Jengibre Y Miel: Los Asombrosos Beneficios + Recetas

0
54

Publicidad

No hay nada mejor para tu salud que comer una cucharada de jengibre con miel por las mañanas. Llena tu cuerpo de nutrientes esenciales y te puede proteger de muchas enfermedades, al fortalecer tu sistema inmunológico.

Ambos ingredientes son extraordinarios por sí solos, pero juntos son un eficaz tratamiento de problemas respiratorios y otras enfermedades. Mucho mejor que cualquier suplemento vitamínico y más delicioso.

Sigue leyendo para descubrir los beneficios del jengibre y la miel y encontrar recetas sencillas para disfrutar de su sabor y cualidades.

Beneficios para tu salud del jengibre y la miel

Además de poder tratar problemas respiratorios, el jengibre y la miel pueden fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la circulación sanguínea y ayudar en el tratamiento contra el cáncer.

Como dato extra, la miel mejora la biodisponibilidad del jengibre en el cuerpo, convirtiéndola en la pareja perfecta del jengibre.

Tanto la miel como el jengibre tienen sus cualidades individuales, pero juntos proporcionan beneficios adicionales como los que veremos a continuación.

1. Ayuda con las náuseas de la quimioterapia como tratmiento del cáncer

Las personas que padecen de cáncer a menudo sufren de náuseas provocadas por los procedimientos de quimioterapia. Estas náuseas son causadas por el cisplatino, un componente primario de la quimioterapia (1).

Por esta razón siempre están en busca de alternativas naturales para eliminar estos síntomas.

Se ha demostrado que el jengibre está relacionado con una reducción de náuseas y vómitos asociados con el cáncer y los tratamientos de quimioterapia.

El jengibre acelera el vaciado del estómago gracias a sus propiedades digestivas, ayudándote a evitar la incomodidad y disminuir la probabilidad de tener náuseas.

El jengibre también se ha relacionado con la reducción de náuseas y vómitos durante el embarazo (2).

Estos efectos, aunados a las propiedades calmantes de la miel, proporcionan una poderosa solución preventiva contra las náuseas y vómitos por cualquier causa.

2. Reduce problemas respiratorios

Al mezclar la miel con el jengibre obtienes un poderoso expectorante que proporciona un alivio instantáneo a diferentes enfermedades de las vías respiratorias, como son el dolor de garganta, resfriado, tos y secreción nasal (3).

3. Podría ayudar a prevenir la metástasis de algunos tipos de cáncer

Investigaciones han demostrado que la combinación del jengibre y miel cuenta con propiedades quimiopreventivas y puede estimular enzimas antioxidantes que reducen las posibilidades de crecimiento y metástasis del cáncer (4).

Es por esto por lo que un tónico de jengibre con miel no solo puede ayudarte a reducir los síntomas de la quimioterapia, sino también a reducir el riesgo de desarrollar cáncer.

4. Tratamiento para el asma

Si mezclas miel y jengibre con un poco de pimienta negra obtendrás un tónico efectivo para tratar los efectos del asma.

Esta mezcla contiene propiedades calmantes y antinflamatorias que te pueden ayudar a liberar el estrés, promover un mejor flujo de oxígeno a tus pulmones y ayudar a la relajación de los vasos sanguíneos (5).

5. Mejora tu digestión

La combinación de jengibre y miel es buena para la digestión dado las cualidades digestivas del jengibre.

Ambos tienen propiedades antioxidantes que mejoran la inmunidad del cuerpo, así que una cucharada de miel y jengibre puede reforzar un sistema digestivo débil.

El tónico de jengibre con miel tiene altos niveles de proteínas, lo que ayuda en el proceso digestivo y estimula la secreción de bilis, la cual puede disolver las grasas del cuerpo (6).

Además, estimula el crecimiento de la flora intestinal, que acelera el proceso digestivo y facilita los movimientos intestinales adecuados. También tiene la capacidad de aumentar la absorción de nutrientes de tu cuerpo.

Por ser suave con el estómago y dar vitalidad, el jengibre y la miel se han usado como un remedio tradicional para aliviar la irritación estomacal en niños desde hace cientos de años.

6. Protege la salud de tu corazón

Se ha descubierto que las propiedades antioxidantes del jengibre y miel pueden moderar el comportamiento de las prostaglandinas en el cuerpo.

Estas prostaglandinas son compuestos de lípidos derivados enzimáticamente de ácidos grasos presentes en el jengibre.

Se encuentran en todo el cuerpo y cumplen funciones en casi todos los sistemas orgánicos en los que se encuentran.

Estos efectos moderadores del jengibre y la miel han sido capaces de aliviar la tensión de los vasos sanguíneos, reduciendo la presión arterial y los riesgos de desarrollar enfermedades como ataques cardíacos, aterosclerosis y derrame cerebral (7).

En la India es muy común mantener tónicos de jengibre y miel en sus casas como tratamiento para el resfrío y otras enfermedades respiratorias comunes.

¿Cómo incluir el jengibre y la miel en tu dieta?

Existen muchas formas de jengibre y miel, pero lo mejor es preparar tu propio tónico. Solo mezcla una cucharada de jugo de raíz de jengibre con una cucharada de miel. También puedes comprar cristales de miel de jengibre en cualquier supermercado o tienda naturista.

El jengibre y la miel cristalizados por lo regular conservan la mayoría de los beneficios presentes en los productos frescos. Son excelentes para cuando no tienes tiempo y quieres prepararte una bebida deliciosa de jengibre y miel.

Otra opción muy popular son los dulces de jengibre y miel. Son excelentes para la garganta irritada y congestionada. Estos dulces también son muy útiles durante los viajes largos, porque ayudan a eliminar el mareo y las náuseas.

La miel también mejora por mucho el sabor fuerte del jengibre. Actúa como edulcorante, lo que hace que el jengibre sea más aceptable para muchos. También es un buen reemplazo del azúcar para tu té de jengibre.

Recetas para incluir el jengibre y miel en tu dieta

1. Infusión de miel con extracto de jengibre

Ingredientes:

1 pieza de jengibre de 7 centímetros

1 tarro de cristal con tapa

Miel cruda natural

Instrucciones:

Pela el jengibre con una cuchara o un rallador y luego córtalo en rebanadas. Coloca las rodajas en el tarro, llénalo de miel y elimina las burbujas que se creen de la miel.

Cierra el tarro y colócalo en una ventana soleada o en un lugar frío y oscuro. Déjalo reposar durante cuatro a seis semanas. Puedes colar el jengibre o dejarlo dentro del jarro con miel hasta que te estorbe.

Ahora, disfrútalo de cualquier forma en la que disfrutarías la miel normal. 

Abajo un video de como hacer otra versión de esta infusión:

2. Infusión de miel con jengibre en polvo

Ingredientes:

4 o 5 cucharadas de jengibre en polvo

Miel cruda natural

1 tarro de cristal con tapa

Instrucciones:

Vierte la miel en el tarro hasta la mitad, luego agrega el jengibre en polvo y termina de llenar con la miel.

Revuelve bien la mezcla hasta que el jengibre quede bien incorporado. Esta miel se puede usar al instante y es un remedio perfecto para el resfriado común y problemas estomacales.

Publicidad