Los probióticos previenen la diarrea causada por los antibióticos en los niños

0
60

Publicidad

Tomar antibióticos causa diarrea en 11 a 40% de los niños. El microorganismo más frecuentemente responsable es la bacteria C. Difficile. Por otro lado, la gravedad de la diarrea suele ser de leve a moderada y rara vez requiere hospitalización. Para evitar esto, los científicos ponen mucha esperanza en los probióticos …

¿Sabía que más de 400 cepas de diferentes bacterias coexisten en el tracto digestivo?

Estas bacterias, buenas y malas, contribuyen a tu equilibrio intestinal.
Tomar antibióticos interrumpe el equilibrio natural entre las bacterias “buenas” y “malas” en el intestino. Las bacterias malas se multiplican y pueden causar calambres y diarrea. La diarrea puede ocurrir desde el comienzo del tratamiento y hasta 2 meses después del final del mismo.

Los probióticos son buenas bacterias o levaduras. Los científicos creen que mediante el consumo de alimentos o suplementos que contienen probióticos, es posible llevar un equilibrio entre las bacterias buenas y malas y evitar los efectos secundarios de los antibióticos. Pero todo no es tan simple …

Probióticos

Los probióticos son bacterias o levaduras que los fabricantes agregan a sus productos. Ayudan a sus bacterias intestinales a realizar sus tareas de manera más efectiva y se hacen cargo cuando tienen demasiado trabajo.

Hay muchas cepas diferentes de probióticos, tales como Bifidobacterium, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus acidophilus y Saccharomyces boulardii.

Cada probiótico tiene diferentes propiedades. Aunque es probable que todos los probióticos prevengan la diarrea. 

Además, la combinación de diferentes probióticos puede alterar sus propiedades o aumentar el efecto. Por lo tanto, no se puede predecir el efecto de los productos que combinan los probióticos, porque a menudo no hay estudios sobre el efecto de estas combinaciones.

Los probióticos son organismos muy frágiles: primero tienen que sobrevivir al proceso de elaboración y almacenamiento de alimentos en los que se agregan y luego soportar las duras condiciones de nuestro intestino en cantidad suficiente para ejercer sus efectos. Por lo tanto, no es porque un producto se venda “con probióticos” que lleguen de manera segura en cantidad suficiente.
Los probióticos no colonizan el intestino; ellos son residentes temporales.

 Es posible que los probióticos entren directamente en las heces o que no puedan multiplicarse. Según algunos estudios, para beneficiarse de los probióticos, debe consumirse todos los días.

Lo que la ciencia dice al respecto …

Hasta la fecha, más de 500 artículos científicos han examinado los efectos de los probióticos en la prevención o el tratamiento de la diarrea relacionada con antibióticos en niños. Sin embargo, una revisión de la literatura realizada por el reconocido grupo Cochrane en 2011, sólo 16 estudios cumplieron todos los criterios de rigor científico atribuido a la categoría de estudios de “oro”.

También se llevo  a cabo un meta-análisis en 2013 sobre el efecto de los probióticos en la prevención de la diarrea por C. difficile específicamente debido a la utilización de antibióticos en niños. Con base en 23 estudios diferentes, el grupo llegó a la conclusión de que los probióticos (independientemente de la cepa y dosis) tienen un efecto preventivo moderado en el desarrollo de CDAD. Cabe señalar que hasta el momento, no se han reportado efectos adversos tras el uso de probióticos en niños con sistemas inmunes normales.

Publicidad