Vitaminas y minerales para las quemaduras de sol

0
286

Las quemaduras de sol pueden ser tan severas como las producidas por fuego u objetos calientes, y requieren de hasta tres meses para que la piel se recupere.

Las quemaduras de sol repetidas son una vía segura para el envejecimiento prematuro de la piel, las manchas negras y un riesgo de cáncer de la piel engendrado por el daño de la acumulación de rayos ultravioleta provenientes de la exposición cotidiana y los bronceados.

Las lociones solares y otros preventivos descritos en “Exposición al sol” erradicarían el eritema solar si no fuera por un “error del operador”, el ignorar el poder de los rayos ultravioleta UVB y otros factores agravantes.

No siempre es posible mantenerse alejado del sol entre las diez de la mañana y las tres de la tarde. Los sombreros se los lleva el viento, los anteojos oscuros se rompen.

El agua es la cómplice del sol. Ya sea congelada en una pista de esquiar, o tibia en una piscina, el agua refleja la luz del sol y aumenta su intensidad. Si no están protegidos por lentes oscuros, la capa exterior y la clara de los ojos pueden quemarse y requerir varios días de oscuridad para recuperarse.

Además de permitir la penetración de los rayos UV en la piel de los nadadores, el agua puede actuar como un prisma y concentrar el calor del sol en lugares inmóviles del cuerpo, en la misma forma en que una lupa puede ser utilizada para encender fuego. John R. no pudo caminar durante una semana después de que sus pies se “cocinaron” al tenerlos sumergidos en el agua, sentado en un banco frente a un lago, pescando toda una tarde. El dolor y el enrojecimiento comenzaron esa noche; por la mañana cada pie tenía un círculo hinchado y amoratado de cinco centímetros de diámetro en el empeine, y otro más pequeño en la planta.

El afeitarse inmediatamente antes de la exposición al sol puede exagerar la sensibilidad en los rostros masculinos o las piernas femeninas.

Ciertos productos para después de afeitarse, colonias, cosméticos o jabones a veces causan un salpullido parecido a una quemadura después de sólo unos minutos al sol. Los medicamentos como antibióticos,antihistamínicos, diuréticos, anticonceptivos orales y tranquilizantes pueden aumentar y amplificar los efectos dañinos de los rayos del sol en algunas personas.

Consejo de primeros auxilios  Utilizar bolsas de hielo o compresas frías. Se debería consultar con un médico si vienen náuseas, escalofríos o fiebre con una quemadura de sol severa.

.

Vitaminas y minerales

Algunos casos de sensibilidad excesiva al sol se han corregido tomando 25.000 unidades internacionales IU de beta-caroteno, vitaminas D y C adicionales y las vitaminas del complejo B, PABA y ácido pantoténico.

Muchas personas tienen reacciones adversas a la PABA (protección contra los rayos UV que se usaba en las primeras lociones solares), pero para las demás, 1.000 miligramos de PABA diarios podría acelerar la curación de las quemaduras de sol —especialmente cuando se aplica un ungüento de PABA o una loción hecha disolviendo una cucharadita de las tabletas molidas en 1/4 taza de agua.

El beber diariamente ocho o más vasos de agua, o de bebidas no alcohólicas, ayuda a contrarrestar los efectos deshidratantes de las quemaduras de sol.

Una dieta balanceada con muchas proteínas provee nutrientes necesarios para la recuperación de la piel y de los tejidos. Suplementos de las vitaminas antioxidantes A (25.000 unidades internacionales IU de beta-caroteno), C con bioflavonoides (de 1.000 a 10.000 miligramos en dosis divididas), E (de 100 a 600 IU), además de 15 a 50 miligramos de zinc, ayudan a neutralizar los dañinos radicales libres que se producen cuando la piel es quemada por el sol, y ayudan al proceso de recuperación.

.

image7

Publicidad