Cómo bajar las transaminasas altas

0
474

Cómo bajar las transaminasas altas

 

Publicidad

Las transaminasas altas son unas enzimas que se relacionan con el hígado y que suelen aumentar su nivel en situaciones donde existe determinada enfermedad o alteración relacionada a este órgano. Por lo normal, las enzimas del hígado siempre permanecen dentro de las células de éste, pero cuando hay algunos problemas con el hígado, estas enzimas tienden a extenderse hacia el torrente sanguíneo.

Así mismo, existen muchas causas que son capaces de afectar el estado normal del hígado, elevando así los niveles de la enzima. Algunos medicamentos como antibióticos, medicamentos para la reducción del colesterol, analgésicos, infecciones, obesidad, el consumo de alcohol y la diabetes son solo unas de las causas más comunes de la elevación de las enzimas hepáticas o también conocidas como transaminasas altas.

Síntomas de las transaminasas altas

Existen ocasiones en las que se pueden tener apenas unos pocos síntomas para descubrir una elevación de transaminasas por medio de un análisis de sangre. Sin embargo, cuando se encuentran relacionadas a un proceso hepático agudo como hepatitis, cirrosis y otros, la persona tiende a sentirse demasiado cansada y con inflamaciones o molestias en la zona del hígado.

Hay veces en las que un examen de sangre revela las transaminasas altas aún cuando no existe una enfermedad de base que pudiese ser tratada. En estos casos, también hay posibilidades de bajar las transaminasas altas a través del seguimiento de una serie de consejos básicos.

En este sentido, es conveniente mencionar que son muchos los trastornos indirectos que pueden afectar al hígado, provocando con ello la subida de transaminasas. Para poder conocer los valores de las transaminasas, es importante tomar en consideración los valores normales de las transaminasas que son: GOT – 5 – 40 U/L, GPT – 5 – 30 U/L.

Cómo reducir los niveles altos de enzimas hepáticas por transaminasas altas:

1. Primero debes tener mucho cuidado e incluso dejar el consumo en exceso de medicamentos de venta libre. Además, hay algunos medicamentos a través de receta médica que tienden a elevar los niveles de enzimas hepáticas, mismas que interfieren con la función hepática.

2. Según han indicado algunos expertos, la pérdida de peso también favorece a la disminución del nivel de las transaminasas altas. En estos casos desde un 5 a 10% de peso corporal no sólo reduce el nivel de enzimas hepáticas en un hígado graso, sino también mejora la salud en general.

3. Para lograr una pérdida de peso del punto anterior, también es recomendable la realización de ejercicio diario. La realización de una rutina diaria no solo ayuda a perder peso, sino que mejora la circulación sanguínea. Esto favorece en gran forma, puesto que el hígado requiere de un suministro continuo de sangre fresca, especialmente para conducir los nutrientes necesarios para el perfecto funcionamiento del organismo.

4. Si una persona sufre de transaminasas altas, algo lógico y obligatorio es evitar o limitar estrictamente el consumo de bebidas alcohólicas.

5. Para realizar una limpieza hepática y metabolizar las grasas, es necesario tomar abundantes líquidos, especialmente agua. En estos casos, también resultan beneficiosas las infusiones.

6. Cuando se consumen frutas y verduras en abundancia, también se favorece excelentemente al funcionamiento del organismo y sobre todo, a la disminución de las transaminasas altas.

7. Hay algunas plantas medicinales que son recomendadas para disminuir el nivel de las transaminasas altas, ya sea el diente de león, cardo mariano, boldo o alcachofera, entre otras

Publicidad