Remedios naturales para eliminar el dolor causado por la artritis

    0
    44

    Publicidad

    La libertad de movernos de un lado para otro y para sentarnos y levantarnos o quedarnos acostados es un derecho que no se le niega a nadie.

    Sin embargo las personas que tienen dificultad para moverse  se limitan a realizar muchas actividades que les gusta hacer.

    Esta limitación viene por causa del artritis, que es la inflamación de una o mas de las articulaciones.

    Hay dos tipos de artritis, la osteo y la reumatoide.

    Ambas afectan las articulaciones en gran manera, porque la osteoartritis, desgasta el cartílago que acolcha los huesos para que no rosen unos con otros.

    La artritis reumatoide es un poco menos directa, pero causa un trastorno inmunológico que hace que la membrana sinovial, un tejido blando que protege a las articulaciones del cuerpo) se inflame y puede conducir a la perdida del hueso.

    Pero para cualquier tipo de artiritis hay remedios caseros y una lista de maneras naturales de aliviar el dolor de la artritis.

    Veamos:

    1. Cúrcuma y té de jengibre

    La cúrcuma y el jengibre son anti-inflamatorios naturales y ayudará  a aliviar los dolores causados por la osteo artritis y  la artritis reumatoide.

    La cúrcuma en particular, ha recibido mucha atención últimamente.

    Su ingrediente activo es algo llamado curcumina, que es un poderoso antioxidante.

    Además, disminuye los niveles de dos enzimas responsables de causar inflamación (que es lo que a menudo estamos luchando con la artritis.)

    Puedes tomar un té con estos dos remedios o tomarlo en  forma de cápsula.

    Para hacer el te necesitará lo siguiente:

    -2 tazas de agua
    -1/2 cucharadita de jengibre molido
    -1/2 cucharadita de cúrcuma molida
    -Miel para mejorar su sabor.

    Procedimiento:

    Lleve 2 tazas de agua a ebullición, y agregue ½ cucharadita de jengibre molido y cúrcuma molida.

    Reduzca a fuego lento y deje que hierva por 10 a 15 minutos.

    Luego a esta poción, se le debe  agregar la miel al gusto, y disfrutar dos veces al día.

    Esta receta alcanza para dos porciones.

    2. Sales de Epson

    La Sal de Epson contiene sulfato de magnesio lo cual puede causar un poco de temor el ingerirla, pero es realmente una sustancia maravillosa.

    Un mineral de origen natural, el sulfato de magnesio se ha utilizado para obtener alivio del dolor durante años, a saber, debido a sus altos niveles de magnesio.

    Necesitará:
    -1/2 taza de sal de Epson
    -Un tazón grande
    -Agua tibia

    Procedimiento:

    Llene un tazón grande con agua tibia y agregue ½ taza de sal de Epson.

    Revuelva muy bien el agua y  sumerja sus empalmes adoloridos en el líquido.

    Si usted está experimentando dolor en un lugar que no es conveniente empapar, como las rodillas, trate de tomar un baño con sales de Epson.

    Puede tomar la ducha en una bañera llena de agua tibia y añadir 2 tazas de sal de Epson.

    Remoje durante 15 minutos (por lo menos.)
    Más información sobre este procedimiento aquí:

    3. El magnesio:
    El magnesio es algo que nuestros cuerpos necesitan, pero no podemos obtenerlo por nosotros mismos.

    Se utiliza en más de 300 diferentes respuestas biomecánicas en nuestro cuerpo.

    Relaja todos nuestros músculos y terminaciones nerviosas, aliviando la rigidez y el dolor.

    Es incluso parte de lo que hace que nuestro corazón latir.

    Ayuda   no sólo a relajar los músculos y aliviar el dolor pero también ayuda a fortalecer los huesos.

    El American Journal of Clinical Nutrition llevó a cabo uno de los muchos estudios sobre el magnesio y demostró que las personas que tenían una dieta alta en magnesio o tomaban suplementos tenían mayor densidad ósea, y los huesos más fuertes en general.

    Hay varias maneras de obtener más magnesio y utilizarlo para la artritis en particular.

    Las cápsulas de magnesio son una buena cosa para agregar a  las vitaminas diarias, pero funcionan mucho mejor cuando se utilizan junto con una dieta mejorada.

    Coma alimentos ricos en magnesio, que incluyan hojas verdes oscuras (como espinacas), nueces y legumbres (frijoles).

    Aceite:

    El aceite de magnesio  se puede aplicar sobre la piel y se absorbe a través de la misma.

    Trate de frotarlo sobre las articulaciones doloridas para aliviar el dolor.

    4. Lubricar con aceite de oliva

    La misma consistencia del aceite de oliva le hace parecer como algo para lubricar sus articulaciones y eliminar el dolor de la artritis, y resulta, en realidad lo hace.

    Un compuesto principal en aceite de oliva llamado oleocanthal inhibe las enzimas inflamatorias COX-1 y COX-2, al igual que Advil o aspirina.

    El estudio mostró que 1 ½ cucharadas es igual a 200 mg de ibuprofeno.

    Sin embargo, no todos los aceites son iguales.

    La madurez de las aceitunas en el momento en que fueron procesadas  ​​también determina el nivel de oleocanthal.

    Se puede tomar en bebida o en pastilla para obtener mayores beneficios, pero es alto en calorías y se debería sustituir,  por cualquier grasa o mantequilla.

    Puede frotar un poco de aceite de oliva en las articulaciones adoloridas dos veces al día, masajee en cada una suavemente.

    También puede tomar dos o tres cucharadas al día, asegurándose de renunciar a alguna otra forma de grasa debido a la alta cantidad de calorías existentes en el aceite.

    5. Hojas de diente de león
    Las hojas de diente de león,  son muy  altas en vitaminas A y C, y las hojas de diente de león pueden ayudar a reparar el tejido dañado y ayudar al hígado a eliminar las toxinas.

    Algunos estudios, aunque bastante limitados, también han demostrado las propiedades anti-inflamatorias del ácido linoleico.

    El un ácido linoleico,  graso esencial requerido por el cuerpo para producir prostaglandina,  básicamente regula el sistema inmunológico y suprime la inflamación.

    Debido a su implicación con las respuestas inmunes el diente de león muestra un gran potencial cuando se trata de curar la artritis reumatoide en particular.

    Usted puede disfrutar de las hojas de diente de león en las ensaladas de manera agradable, o preparar el té con ellas.

    Necesitará:
    -3 cucharaditas de hojas de diente de león fresco, o 1 cucharadita de
    -1 taza de agua hirviendo
    -Un puñado de hojas frescas (si se hace una ensalada)
    -Un poco de aceite de oliva virgen (si se hace una ensalada)

    Procedimiento:
    Para el té de diente de león fresco, agregue 3 cucharaditas de hojas frescas o 1 cucharadita de hojas secas en 1 taza de agua hirviendo.

    Colar y beber el té dos veces al día.

    El té de diente de león es muy amargo, por eso es aconsejable que agregues miel para endulzarlo un poco.

    Publicidad