Gomasio o sal de sesamo propiedades

0
255

La idea del Gomasio viene de Japón, de hecho la palabra es japonesa, Goma (sésamo) y Sio (sal). Estos dos ingredientes forman un condimento muy saludable que además de sabroso tiene un aroma muy agradable.

Publicidad

Es estupendo por la mañana prepararse una tostada con tomate, aceite de oliva y gomasio, una delicia que además aporta una gran cantidad de nutrientes extra para empezar el día con energía. Pero también se usa para salar todo tipo de alimentos como pastas, sopas, verduras o ensaladas.

Propiedades del sésamo

El sésamo es muy energético y nutritivo. Aporta grasas insaturadas (lecitina), minerales, vitaminas D, E y grupo B principalmente, proteínas y gran calidad de fibras. Sus porcentajes de calcio superan a la leche de ahí que, en temas de intolerancia o mala digestión, es un gran sustitutivo.

Además es muy saludable pues fortalece el sistema nervioso, mejora el metabolismo, es antioxidante, retrasa el envejecimiento celular y refuerza las defensas. El gomasio en sí potencia estas propiedades siempre y cuando se prepare con ingredientes de calidad. Sería recomendable usar el sésamo orgánico y sal marina.

Gomasio, sal de sésamo

Entre los beneficios que podemos percibir al consumir un mínimo de dos cucharadas al día de gomasio están: que estimula la digestión y el sistema nervioso, es un estupendo reconstituyente por su gran aporte calórico (por esto muy recomendable para niños, estudiantes y deportistas), mejora la circulación sanguínea y todo el sistema esquelético.

La preparación casera, aunque se tarda unos minutos, es clave para que este buen acompañante de la dieta tenga todo el efecto esperado. Resulta que si consumimos las semillas de sésamo sin moler o triturar no podremos extraer todos los nutrientes necesarios, pues igual que entran se van del organismo. El gomasio al igual que el tahin permiten mucho mejor su asimilación.

Preparación del Gomasio

Atiendan a los sencillos pasos de cómo preparar gomasio casero para tener una rica sal de sésamo saludable en casa:

1.- En un colador lavamos el sésamo orgánico mirando bien para quitar si tiene alguna piedrita. Después de pasar por una toalla o paño, lo colocamos en la sartén precalentada para ir tostándolo.

2.- La medida es la siguiente, pondremos en la sartén de 10 a 15 (según el tamaño de la sartén o de si lo queremos más o menos salado) cucharadas de sésamo sin nada en el fondo extendido por toda su superficie. Así lo iremos tostando, removiendo para que no se queme, hasta que el aroma a nuez  o el color dorado nos inviten a sacarlo.

Si queremos asegurarnos que está a punto podemos cogerlo con dos dedos y apretarlo, si se desmenuza es que esta en el momento adecuado. Lo sacamos y lo colocamos en un plato.

3.- En un mortero grande (si puede ser un mortero japonés mejor) colocaremos una cucharada de sal marina. Es bueno tostarla antes también para que se mezcle mejor con los aceites del sésamo. La extendemos con el mazo suavemente por todo el contorno.

4.- Añadimos el sésamo y removemos suavemente en rotación no queriendo machacar sino desmenuzar y mezclar los dos ingredientes, nos sorprenderá el aroma que liberan las semillas trituradas.

5.- Ponemos todo en un bote de cristal herméticamente cerrado, no demasiada cantidad pues va perdiendo propiedades y sabor después de una semana, y a disfrutar.

Publicidad