Cómo usar agua tibia y sal marina para la hinchazón en los pies

0
57

Publicidad

Sufrir de hinchazón en los pies puede ser incómodo y doloroso. Aunque es un síntoma leve que no suele alertar nada grave, su aparición recurrente puede ser una señal de otras afecciones como el edema o los trastornos circulatorios.

En la mayoría de los casos desaparece tras un periodo adecuado de descanso; sin embargo, algunos presentan complicaciones que pueden afectar la capacidad de movimiento y la vida cotidiana.

Es muy importante solicitar un chequeo médico cuando el problema se prolonga por varios días. A veces es necesario determinar por qué se originapara encontrar un tratamiento efectivo y apropiado.

Si no hay una causa que requiera intervención, podemos recurrir a soluciones antiinflamatorias de origen natural que, por sus propiedades, promueven la sensación de alivio.

Entre estas opciones nos encontramos con la clásica terapia de agua tibia y sal marina, recomendada desde hace décadas por sus efectos relajantes.

¿Te animas a probarla? ¡Toma nota!

¿Cuáles son las causas de la hinchazón en los pies?

Hay muchos factores que pueden influir en el problema de hinchazón en los pies. A menudo, se desencadena por una insuficiencia venosa que conduce a dificultades en el riego sanguíneo y acumulación excesiva de líquidos.

Una excursión larga a pie, demasiadas horas sentados o ejercicios de alto impacto físico pueden empeorar el problema de circulación, aumentando la recurrencia de este síntoma.

Otros factores relacionados son:

Uso de calcetines demasiado ajustados

Uso de tacones altos

Malas posturas al caminar o hacer ejercicio

Ser sedentario, tener sobrepeso u obesidad

Consumir demasiada sal y azúcar

Tener enfermedades autoinmunitarias

Sufrir lesiones o infecciones en los pies y piernas

Cambios hormonales

Tener diabetes, hipertensión o hipercolesterolemia

¿Por qué utilizar agua tibia con sal marina para calmar la hinchazón en los pies?

El tratamiento de agua tibia con sal marina es una solución milenaria para disminuir los dolores corporales que afectan el movimiento y las habilidades físicas.

Durante siglos ha sido uno de los complementos para disminuir la hinchazón y el cansancio de los pies,dado que contiene nutrientes que estimulan la relajación de los músculos.

Beneficios

Los minerales de la sal se absorben con facilidad a través de la piel, brindando una fuerte sensación de alivio ante problemas inflamatorios y circulatorios.

Resulta útil para refrescar y revitalizar los piesdespués de una larga y agotadora jornada.

Sirve como aliado contra las callosidades y hongos, factores que pueden deteriorar la salud de los pies.

La sal tiene propiedades exfoliantes que remueven las células muertas para conservar la piel suave.

Su efecto relajante reduce la tensión muscular y alivia el estrés.

Disminuye la sensación de dolor cuando la hinchazón está causada por una lesión.

¿Cómo preparar este remedio con agua tibia y sal marina?

El remedio con agua tibia y sal marina es muy fácil de preparar y no tiene contraindicaciones. Se puede emplear todos los días, en especial si los pies sufren algún tipo de presión excesiva a lo largo de la jornada.

Ingredientes

5 tazas de agua (1250 ml)

½ taza de sal marina gruesa (100 g)

Preparación

Pon a calentar las tazas de agua hasta que alcancen una temperatura soportable para la piel.

Viértelas en un barreño y agrégales la sal marina.

Mezcla unos segundos para que la sal se disuelva.

Modo de uso

Sumerge los pies en el barreño durante 20 o 30 minutos.

Pasado este tiempo, sécalos bien con una toalla limpia y descansa.

Otras recomendaciones para aliviar la hinchazón de los pies

El tratamiento anterior tiene efectos inmediatos contra la hinchazón de los pies; sin embargo, para óptimos resultados, es bueno tener en cuenta otras recomendaciones que ayudan a controlarlo:

Eleva las piernas durante 3 o 5 minutos si llegas cansada a casa. Este sencillo ejercicio reactiva la circulación y brinda una agradable sensación de alivio.

En caso de edema o enfermedades inflamatorias, opta por hacerte masajes regulares con aceites antiinflamatorios y relajantes.

Consume abundante líquido al día, ya que la deshidratación puede empeorar la retención de líquidos.

Ejercita los pies varias veces a la semana.

Incrementa el consumo de alimentos ricos en magnesio u opta por acceder a suplementos de este mineral.

¿Te aqueja este síntoma? Si aún no has probado este tratamiento con agua tibia y sal marina, prepáralo la próxima vez que te enfrentes a este problema.

Publicidad