3 enjuagues naturales para aliviar el mal aliento

0
57

La mayoría de las personas tenemos mal aliento de vez en cuando. El problema se da cuando esta situación es recurrente o constante, ya que puede ofender a compañeros de trabajo, amigos y hasta familiares. Por esa razón, el mal aliento o halitosis puede convertirse en un problema social muy real.

Publicidad

El mal aliento tiene múltiples causas, pero la principal es la falta de higiene dental. Si no nos cepillamos y pasamos el hilo dental regularmente, pequeños trozos de alimentos se quedarán entre los dientes y empezarán a descomponerse. Así aparecerá el mal olor.

Causas del mal aliento

En la mayoría de los casos, el mal aliento es causado por la presencia de bacterias en la boca. Estas bacterias pueden aparecer en la lengua cuando el cepillado dental es incorrecto, cuando estamos deshidratados o cuando tenemos la boca seca. Como consecuencia de algunas medicinas que reducen la cantidad de saliva en la boca.

3 enjuagues naturales para aliviar el mal aliento

1. Enjuague bucal de menta, anís y romero

Todos conocemos la menta principalmente por su uso en la cocina como ingrediente en diversos platos, y por forma parte de la composición de algunos productos para la higiene bucal. Esta planta no nos aporta solo su frescor, sino que ofrece múltiples beneficios para nuestra salud.

El romero es una planta que ha sido ampliamente utilizada desde la antigüedad tanto en la medicina popular como en la gastronomía, la cosmética y la higiene.

El anís tiene propiedades bacteriostáticas capaces de inhibir el crecimiento de las bacterias en nuestra boca. Las secreciones de estos microorganismos son responsables de muchos de los problemas de la halitosis.

Ingredientes

3 tazas de agua (750 ml)

1 puñado de hojas de menta (9 g)

1 cucharada de semillas de anís (12 g)

1 puñado de hojas de romero (9 g)

Preparación

En primer lugar, agregaremos las 3 tazas de agua a un recipiente y lo pondremos a fuego moderado.

Añadiremos las hojas de menta, las hojas de menta junto con las semillas de anís y por último el romero.

Cuando llegue a ebullición, apagaremos el fuego y dejaremos reposar 7 minutos.

Pasado el tiempo indicado, vertemos a un vaso  y reservamos.

Haremos un enjuague bucal después de habernos cepillado en cada comida.

2. Enjuague bucal a base de perejil y clavos de olor

 

El perejil es rico en vitamina A y C, calcio y hierro. Además, su alto contenido en clorofila (sustancia responsable del color verde de las plantas), lo hace un gran aliado para eliminar toxinas, mejorar la función digestiva, limpiar el colon y neutralizar los olores fuertes

El clavo de olor tiene propiedades antibacterianas, El extracto de eugenol, además, tiene propiedades anestésicas muy efectivas, por lo cual se utiliza como anestesia en trabajos de odontología como tratamientos de caries y similares.

Ingredientes

3 tazas de agua (750 ml)

2 ramas de perejil

1 cucharada de clavos de olor (9 g)

Preparación

Pondremos el agua en recipiente y lo calentaremos a fuego moderado.

Lavamos el perejil y lo añadimos al agua junto con los clavos de olor.

Dejamos que infusione durante unos minutos y, cuando hierva, apagamos y lo dejamos reposar.

Finalmente colamos la infusión y reservamos.

Haremos un enjuague bucal después de cada cepillado, durante unos 10 minutos.

3. Infusión de canela y eucalipto para el mal aliento

La canela tiene propiedades bacteriostáticas, por lo que impiden el desarrollo de las bacterias de los restos de la comida de la boca y previene la halitosis. Hay que tener en cuenta que la canela contiene casi 50 principios aromáticos, fundamentalmente por su riqueza en terpenos.

El eucalipto es rico en componentes bactericidas, ya que ayudan a eliminar los residuos que se alojan en nuestros dientes y que son causantes de los principales problemas del mal aliento.

Ingredientes

5 ramitas de canela 

3 tazas de agua (750 ml).

1 cucharada de hojas de eucalipto (9 g)

Preparación

Calentaremos el agua y añadiremos la canela y el eucalipto para que infusionen. 

Cuando llegue a ebullición, apagaremos el fuego y dejaremos reposar.

Finalmente colaremos y lo utilizaremos como enjuague después de cada cepillada, durante 10 minutos.

Muchos de nosotros nos hemos sentidos atemorizados al hablarle a alguien, ya que creemos que nuestro aliento nos podría jugar una mala pasada. Prueba estos increíbles enjuagues y notarás la diferencia. Hablarle o besar a una persona ya no será un problema.

Publicidad