Regula el pH de tu zona íntima con 5 remedios caseros

0
287

Publicidad

Las alteraciones en el pH de la zona íntima son el resultado de los continuos cambios hormonales, el uso de productos químicos, la ropa interior y otros factores que, de algún modo, afectan la actividad de sus bacterias saludables.

Estas pueden causar cambios en la textura, color y olor del flujo vaginal, originando incomodidad y problemas de seguridad en el entorno social y sexual.

Lo más preocupantes es que, algunas veces, propicia la aparición de infecciones por levaduras, bacterias y virus que, debido al ambiente, consiguen proliferarse con facilidad.

Como consecuencia se producen dolencias, olores fuertes y otros molestos síntomas que tienden a empeorar cuando no se les brinda un tratamiento oportuno.

Afortunadamente hay varios remedios de origen natural que, sin causar efectos adversos, restablecen el pH natural antes de sufrir otras complicaciones.

A continuación queremos revelar 5 interesantes opciones para que no dudes en aplicarlas cuando te aqueje este problema.

1. Infusión de salvia

con-5-remedios-caseros.jpg”>

Las propiedades de las hojas de salvia ayudan a restablecer el equilibrio de la flora vaginal, disminuyendo la producción excesiva de fluidos y los olores fuertes.

Su aplicación externa disminuye la irritación en la piel sensible de las áreas externas de la vagina y, de paso, brinda un efecto protector contra las infecciones.

Ingredientes

2 cucharadas de hojas de salvia (20 g)

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Vierte las tazas de agua en una olla y ponlas a hervir.

Cuando lleguen a ebullición, agrégales las hojas de salvia, reduce el fuego, y déjalo 3 minutos más.

Espera que la bebida repose durante 15 minutos y cuélala.

Modo de uso

Aplica el líquido sobre la zona íntima, como enjuague.

Úsalo hasta 2 veces al día, todos los días, hasta regular el pH.

2. Té de ajo

Por su propiedades antibióticas y antiinflamatorias, el té de ajo es un producto alternativo para combatir las infecciones que alteran el pH de la flora bacteriana de la vagina.

Sus compuestos combaten de forma eficaz las levaduras y bacterias, evitando malos olores, irritación y flujo excesivo.

Ingredientes

3 dientes de ajo

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Tritura los dientes de ajo y ponlos a hervir en una olla con agua.

Cuando alcance su punto de ebullición, retíralo del fuego, tapa la bebida y déjala reposar 20 minutos.

Fíltrala con un colador fino y procede a aplicar el líquido.

Modo de uso

Enjuaga la zona íntima con el té de ajo.

Aplica el remedio en horas de la noche, durante 5 o 7 días seguidos.

3. Yogur natural y aceite de árbol de té

con-5-remedios-caseros-1.jpg”>

Los probióticos que contiene el yogur natural ayudan a sobreponer las bacterias saludables de la flora vaginal, facilitando la eliminación de hongos y bacterias patógenas.

Estas propiedades las potenciamos con el poder antimicrobiano del aceite esencial de árbol de té para obtener un tratamiento eficaz contra las infecciones.

Ingredientes

2 cucharadas de yogur natural (40 g)

3 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

Combina el yogur natural con las gotas de aceite de árbol de té.

Modo de uso

Frota el tratamiento sobre las zonas externas de la vagina y déjalo actuar 20 minutos.

Enjuaga y repite su uso 2 veces al día, hasta controlar el problema.

4. Vinagre de manzana

Por su contenido de ácido acético y antioxidantes, el vinagre de manzana es uno de los remedios más populares para el control de las infecciones que alteran el pH de la vagina.

Estas sustancias combaten la acción negativa de los microorganismos y, de paso, alimentan las bacterias saludables de la flora vaginal.

Ingredientes

½ taza de vinagre de manzana (125 ml)

3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

Pon a calentar las tazas de agua y, sin dejarlas hervir, agrégales el vinagre de manzana.

Modo de uso

Realiza un baño de asiento con la solución, lavando con cuidado las zonas externas de la vagina.

Repite el tratamiento durante una semana.

5. Bicarbonato de sodio

Por su ligero efecto alcalino, el bicarbonato de sodio también es una solución alternativa para restablecer el pH vaginal.

Su aplicación externa disminuye el exceso de flujo y controla la comezón y el mal olor.

Ingredientes

½ taza de bicarbonato de sodio (100 g)

3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

Diluye el bicarbonato de sodio en las tazas de agua tibia.

Modo de uso

Enjuaga las áreas externas de la vagina usando la solución.

Repite su uso 2 veces al día, durante una semana.

¿Tienes exceso de flujo vaginal? ¿Sientes ardor y comezón en tu zona íntima? Es probable que tengas un desbalance en su pH natural.

Elige alguno de los remedios mencionados y controla este problema antes de enfrentarte a infecciones de mayor cuidado.

Publicidad