Síntomas de anemia y tratamiento

0
217

Publicidad

Los síntomas de anemia varían según el tipo, la causa subyacente, la severidad y cualquier problema de salud como hemorragias, úlceras, problemas menstruales o cáncer. Los síntomas específicos de esos problemas se pueden hacer patentes primero.

La anemia produce un conteo de glóbulos rojos más bajo de lo normal. La anemia también puede ser el resultado de bajos niveles de hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno al cuerpo. No importa cuál sea la causa, hay menos oxígeno disponible y esto produce debilidad, mareos y dificultad para respirar. Es tratable una vez que se identifica la causa.

Los rangos normales de glóbulos rojos son diferentes para hombres y mujeres ya que en general, los hombres tienen cuerpos más grandes y mayores volúmenes sanguíneos. El valor normal para los hombres es de 5 a 6 millones de células/microlitro y en las mujeres es de 4 a 5 millones de células/microlitro.

Las tres causas principales de la anemia son la producción inadecuada o defectuosa de glóbulos rojos, una alta tasa de destrucción de los glóbulos rojos y el sangrado excesivo. La anemia puede ser leve y fácilmente tratable o severa y requerir intervención inmediata.

El cuerpo también tiene una notable capacidad para compensar la anemia temprana. Si su anemia es leve o se ha desarrollado durante un período de tiempo prolongado, es posible que usted no note ningún síntoma.

Síntomas de anemia comunes a muchos tipos

Fatiga fácil

Cansancio

Latidos cardíacos inusualmente rápidos, particularmente con el ejercicio

Falta de aliento y dolor de cabeza, particularmente con el ejercicio

Dificultad para concentrarse

Mareos

Piel pálida

Calambres en las piernas

Insomnio

Otros síntomas de anemia asociados con formas específicas de anemia

Anemia ferropenica

Las personas con deficiencia de hierro pueden experimentar estos síntomas de anemia:

Hambre de sustancias extrañas como papel, hielo o suciedad

Curvatura hacia arriba de las uñas, denominada coiloniquias.

Dolor en la boca con grietas en las esquinas

Anemia por Déficit de Vitamina B12

Las personas cuya anemia es causada por una deficiencia de vitamina B12 pueden tener estos síntomas:

Sensación de hormigueo y agujas en las manos o los pies.

Pérdida del sentido del tacto

Marcha tambaleante y dificultad para caminar

Torpeza y rigidez de brazos y piernas

Demencia

Anemia por envenenamiento de plomo

El envenenamiento crónico por plomo puede llevar a estos síntomas:

Una línea azul o negra en las encías llamada línea de plomo

Dolor abdominal

Estreñimiento

Vómitos

Anemia causada por la destrucción crónica de los glóbulos rojos

La anemia causada por la destrucción crónica de los glóbulos rojos puede incluir estos síntomas de anemia:

Ictericia que produce la aparición de piel y ojos amarillos

Orina marrón o roja

Úlceras en las piernas

No desarrollarse en la infancia

Síntomas de cálculos biliares

Anemia drepanocítica

Los síntomas de anemia drepanocítica pueden incluir

Fatiga

Susceptibilidad a la infección

Retraso en el crecimiento y desarrollo de los niños

Episodios de dolor intenso en las articulaciones, abdomen y extremidades

Anemia causada por la destrucción repentina de los glóbulos rojos

Los síntomas de la anemia causada por la destrucción repentina de los glóbulos rojos pueden incluir

Dolor abdominal

Orina marrón o roja

Ictericia

Moratones pequeños debajo de la piel

Convulsiones

Síntomas de insuficiencia renal

Cuando ir al medico por anemia

Llame a su médico si usted tiene factores de riesgo para la anemia o si nota cualquier signo o síntoma de anemia incluyendo:

Fatiga persistente, falta de respiración, frecuencia cardíaca rápida, piel pálida o cualquier otro síntoma.

Acuda a emergencias si tiene un problema respiratorio o nota cambios en los latidos del corazón.

Dieta deficiente o ingesta inadecuada de vitaminas y minerales en la dieta

Períodos menstruales muy abundantes

Síntomas de una úlcera, gastritis, hemorroides, heces fecales con sangre o cáncer colorrectal

Exposición ambiental al plomo

Anemia hereditaria

Para las mujeres que consideran el embarazo, su médico le recomendará que empiece a tomar suplementos de folato que benefician tanto a la madre como al bebé.

Factores de riesgo de la anemia

Cualquier persona de cualquier edad, raza y sexo puede desarrollar anemia. Las mujeres son más propensas a sufrir de ella debido a la pérdida mensual o puede ocurrir durante el embarazo si los niveles de nutrientes son demasiado bajos o el volumen sanguíneo aumenta durante el embarazo.

Muchos otros factores de riesgo pueden contribuir.

Su cuerpo necesita fabricar glóbulos rojos adecuados y los niveles insuficientes de ciertos nutrientes pueden contribuir.

El sangrado debido a una lesión o cirugía son causas potenciales.

Infecciones crónicas y estados de la enfermedad, incluyendo cáncer, colitis ulcerativa, artritis reumatoide, enfermedad renal, enfermedad hepática, enfermedad de la tiroides, insuficiencia cardíaca, enfermedad inflamatoria intestinal y VIH.

Ciertos tipos de enfermedades hereditarias que resultan en bajas cantidades de glóbulos rojos

Tratamiento para la anemia

El tratamiento médico de la anemia varía ampliamente y depende de la causa y la gravedad de la anemia. Si es leve y no tiene síntomas o síntomas mínimos, se realizará una investigación minuciosa por parte de un médico para encontrar cualquier causa que la produzca y comenzar con el tratamiento apropiado.

Es posible que su médico no trate su anemia hasta que se haya establecido la causa subyacente. El tratamiento para un tipo de anemia puede ser inapropiado y peligroso para otro tipo de anemia.

Si la anemia es leve y se descubre que está relacionada con niveles bajos de hierro, entonces se pueden administrar suplementos de hierro mientras se lleva a cabo una investigación adicional para determinar la causa. Si la anemia está relacionada con la pérdida repentina de sangre a causa de una úlcera estomacal que sangra entonces puede ser necesaria la hospitalización y una transfusión para aliviar los síntomas y reemplazar la sangre.

Anemia causada por la pérdida de sangre

Si usted pierde repentinamente un gran volumen de sangre, usted puede ser tratado con líquidos, una transfusión de sangre, oxígeno y posiblemente hierro para ayudar a su cuerpo a producir nuevos glóbulos rojos. Se trata identificando la fuente del sangrado, deteniéndolo y, si es necesario, proporcionando tratamiento para la anemia por deficiencia de hierro.

Anemia por una disminución en la producción de glóbulos rojos

El tipo de tratamiento que usted recibe depende de la causa de la disminución de la producción de glóbulos rojos.

Anemia ferropénica

En las mujeres jóvenes la anemia ferropénica puede ser el resultado de un sangrado menstrual abundante. Las mujeres u hombres que no tienen menstruación necesitan hacerse un examen del colon para ayudar a identificar la fuente de sangrado.

El cuerpo absorbe mejor el hierro cuando se toma en un medio ligeramente ácido, por lo que su médico puede sugerirle tomar hierro con un medio vaso de zumo de naranja.

También le puede recomendar que aumente la cantidad de hierro en su dieta. Las buenas fuentes alimenticias de hierro incluyen la carne roja, las judías, la yema de huevo, los productos integrales, las nueces y los mariscos. Muchos alimentos procesados y la leche también se refuerzan con hierro.

Con la anemia ferropénica, su médico probablemente le recomendará suplementos de hierro que contengan la forma ferrosa del hierro que puede absorber fácilmente. Si usted usa suplementos de hierro, recuerde las siguientes precauciones:

Consulte siempre con su médico antes de tomar suplementos de hierro. La ingesta excesiva de hierro puede ser perjudicial. Los síntomas de la sobredosis de hierro incluyen fatiga, vómitos, diarrea, dolor de cabeza, irritabilidad, enfermedades cardíacas y problemas articulares. La intoxicación por hierro es una de las causas más comunes de intoxicación accidental en niños pequeños y puede resultar fatal.

Es posible que necesite tomar suplementos de hierro hasta por un año para evitar los síntomas de anemia. Tomar suplementos de hierro con alimentos puede ayudar a prevenir los efectos secundarios comunes, que pueden incluir náuseas, diarrea, estreñimiento y dolor de estómago. Los suplementos de calcio interfieren con la absorción de hierro, por lo que es mejor tomarlos a diferentes horas del día.

Anemia por vitamina B12 y folato

El tratamiento depende de la causa de la deficiencia. Si sus reservas corporales están agotadas de vitamina B12, lo más probable es que su médico le pinche vitamina B12 aunque también puede administrarse bajo la lengua o en aerosol pero son caras. Existe una buena probabilidad de que muchos de los síntomas mejoren una vez que el cuerpo reciba el B12 necesario.

Las buenas fuentes alimenticias de vitamina B12 son la carne, el hígado, los riñones, el pescado, las ostras, las almejas, la leche, el queso y los huevos.

Algunas personas con deficiencia de vitamina B12 tienen una incapacidad permanente para absorber la vitamina y necesitarán inyecciones cada uno a tres meses o píldoras diariamente de por vida. Otros podrán tomar suplementos por vía oral.

Algunas formas de bypass gástrico se asocian con deficiencias de hierro, vitamina B12 y otros nutrientes típicamente absorbidos en la parte del estómago que se pasa por alto.

Si usted tiene una deficiencia de folato, su médico le recetará suplementos de ácido fólico y es posible que le recomiende aumentar la cantidad de folato en su dieta. Las buenas fuentes de folato en la dieta incluyen frutas frescas, verduras de hoja verde y verduras crucíferas como la coliflor, brócoli y coles de bruselas, productos lácteos y cereales integrales. Las verduras deben consumirse crudas o ligeramente cocidas.

Anemia por problemas de médula ósea y células madre.

Esta anemia tiende a ser más persistente y difícil de tratar. Los tratamientos para las anemias hereditarias, como la talasemia o la anemia drepanocítica, varían ampliamente y dependen de la afección específica y la gravedad de los síntomas. Algunas anemias no requerirán ningún tratamiento, mientras que otras pueden requerir transfusiones repetidas y otras medidas agresivas. Aunque la anemia aplásica ocasionalmente se remite espontáneamente, algunas personas con este trastorno requieren un trasplante de médula ósea.

Anemia drepanocítica

Ocasionalmente, los niños con enfermedad de células falciformes que tienen un donante apropiado pueden curarse con un trasplante de médula ósea. También hay un medicamento llamado hidroxiurea parece estimular la formación de una forma alternativa de hemoglobina y puede usarse para reducir la frecuencia del dolor óseo. De los síntomas de anemia el dolor óseo generalmente se puede aliviar con analgésicos y la anemia puede requerir transfusiones.

Anemia por enfermedad crónica

Es mejor tratar la afección subyacente siempre que sea posible. La anemia causada por enfermedad renal crónica o después de la quimioterapia a menudo se puede tratar con una inyección de eritropoyetina humana recombinante o darbepoetina. La eritropoyetina es una hormona que estimula la producción de glóbulos rojos en la médula ósea. La darbepoetina alfa es una forma sintética de eritropoyetina.

Anemia hemolitica

El tratamiento de la anemia hemolítica se adaptará a la causa subyacente. Los casos leves pueden no requerir ningún tipo de tratamiento. Si se puede identificar un agente ambiental como una sustancia química la exposición a este agente debe cesar inmediatamente. Otras personas con anemia hemolítica pueden necesitar cirugía para reemplazar las válvulas cardíacas defectuosas, extirpar un tumor o reparar vasos sanguíneos anormales.

A menudo se administrará tratamientos como líquidos intravenosos y medicamentos para el dolor. En algunos casos, puede ser necesaria una transfusión de sangre. Los esteroides pueden detener el ataque inmunológico del cuerpo en sus propios glóbulos rojos.

Ciertos factores dañinos se pueden eliminar de la sangre mediante un tratamiento llamado plasmaféresis. Si los síntomas de anemia hemolítica persisten a pesar del tratamiento el médico puede recomendar la extirpación quirúrgica del bazo como último recurso. La mayoría de las personas pueden llevar una vida normal sin bazo.

La anemia hemolítica prolongada puede causar que se desarrollen cálculos biliares a partir de los subproductos de la destrucción de glóbulos rojos. La cirugía de la vesícula biliar puede ser necesaria para los cálculos biliares sintomáticos. En casos extremadamente raros, el trasplante de médula ósea puede ser la única solución para ciertos tipos de anemia hemolítica.

Publicidad