Por qué cuando te resfrías o sufres alergia una mitad de la nariz siempre está más congestionada que la otra

0
77

Publicidad

No, no son imaginaciones tuyas ni le pasa nada a tu nariz. Cuando tenemos resfriado o alergia, la nariz parece congestionarse solo a medias. Por mucho que tires de pañuelos y spray nasal, uno de los orificios está perfectamente despejado y el otro es un atolladero de mocos. ¿Por qué ocurre esto?

La respuesta es interesante porque no tiene nada que ver con el resfriado, sino con nuestro propio organismo. Concretamente con una función muy específica que tiene su origen en el sistema nervioso autónomo y se llama ciclo nasal. El diccionario medico de la Universidad de Navarra define el ciclo nasal como:

Alternancia de fases de congestión y descongestión de los plexos cavernosos de las fosas nasales. Su duración es de tres a cuatro horas y se produce alternantemente en cada fosa.

Sí, aunque resulte extraño, el interior de nuestra nariz no es una simple caverna estática sus paredes se dilatan y contraen cada cierto tiempo bombeando sangre en los plexos cavernosos de una manera similar al mecanismo que hace que el pene se mantenga erecto.

¿Para qué hace esto la nariz? Se cree que el ciclo nasal cumple dos funciones. La primera es de simple mantenimiento. Cerrar parcialmente una mitad de la nariz permite a los cilios y mucosidad de esa parte descansar durante unas horas. La segunda función tiene que ver con el olfato. La nariz detecta los olores captando las partículas químicas que flotan en el aire, pero hay esencias concretas que se captan mejor a más velocidad, mientras que otras necesitan que el aire circule más lentamente. Tener la nariz abierta de forma desigual redondea nuestro sentido del olfato.

Normalmente apenas somos conscientes del ciclo nasal porque lo rige el mismo sistema nervioso que regula nuestros órganos. Si somos conscientes de ello cuando nos resfriamos es precisamente porque la acumulación de mocos en la mitad menos abierta hace que no podamos respirar en absoluto por ella. El efecto es aún más patente si estamos tumbados o recostados sobre esa mitad. Lamentablemente, no hay nada que acer al respecto. Se irá pasando solo a medida que el ciclo nasal pase de una mitad a otra.

Publicidad