Cómo Dominar las Hormonas que te Hacen Subir de Peso

0
313

Publicidad

Es difícil imaginar que nuestro peso no dependa tanto de apio y filete de pollo preparado al vapor sino de ciertas sustancias químicas de nuestro organismo. Pero son precisamente las hormonas las que le dan la orden al organismo de almacenar las grasas o bajar de peso.

Existen muchos factores que influyen en el peso: falta de movimiento, genética, comer en exceso, sin embargo, mucho tiene que ver con las hormonas que son responsables del metabolismo.  Son precisamente las hormonas las que deciden si subir o bajar de peso.

Hormonas que te Hacen Subir de Peso

Cuatro son las hormonas responsables de los cambios bruscos de peso:

1- Insulina:

Las células reciben energía de glucosa. Después de comer, el nivel de glucosa aumenta y el páncreas secreta insulina. La insulina te ayuda a suministrar la glucosa a las células. Por así decirlo, junto la insulina toca las puertas de las células para entregarles la glucosa. Las células abren la puerta, dejando que la glucosa entre.

La insulina nos da energía pero también acumula y conserva la grasa.  Si el organismo tiene un nivel alto de insulina, la grasa se estará acumulando.

2- Cortiso:

El cortisol es la hormona del estrés. Es secretada por las glándulas suprarrenales para prevenir que la glucosa entre en la sangre. Precisamente por eso el estrés provoca el deseo de comer algo dulce, así el organismo acumula fuerzas para enfrentarse a situaciones difíciles.  El cortisol acelera el metabolismo para conservar energía. Si el organismo tiene un nivel de cortisol alto, la grasa se estará acumulando.

3- Leptina:

La leptina es la hormona de la satisfacción que se produce por las células de grasa y le envía al cerebro la señal de que “estás lleno”. Controla la velocidad del metabolismo y decide qué hacer con la grasa: acumularla o quemarla. Si el organismo tiene un nivel de leptina bajo, comerás en exceso. Muchas veces lo que provoca el nivel de leptina bajo es la falta de sueño, por eso es tan importante saber organizar el día.

4-Las Hormonas Tiroideas:

Las hormonas tiroideas (T3 y Y4) se producen por la glándula tiroides y agilizan la quema de grasa. De ellas depende la velocidad del metabolismo. Si el organismo tiene un nivel bajo de las hormonas tiroideas, la grasa se estará acumulando.

¿Qué necesitas comer y cómo entrenarte para bajar de peso?

Alimentación:

Las investigaciones muestran que la frecuencia óptima de alimentación son tres veces por día.  Las dietas estrictas son un estrés para el organismo. Te volverás esbelto pero no por mucho, y tu organismo recibirá la señal de que está pasando por tiempos difíciles y que debe hacer reservas por si las dudas. Como resultado, incluso si comes poco, tu peso puede aumentar.

Es mejor bajar de peso poco a poco, disminuyendo la cantidad de calorías gradualmente (por ejemplo, si debes consumir 1900 kcal al día, consume 1700; la cantidad exacta depende de tu edad, estatura, peso y estilo de vida). Así convencerás al organismo de que no debes almacenar grasa.

Consume alimentos que contribuyan al desarrollo de la insulina. Se trata de productos con un bajo índice glucémico (IG). GI indica qué nivel de glucosa habrá en la sangre después de comer el producto.

En vez de consumir carbohidratos rápidos, consume proteínas y fibra; te llenan bien y te ayudan a no comer en exceso. Las proteínas son la materia prima para construir los músculos, y cuantos más posees, más calorías gasta el organismo incluso en un estado de inactividad.

Ejercicios:

Cuando entrenas, los músculos consumen las reservas de glucosa y necesitan reponerlas. Esta investigación demostró que los entrenamientos más eficientes para aumentar la sensibilidad a la insulina son los entrenamientos de alta intensidad por intervalos.

El tiempo óptimo de entrenamiento es 1 — 1,5 horas para ejercicios de intensidad moderada. Pero solo bastan 20 minutos si se trata de entrenamientos de alta intensidad por intervalos.

Después de un entrenamiento, el organismo sigue gastando calorías aún al día siguiente. Durante el entrenamiento, consume una bebida de proteínas y carbohidratos (o de carbohidratos únicamente), esto te ayudará a tener el cortisol bajo control.

Publicidad