Trata de forma natural las uñas encarnadas

0
278
Ad

Publicidad

¿Alguna vez has sufrido por una uña encarnada? Esta condición se conoce en términos médicos comoonicocriptosis y se produce cuando una de las uñas, por lo general de los pies, consigue incrustarse en la piel del dedo.

Su aparición suele darse por el uso de zapatos demasiado ajustados, aunque también pueden ser el resultado de demasiado esfuerzo físico en los pies, hongos o lesiones, entre otros.

Si bien rara vez se convierten en un problema grave, es primordial brindarles un tratamiento para calmar el dolor, enrojecimiento y sensibilidad de la zona afectada.

Además, esto permite eliminar bacterias y microorganismos patógenos que, en algunos casos, producen infecciones y otras complicaciones.

La buena noticia es que hay remedios 100 % naturales que, por un bajo costo, nos ayudan a tratarlo rápidamente y de forma efectiva.

A continuación, te compartimos en detalle 5 buenas alternativas para que no dudes en aplicarlas cuando te aqueje este problema.

¡Toma nota!

1. Ajo y aceite de oliva

Preparando un ungüento natural de ajo y aceite de oliva podemos curar las uñas encarnadas, protegiendo la piel contra posibles infecciones.

Estos ingredientes ayudan a reparar la piel lesionada y brindan una barrera protectora contra las bacterias y gérmenes.

Ingredientes

1 diente de ajo

1 cucharada de aceite de oliva (16 g)

Preparación

Tritura un diente de ajo y mézclalo con una cucharada de aceite de oliva hasta formar una pasta.

Modo de aplicación

Frota el tratamiento sobre las uñas encarnadas y déjalo actuar 40 minutos.

Enjuaga y repite su uso 2 veces al día, todos los días.

2. Aloe vera y aceite de árbol de té

Esta solución combina dos poderosos ingredientes antisépticos que ayudan a proteger la piel cuando se deteriora debido a las uñas incrustadas.

Sus propiedades hidratantes y reparadoras aceleran la regeneración celular y facilitan la extracción de la uña.

Ingredientes

2 cucharadas de gel de aloe vera (30 g)

6 gotas de aceite esencial de árbol de té

Preparación

Combina el gel de aloe vera con las gotas de aceite esencial de árbol de té.

Modo de aplicación

Frota el tratamiento sobre las zonas afectadas y déjalo actuar sin enjuagar.

Repite su uso 2 veces al día, hasta curar el problema.

3. Zumo de limón y miel

Aunque sabemos que la mezcla de zumo de limón y miel puede usarse como remedio interno para muchos problemas de salud, es bueno tener en cuenta que, de forma externa, también nos facilita el tratamiento de las uñas encarnadas.

Sus propiedades antibióticas previenen las infecciones y, por su acción calmante, reduce el dolor y enrojecimiento de la piel.

Ingredientes

2 cucharadas de zumo de limón (20 ml)

1 cucharada de miel (25 g)

Preparación

Vierte el zumo de limón en un recipiente y mézclalo con la miel de abejas.

Modo de aplicación

Frota el remedio sobre la zona afectada, y déjalo actuar 30 minutos.

Enjuaga con agua tibia y repite su uso 2 veces al día.

Úsalo hasta extraer la uña.

4. Infusión de caléndula

Por sus propiedades antifúngicas, antibacterianas y antiinflamatorias, la infusión de caléndula es un remedio suave para combatir el dolor causado por las uñas enterradas.

Su aplicación directa previene las infecciones y ayuda a reparar la piel lesionada.

Ingredientes

3 cucharadas de flores de caléndula (30 g)

2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

Pon a hervir las tazas de agua y, cuando lleguen a ebullición, agrégales las flores de caléndula.

Reduce el fuego a mínimo y deja la infusión durante 3 o 5 minutos.

Luego, espera que repose a temperatura ambiente, cuélala y viértela en un barreño.

Modo de aplicación

Sumerge los pies en la infusión, durante 15 o 20 minutos.

Repite el tratamiento todos los días.

5. Vinagre de manzana

Por su alto contenido de ácidos naturales, el vinagre de manzana ayuda a regular el pH de la piel para acelerar su recuperación ante infecciones.

Sus compuestos antiinflamatorios reducen la hinchazón y calman la sensación de dolor en los alrededores de la uña afectada.

Ingredientes

½ taza de vinagre de manzana (125 ml)

3 tazas de agua (750 ml)

Preparación

Pon a calentar las tazas de agua y, sin dejarlas hervir, viértelas en un barreño.

Agrega el vinagre de manzana y remuévelo para que quede bien disuelto.

Modo de aplicación

Sumerge los pies en la solución y déjalos en remojo durante 20 minutos.

Usa el remedio todos los días, hasta aliviar el problema.

¿Notas alguna de tus uñas enterrada? ¿Sientes dolor al usar tus zapatos? Si es así, no dudes en probar alguno de los remedios mencionados para ayudar a aliviarlo.

Si tras probarlos varios días el problema persiste, consulta al médico.

 

 

Publicidad