¿Cardio en ayunas? ¿bueno o malo? Tu decides

256

Publicidad

Si quieres hacer hacer un entrenamiento con pesas, correr o hacer cardio en ayunas te enfrentarás a un problema: mejorar tu rendimiento. Por contra tienes 2 beneficios casi asegurados: la quema rápida de grasas y la activación del metabolismo. 

Cualquier ejercicio que implica una actividad cardiovascular (bici, correr, aeróbic, steps, etc) demanda una gran cantidad de glucógeno de nuestro cuerpo. Todos los deportes lo hacen, pero más el cardio. La cosa funciona de esta manera:

Nuestro cuerpo almacena energía (glucosa principalemente, aunque también grasa) para alimentar a los músculos. El glucógeno, que no es otra cosa que glucosa (azúcar) acumulada se “almacena” en el tejido muscular, y la grasa en el tejido adiposo. Cuando hacemos un esfuerzo físico se utiliza una combinación de las dos fuentes de energía, aunque la primera fuente, la que primero se quema es la glucosa.

Al despertarnos por la mañana nuestros músculos tienen aún altas las reservas de glucógeno, pero cuando empezamos la actividad de la mañana, lo mejor es desayunar. De esta manera te aseguras le energía suficiente para todo el transcurso de la mañana hasta el almuerzo.

Pero ¿Qué ocurre en nuestro cuerpo si no desayunamos y empezamos el día con una actividad fuerte?

¿Es bueno el cardio en ayunas?

Cuando haces deporte en ayunas, tu nivel de glucógeno baja, así que tu cuerpo, al no tener este tipo de energía disponible, recurre al almacenamiento de las reservas de “grasa”.

Este proceso ocurre principalmente si haces un ejercicio moderado y por al menos 3/4 de hora. Lo cual es la mejor manera de quemar grasa. Si lo combinas con una dieta baja en grasa, ya tienes un bingo ganador.

Esto es lo que ocurre con una intensidad moderada, pero la cosa cambia si haces un ejercicio intenso, como el cardio en ayunas.

¿El cardio en ayunas destruye músculo?

Cuando entrenas muy fuerte en ayunas, le exiges el máximo a tus músculos. En este caso incluso la grasa se queda corta para proporcionar la energía que necesitas. Además quemar grasa es un proceso más largo y más lento que la quema de glucógeno.

Ante esta situación, el cuerpo empieza a destruir fibras musculares como una forma alternativa de obtención de energía. Se degradan las proteínas de tus músculos en un proceso llamado gluconeogénesis  y que vulgarmente conocemos como “quemar masa muscular”.

Te aconsejo que leas: Perder grasa sin perder músculo

¿Cómo puedo evitar la destrucción del músculo?

Si te encuentras en esta situación, no solo tus músculos van a sufrir, si no que además vas a llegar al límite de tus fuerzas mucho antes. Por esta razón no vas a poder superar tus propios limites, y, por tanto, no vas a avanzar en tu entrenamiento.

Si siempre haces lo mismo, no obtendrás resultados diferentes.

Para perder grasa y ganar músculo es necesario llevar a tu cuerpo un poco más allá de tu límite, para obligarle a adaptarse.

Existe una manera de evitar la quema de masa muscular: tomando una dosis de proteínas antes del entrenamiento de cardio. Los deportistas (incluidos los de fuerza) suelen tomar, aún en ayunas, aminoácidos ramificados (BCAA). Gracias a ellos se consigue mitigar el daño muscular y mejorar la recuperación.

¿El ejercicio moderado en ayunas es mejor?

Depende de lo que busques. Si quieres perder grasa y adelgazar de una manera muy rápida, el cardio en ayunas es la mejor manera de lograrlo. Con los niveles de glucógeno bajos, las células se acostumbran a quemar una mayor cantidad de grasa.

Esta “adaptacion” hace que tu cuerpo sea más eficiente en la quema de grasa, además de que también te proporciona más “fondo”, tu cuerpo se vuelve más eficiente.

Publicidad