Adelgaza y acelera tu metabolismo, batido

0
50

Publicidad

Un metabolismo lento es el responsable directo de muchos casos, por no decir todos, de obesidades incluso mórbidas. Es por tanto muy importante poner especial cuidado en mantener una adecuada alimentación que nos ayude a mantener un elevado nivel de nuestro metabolismo, y así evitar los problemas derivados de un ralentizado metabolismo.

Alimentos para acelerar el metabolismo

Los nutricionistas y expertos en salud aseguran que, además de otros alimentos, tanto el té verde como la manzana verde son ideales para mantener a raya el nivel de las grasas en nuetro cuerpo. En base a todo ello, hemos elaborado este batido para tí especialmente.

Ingredientes para el batido:

Una infusión de té verde.

Una manzana verde.

Un pepino pequeño.

Una remolacha.

Un limón.

Un trocito de jengibre

Propiedades y beneficios nutricionales de los ingredientes:

Té verde:

Antioxidante ideal para perder peso.

Tónico estimulante y reconstituyente del páncreas, hígado y estómago.

Es termogénetico, esto significa que es quemagrasa.

Acelera el metabolismo

Es diurético

Ayuda a combatir el cansancio crónico.

Manzana:

Comer manzana es sinónimo de alimentarse bien.

Las manzanas son bajas en sodio, calorías y grasas. Tienen altos niveles de vitaminas y minerales, incluso de fibra que ayuda a regular el metabolismo de tu cuerpo.

Evita la retención de líquidos. Tiene una importante cantidad de enzimas que propician la absorción efectiva de los nutrientes que necesita tu cuerpo.

La manzana, por sus propiedades, ayuda eficazmente  a perder kilos .

Dispone de flavonoides que nos ayudan a bajar la tensión, es precisamente la quercetina la que nos ayuda a conseguirlo, pero se encuentra en la piel, por lo tanto come la manzana bien lavada, no la peles y benefíciate de sus propiedades.

Contiene pectina, que capta el exceso de colesterol malo circulante, lo atrapa y lo elimina , también es una buena arma contra la diabetes. Tiene una función depurativa.

También contiene cisteína que es un aminoácido, que actúa eliminando toxinas del hígado, y metionina que es un aminoácido precursor de la cisteína.

Contiene complejo vitamínico B (la vitamina de los nervios), fósforo y potasio, estos últimos minerales evitan el desgaste de las células nerviosas fortaleciéndolas y ayudándonos a dormir mejor.

Pepino:

Los frutos del pepino de mesa ( Cucumis sativus L.) son especialmente recomendables para aquellos que desean adelgazar.

Están formados en un 96 % de agua y tienen escaso valor calórico, que no llega a las 20 calorías por cada 100 gramos y pocos hidratos de carbono.

Estas propiedades los hacen alimentos extremadamente ligeros y adecuados para combatir la obesidad.

Aporta una buena dosis de fibras, así como también vitaminas A, B, C y E.

En lo que se refiere a los minerales, el pepino es una hortaliza muy rica en potasio, hierro, calcio, fósforo y magnesio.

El pepino es un gran agente de desintoxicación que también actúa como un componente anti-inflamatorio.

Por sus propiedades depurativas, es ampliamente utilizado en dietas adelgazantes.

Al estar formado por un 95% de agua, es un alimento ideal para estimular la actividad del riñón; por eso podemos decir que es diurético.

Por su alto contenido en fibra, sobre todo en sus semillas, sacia tu apetito.

Si no tienes problemas de colon irritable, puedes comer sus semillas y te beneficiarás con sus propiedades depurativas o laxantes.

La piel del pepino contiene vitamina A en importante cantidad, por lo que es un desperdicio arrancarla.

También contiene vitamina C, es rico en antioxidantes, y contiene otros minerales alcalinos como el magnesio, silicio, azufre, molibdeno y ácido fólico, además de sus grandes cantidades de vitamina del complejo B, cloro, calcio, sodio y fósforo.

Es un diurético eficiente ya que trabaja como estimulante de la expulsión de los desechos por medio de la orina.

Proporciona al organismo los electrolitos que este requiere para que las células del cuerpo se restablezcan; esto produce inmediatamente una disminución en los procesos de retención de agua.

Regula la tensión ya que gracias a su alto contenido de potasio y pobre en sodio es un gran diurético, lo cual es excelente para casos de hipertensión arterial, gota, cálculos renales o retención de líquidos.

Remolacha:

La remolacha en una dieta equilibrada ayuda a perder más grasa.

Es un vegetal que depura el organismo gracias a su gran contenido en fibra y su gran poder desintoxicante, por lo tanto nos ayuda a mantener limpio el organismo de toxinas, sobre todo del hígado y del sistema linfático.

Es un gran diurético natural por su gran contenido en potasio y su bajo contenido en sodio.

Tomándola con regularidad es un buen vegetal contra la hipertensión.

El óxido nítrico relaja los vasos sanguíneos y los dilata. Esto ayuda a que la sangre fluya más fácilmente disminuyendo así la tension Alta.

Contiene vitamina A del grupo B, C Ácido fólico, hierro, fósforo,  y magnesio

Ayuda a mejorar la resistencia al ejercicio para que puedas sudar más tiempo en el gimnasio sin sentirte agotado.

Contiene un alto nivel de ambas fibras solubles e insolubles que ayuda en la pérdida de peso.

Limón:

Además de ayudar a reducir el tamaño de su vientre, el limón es un agente de desintoxicación. Tiene un efecto de limpieza debido al ácido cítrico y también ayudará a su sistema digestivo.

Remueve la grasa en la sangre gracias a su contenido en flavonoides.

Es un depurativo natural que favorece la eliminación de toxinas.

En el caso de la hipertensión ayuda a eliminar la rigidez de los vasos sanguíneos, haciéndolos más suaves y flexibles.

Ayuda a combatir la hinchazón del abdomen.

Su contenido alcalino genera una mayor producción de jugos gástricos que permiten que la comida se digiera mejor.

Posee una fibra soluble llamada “pectina” que actúa como un absorbente intestinal, y ayuda a no sentir hambre y a evitar los atracones.

Se puede tomar teniendo gastritis.

Por contener ácido cítrico, el limón tiene un sabor ácido y por eso es lógico pensar que favorecerá la acidez en el cuerpo.  Pero lo interesante, es que el pH gástrico es mucho más ácido que el pH del limón, por lo que en la mucosa gástrica  el limón tiene un efecto de amortiguador y protege de la acidez.

Por su contenido en  bioflavonoides aumenta la secreción de moco gastrointestinal, lo cual ejerce un efecto protector sobre la mucosa.

La vitamina C colabora en la formación de colágeno, una proteína muy importante para la piel, huesos y articulaciones.

Jengibre:

El jengibre ayuda a reducir el colesterol, reduciendo significativamente los niveles séricos de colesterol y hepáticos. También actúa como un anticoagulante y reduce la presión arterial.

Rico en vitaminas como son las vitaminas B y la vitamina C, además de que es rico en minerales como el calcio, el fósforo, aluminio y cromo.

Constituye uno de los mejores antiinflamatorios y analgésicos vegetales por contener gingeroles. La ingestión de este alimento reduce las inflamaciones y mitiga el dolor producido por la inflamación.

Nos ayuda a combatir el estrés, además de contar con efectos antioxidantes para luchar contra el  envejecimiento celular.

Ayuda a rejuvenecer y combatir los radicales libres.

Ayuda a mejorar las migrañas.

Aumenta la temperatura corporal.

Acelera el metabolismo y será más fácil perder peso, ayudando a la pérdida de grasa.

Ayuda a la circulación sanguínea.
Facilita la eliminación de aquellas impurezas que dificultan o impiden la pérdida de peso.

Promueve la sensibilidad a la glucosa y otros factores que intervienen en la pérdida de peso, etc.

Es uno de los mejores remedios para tratar la artritis de forma natural, lleno de propiedades medicinales para aliviar esta afección.

El jengibre es una buena fuente de zinc, magnesio y potasio, y sus potentes propiedades antiinflamatorias pueden ayudar a mejorar el funcionamiento de la glándula tiroides.

Si eres persona hipertensa, el té de jengibre puedes utilizarlo como remedio casero para bajar la tensión, pero interactúa con la medicación que te haya puesto tu médico y puede potenciar sus efectos. Por tanto, consulta con tu médico ante cualquier duda.

Preparación del batido:

Preparar la infusión de té verde y esperar a que se enfríe.

Lavar la manzana, el pepino y el jengibre.

Quitarle el corazón a la manzana, dejando la piel.

Pelar la remolacha.

Poner todo en la batidora excepto el limón.

Trituraf hasta conseguir una textura homogénea.

Con el limón, hacer un zumo y añadirlo al batido.

Forma de consumir este batido:

Tomarlo diariamente en sustitución del desayuno.

Si queréis tomarlo en la cena, cambiar la infusión de té verde por una de manzanilla o valeriana.

Publicidad