4 repelentes caseros contra los mosquitos

0
286

Publicidad

En época de calor hay más presencia de mosquitos, abejas y prácticamente cualquier insecto volador. Esto no solo ocurre en los bosques, sino también en cualquier sitio donde haya mucha vegetación como árboles y arbustos.

Los zancudos, como también se les conoce, siempre han sido una gran molestia para todos,  ya sea por su aturdidor e incómodo sonido o por las picaduras que causan.

Más allá de una picadura y el dolor, picazón y ardor que viene consigo, muchos mosquitos pueden transmitir enfermedades como el dengue, las cuales pueden llegar a ser mortales si no se tratan adecuadamente.

Es realmente importante contar con una protección a la hora de salir de casa. El problema es que los repelentes comerciales tienden a ser muy pegajosos, a manchar la ropa o tener olor bastante desagradable.

Para evitar todo esto, lo mejor es preparar tu propio repelente contra los mosquitos y aquí en Mejor con Salud te contamos cómo hacerlo.

Tips para repeler a los mosquitos

Además de usar algún producto para el cuerpo que evite que los mosquitos se acerquen, se pueden tomar varias medidas externas que ayudan a mantener nuestro espacio libre de la presencia de zancudos e insectos voladores.

El vinagre es excelente para espantar a los mosquitos, ya que su olor los repele. Coloca un vaso lleno de vinagre en tu ventana o puerta y lograrás que los zancudos no entren.

Ingiere alimentos ricos en vitamina B.

El azufre de ajo es excelente para eliminar no solo mosquitos, sino también moscas, garrapatas y pulgas. Para aprovecharlo basta con mezclar agua con ajo y dejarlo reposar para después esparcirlo por toda la casa con un spray.

Es muy importante tener la piel humectada. La crema o loción para el cuerpo es excelente para ahuyentar a los mosquitos.

Esta crea un efecto patín, por lo que evita que los zancudos se posen sobre el cuerpo y piquen.

Consume mucha vitamina C. Esto hará que sudes más y, puesto que los mosquitos odian el sudor, es una técnica natural y sencilla para evitarlos.

La albahaca fresca también es una excelente opción. Puedes tener alguna maceta dentro de tu sala o habitación.

Esta planta es muy aromática y los aromas fuertes no son del agrado de los mosquitos, por lo que se convierte en una opción fácil y sencilla.

Repelentes caseros contra los mosquitos

Tomando en cuenta los tips anteriores, es importante tener un repelente en caso de que nos encontremos fuera de casa o se nos presente algún viaje o salida a la playa o la piscina.

Estos repelentes, además de ser económicos y muy efectivos, no son engorrosos de preparar ni dejan una textura pegajosa en la piel.

A continuación te presentamos los 4 mejores repelentes para hacer en tu casa:

Eucalipto

Ingredientes

40 gotas de aceite esencial de eucalipto

1 taza de agua (250 ml)

Preparación

Mezcla el aceite esencial con el agua, preferiblemente tibia, dentro de un atomizador.

Espera que se repose y aplícalo en las áreas donde quieras eliminar los mosquitos, o directamente sobre tu piel.

Lo más recomendable es aplicarlo en la noche o en la tarde para que tenga más efecto.

Aceite de almendras

Este repelente es excelente para aplicárselo a los niños más pequeños, ya que es muy suave para su piel y tiene un aroma delicioso.

Ingredientes

½ taza de aceite de almendras (100 g)

15 gotas de aceite esencial de albahaca.

15 gotas de aceite esencial de geranio.

Preparación

Mezcla los tres ingredientes en un atomizador o frasco con dispensador y aplícalo sobre la piel cada 2 o 3 horas.

Albahaca

Ingredientes

2 cucharadas de planta seca de albahaca (20 g)

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Prepara una infusión agregando las 2 cucharadas de albahaca a las 2 tazas de agua hirviendo.

Revuelve muy bien y deja reposar unas 4 horas, aproximadamente.

Pasado el tiempo indicado puedes rociarlo con un spray en la habitación donde quieras repeler a los mosquitos.

Lavanda

Ingredientes

2 cucharadas de lavanda seca (20 g)

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Repetiremos el mismo proceso que con la albahaca. Haremos una decocción con la lavanda y la dejaremos reposar 4 horas para, después, rociarla con un spray.

Si no quieres realizar todo este proceso, puedes optar por el aceite esencial de lavanda y agregarle a cualquier crema humectante de 5 a 6 cucharadas (unos 100 g).

Mezclaremos bien y lo aplicaremos sobre la piel.

Publicidad