La importancia del calcio en la salud muscular

0
54

La importancia del calcio en la salud muscular

Publicidad

salud-muscular.jpg” class=”attachment-bk1000_600 size-bk1000_600 wp-post-image kalooga_26682″ alt=”Propiedades del calcio”>

Los minerales son elementos naturales que constituyen entre el 4 y el 5% de nuestro organismo y que son fundamentales para el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Así, los minerales son básicos para procesos como la producción de hormonas, la formación de nuestros huesos o la regulación del ritmo cardíaco.

Entre los minerales imprescindibles para el cuerpo humano se destacan los macrominerales, esto es, aquellos minerales que el organismo precisa en una mayor proporción. En este grupo de macrominerales se encuentran el potasio, el calcio, el fósforo, el cloro, el azufre, el sodio y el magnesio, siendo el calcio uno de los más abundantes y esencial para la salud, la nutrición y protagonista en muchas de las funciones básicas de nuestro cuerpo. Si deseas conocer más sobre el calcio, en este artículo la importancia del calcio en la salud muscular, así como en qué funciones vitales básicas es clave.

¿Qué es el calcio y cuáles son sus funciones básicas?

El calcio es un macromineral esencial para que nuestro cuerpo realice son normalidad una serie de funciones vitales básicas. Es el mineral más abundante, constituye un 2% de nuestro peso corporal, y su aporte diario debe ubicarse entre los 1.000 mg y 1300 mg, variando esta dosis en función del sexo y la edad. Entre las funciones vitales para las que el calcio es fundamental se destacan:

La activación de ciertas enzimas y el envío y recepción de neurotransmisores entre células.

El mantenimiento del ritmo cardíaco.

El desarrollo y mantenimiento de huesos y dientes.

La contracción y relajación de los músculos.

La coagulación sanguínea.

El funcionamiento del sistema nervioso. La regulación de la presión arterial. El normal funcionamiento del cerebro.

¿Por qué es importante el calcio para los músculos?

Aunque siempre se relaciona el calcio con el desarrollo y mantenimiento de los huesos, su papel dentro de la salud muscular es también fundamental. Así, las concentraciones de calcio dentro de las células musculares facilitan movimientos como la contracción y la relajación de los músculos, conociéndose este proceso bioquímico como el ciclo del calcio. Una menor concentración de calcio en sangre influirá en nuestro rendimiento muscular ocasionándonos calambres y espasmos, y debilidad y lentitud muscular de presentarse una hipercalcemia o gran cantidad de calcio en sangre.

El llamado ciclo del calcio tiene lugar en las células musculares y concretamente a los hilos de las fibras denominadas miofilamentos que separan las células musculares del resto de células. Al contraerse el músculo los miofilamentos se acortan, siendo una red que rodea a éstos la que controla la concentración de calcio que precisa cada movimiento. Así, la contracción muscular es la señal que pone en marcha la llegada de calcio y la inundación de los miofilamentos, hecho que conlleva un acortamiento de los mismos y la contracción del músculo, mientras que cuando el calcio se retrae y retorna al interior de la red o RS que envuelve cada miofilamento. En este momento el músculo se relaja.

¿Qué alimentos pueden aumentar el nivel de calcio en el organismo?

Para que tu cuerpo recupere sus niveles de calciopuedes recurrir al remedio más natural y recomendable: alimentarte bien. Para ello puedes recurrir a alimentos ricos en calcio tanto de origen animal como de origen vegetal. Entre los de origen animal se destacan la leche y todos sus derivados, además de las conservas en aceite como las de las sardinas y la caballa o las yemas de huevo.

Por lo que respecta a las de origen vegetal, puedes encontrar buenos niveles de calcio en la quinoa, los cereales integrales, el salvado de trigo, el ajo, el perejil, las espinacas, las zanahorias, los calabacines, además de en legumbres y frutas tan ricas como las uvas, las fresas, los pomelos, las peras, las ciruelas, los albaricoques o la sandía. Tampoco podemos olvidarnos de las deliciosas bebidas vegetales como la leche de arroz, la de almendras, de avena o la de soja.

Publicidad