Raíz de oro para beber un té milagroso

0
193

Publicidad

Aunque se le conoce por diferentes nombres, el más popular y que le hace honor es raíz de oro. Así es, la raíz ártica o rhodiola rosea es una planta milagrosa.

Ya desde los griegos era conocida y buscada para el tratamiento de diversas afecciones. En el presente vuelve a estar en el tope luego de exhaustivos análisis e investigaciones.

Beber una taza de té al día, hecho con esta planta, permitirá disfrutar de sus múltiples propiedades.

Algunos de los beneficios de la raíz de oro

Estrés

La rhodiola rosea está considerada como un adaptógeno muy potente que protege los neurotransmisores e incrementa la actividad de la dopamina y la serotonina en el cerebro, disminuyendo de esta forma el estrés.

Los rusos y los escandivanos la utilizan con ese propósito. Los cosmonautas rusos siempre la llevaban en sus misiones.

Depresión y esquizofrenia

Ayuda a equilibrar los niveles de las monoaminas del sistema nervioso central. Por eso sirve para aliviar los síntomas de depresión media o moderada y la esquizofrenia.

Fibromialgia y fatiga crónica

La raíz ártica también estimula la capacidad física y mental de una persona y estabiliza los procesos metabólicos, para un mejor aprovechamiento de los nutrientes. De ahí su aporte de energía y su incidencia positiva en la memoria y la concentración.

Fuente de energía

Aumenta la resistencia natural del organismo y favorece la recuperación muscular luego de grandes esfuerzos. Las enzimas y proteínas que posee aportan energía, alivian los dolores y evitan la fatiga crónica.

Sistema cardiovascular

Se ha demostrado que es eficaz para prevenir problemas cardiovasculares, debido  a su acción sobre las catecolaminas y corticosteroides.

Cáncer

Gracias a su gran cantidad de antioxidantes, capta los radicales libres y favorece la actividad antitumoral.

Estos son solo algunos de los tantos aportes de esta planta para el organismo. Aunque se está comercializando en diferentes presentaciones, lo más común es beberla en forma de té, preferiblemente dos horas antes de irse a la cama.

Publicidad