Jugo de Banana y patata para tratar las úlceras de estómago

0
91

Publicidad

Queda claro que este jugo de plátano no va a curar estas dolencias, lo que conseguirá es tratar la úlcera y favorecer su cicatrización gracias a la leucocianidina, un tipo de flavonoide que reconstruye el tejido herido o inflamado de la mucosa gástrica.

Las úlceras estomacales son llagas abiertas que se forman en el revestimiento mucoso interno del estómago y la parte superior del intestino delgado.

Es un tipo de lesión que aparece por el crecimiento excesivo de la bacteria H. pylori y la irritación que produce el consumo prolongado de ciertos medicamentos.

Se manifiesta a través de un intenso dolor abdominal, el cual puede venir acompañado con reflujo ácido, inflamación y otra variedad de síntomas digestivos.

Si bien no siempre representan un problema grave, es fundamental prestarles atención para no desarrollar complicaciones como infecciones y sangrados.

Por fortuna, los casos más leves se pueden combatir de forma natural gracias a las propiedades de algunos ingredientes que neutralizan el exceso de ácido.

En esta ocasión queremos compartir un licuado de patata y banana, ideal para controlar la acidez y acelerar la cicatrización de la mucosa gástrica afectada.

¡No dudes en probarlo!

Close-up of bananas and potatoes

Al combinar las propiedades digestivas del zumo de patata con los nutrientes de la banana podemos obtener un efectivo remedio contra el ardor y el malestar causado por las úlceras estomacales.

Estos ingredientes neutralizan el exceso de acidez causado por la producción excesiva de jugos gástricos y, a su vez, aceleran la regeneración del revestimiento mucoso lesionado.

Beneficios de la patata

El zumo de patata es uno de los mejores remedios naturales para aliviar las afecciones que se producen por un desequilibrio en el nivel de ácidos del estómago.

Su ligero aporte de fibra, además de sus antioxidantes y minerales, optimiza el proceso digestivo y disminuyen la irritación de la mucosa gástrica.

Contiene sales alcalinas que ayudan a regular los procesos inflamatorios, acelerando el proceso de cicatrización del revestimiento afectado.
Es ideal para disminuir el reflujo ácido y la sensación de quemazón estomacal.

Beneficios de la banana

La banana es una fruta rica en almidones y compuestos antioxidantes que, tras asimilarse en el organismo, ayudan a crear un equilibrio en el pH estomacal.

Su significativo aporte de fibra mejora la digestión de los alimentos pesados y evita que se fermenten en el intestino.

Neutraliza la acidez causada por un desbalance el pH del estómago, disminuyendo la aparición de lesiones y llagas en la capa que protege el estómago.
Contiene vitaminas y minerales que son claves para restablecer la salud de los tejidos lesionados.
Frena las molestias causadas por el reflujo gastroesofágico y la gastritis.

Jugo de plátano, saludable para la gastritis y las úlceras de estómago

 Para preparar este licuado lo ideal es utilizar una patata no muy madura y que esté libre de brotes. Asimismo, lo mejor es emplear una banana verde, ya que aportan más almidón y flavonoides.

Ingredientes

1 patata
1 banana verde
½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

Lava bien la patata, retírale la cáscara y córtala en varios trozos.
Procésala en la licuadora para obtener su zumo y resérvalo.
Corta la banana verde en varios trozos y agrégala al vaso de la licuadora junto con el zumo de patata.
Añade medio vaso de agua para facilitar el licuado y procesa por unos instantes, hasta que todo quede bien integrado.

Modo de consumo

Prepara el licuado en la mañana y bébelo 30 minutos antes de desayunar.
Repite su consumo todos los días hasta notar una mejoría.

¿Cómo saber si tengo úlceras estomacales?

El síntoma más frecuente de las úlceras estomacales es un dolor en la zona abdominal. Su intensidad puede variar en función de la severidad de la lesión y la producción de jugos ácidos en el estómago.

Esta dolencia, a menudo, se acompaña con:

Ardor en la parte superior del estómago
Agruras o reflujo ácido
Sensación de llenura o pesadez
Inflamación y exceso de gases
Intolerancia a las comidas grasas
Náuseas y vómitos

Dado que estas molestias también se pueden manifestar por otras enfermedades, es importante consultar al médico para recibir un diagnóstico preciso y oportuno.

Los exámenes para comprobar la presencia de úlceras pueden incluir:

Pruebas de laboratorio para H. pylori
Radiografías del sistema digestivo (serie gastrointestinal superior)
Endoscopia de vías digestivas altas (EGD)
Examen de hemoglobina en la sangre para comprobar si hay anemia

¿Tienes síntomas de úlceras estomacales? Combátelos con este licuado natural y consulta al médico para evaluar el alcance del problema.

Recuerda que, aunque no siempre son graves, pueden presentar complicaciones importantes si no se les da un tratamiento adecuado.

Publicidad