepíllatelos durante unos minutos. Cuando termines deja que actúe en la dentadura 1 o 2 minutos y enjuágate con agua.
  4. Por último, cepíllate el esmalte dental de la manera habitual. Es recomendable que después utilices un enjuague bucal para darle un extra de limpieza a tus dientes.

Este remedio natural solo debe ser utilizado entre 1 y 2 veces a la semana.

Este artículo es meramente informativo, en alimentaycura.com no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento médico ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a acudir a un médico en el caso de presentar cualquier tipo de condición o malestar.

Publicidad