Evita estos errores si quieres usar el AJO COMO ANTIBIÓTICO

0
92

Publicidad

Si desea que el ajo preserve sus beneficios, es importante saber cómo usarlo correctamente. De lo contrario, sus efectos serán limitados y es posible que no obtenga los resultados que desea. Si intenta utilizarlo como un remedio natural, debe evitar una serie de errores comunes.

Error n. ° 1: Usar ajo cocido

Cocinar es bastante aceptable si lo usa para condimentar su comida. Sin embargo, cocinar destruye el ingrediente activo en este remedio: alicina. La alicina es uno de los compuestos de azufre que se activa cuando el ajo crudo se mastica, pica o tritura. Pero se apaga por el calor, por lo que cocinar reduce su potencial de curación y debe evitarse.

A continuación se detalla cómo preservar los beneficios curativos del ajo al cocinar:

Aplastar el ajo, luego esperar 10 minutos antes de cocinar para maximizar los beneficios de salud. Dejar reposar durante 10 minutos antes de cocinar mejora la formación de alicina, asegura la síntesis máxima de alicina y también la hace más estable y resistente al calor. Luego cocine a fuego medio o bajo durante un corto período de tiempo (hasta 15 minutos).

Error n. ° 2: Tomar ajo en forma de píldora

Para evitar el olor y el sabor fuerte, algunas personas deciden tomarlo como pastillas. Como suele ser el caso, esta solución fácil no funciona realmente. Como se mencionó anteriormente, para activar el compuesto activo, debe ingerir el ajo triturado. Las píldoras, polvo o forma seca no pueden coincidir con el potencial terapéutico de un estado natural.

Error n. ° 3: Usar ajo que haya perdido frescura

Asegúrate de que las vainas que obtienes estén frescas y no se hayan almacenado durante mucho tiempo. Como siempre, el ajo orgánico es de lejos la opción más saludable.

Error n. °  4: Tomar muy poco

Si quieres combatir las infecciones de forma natural, necesitarás comer una porción generosa de ajo. Solo una pequeña cápsula probablemente no será suficiente para hacer el truco. Para una dosis terapéutica, dos o tres unidades de tamaño promedio por día. Las personas han informado que han curado infecciones graves masticando de dos a tres vainas al día.

Error n. ° 5: olvídate de reponer la flora intestinal

Debido a que el ajo actúa como un antibiótico, una gran cantidad puede afectar la flora intestinal (algunas cepas de Bifido) y agotar las bacterias. Al igual que con otros antibióticos, necesita un buen suministro de probióticos para ayudar a su intestino a recuperar el equilibrio. Puede comprar suplementos probióticos de buena calidad.

Pero, en general, el consumo de ajo es beneficioso para las buenas bacterias.

Error n. ° 6: No comer una dieta saludable

No puedes esperar a que el ajo haga todo por ti. También debe adoptar un estilo de vida saludable y una dieta que promueva el proceso de curación. Una dieta rica en azúcares y alimentos procesados ​​es dañina para su sistema inmune. Sus esfuerzos deben respaldarse con alimentos que le proporcionen alimentos reales y protejan su salud: verduras, frutas, alimentos probióticos, aceites saludables, proteínas magras y mucha agua.

Consejos para comer ajo fresco

Dijimos que la mejor manera de comer ajo como un antibiótico es comerlo crudo y fresco. No a todos les gusta su gusto. Los herboristas David Winston y Merrily A. Kuhn, RN, PhD, sugieren cortar las vainas y dejarlas reposar de 10 a 15 minutos. Luego, mézclelos con puré de manzana, miel u otro agente de apoyo que le resulte más fácil y sabroso ingerir.

¿Podemos comer ajo crudo con el estómago vacío?

A veces es recomendable masticar ajo con el estómago vacío por la mañana, antes del desayuno e incluso antes de beber agua. Este régimen ha funcionado bien.

Sin embargo, tenga en cuenta que para algunas personas, el ajo crudo con el estómago vacío puede causar irritación del tracto digestivo. Un estudio publicado en 2005 en el American Family Physician señaló que consumir cantidades excesivas de ajo crudo, especialmente con el estómago vacío, puede causar trastornos gastrointestinales, flatulencias y cambios en la flora intestinal.

Siempre es recomendable comenzar con pequeñas cantidades y observar la reacción de su cuerpo. Esto también es importante porque algunas personas son alérgicas al ajo. Podrían desarrollar una variedad de síntomas, que incluyen hinchazón, diarrea, náuseas, vómitos y diversas reacciones cutáneas (enrojecimiento, eccema). Las personas que son intolerantes aún pueden consumirlo en pequeñas cantidades, pero sus síntomas pueden aparecer cuando se aumenta la dosis. Sin embargo, en la mayoría de las personas, el ajo no causa efectos secundarios.

El uso médico del ajo se conoce desde hace más de 3000 años. Hippocrates ya lo ha prescrito para el tratamiento del cáncer de cuello uterino, y Albert Schweitzer lo ha usado para tratar la disentería en África. Este antibiótico antiguo es compatible con la comunidad científica y los curanderos naturales de todo el mundo.

Publicidad