Tipos de sal, ¿cuál es la más saludable?

0
432
Ad

Publicidad

En el mundo gastronómico, la sal no ha dejado de ser un elemento esencial para la elaboración de diversos platos. Este producto, quizás, sea el de mayor utilidad a nivel mundial, usado en todos los hogares y en la cocina profesional. Por esto es importante conocer los tipos de sal y saber cuál de ellos es el más saludable.

Tipos de sal que encontraremos

Sal de mesa común

Es la sal más utilizada. El cloruro de sodio es su principal componente. Se extrae, principalmente, a través de procesos químicos, a nivel industrial. En el proceso de elaboración, suelen añadirse otros minerales como el yodo y el flúor, así como otros aditivos y conservantes.

Si en el momento de preparar los alimentos se busca un equilibrio en el sabor, es decir, para sazonar las comidas, la sal común es el tipo de sal más propicia para ello.

Sal marina sin refinar

Es la obtenida mediante procesos naturales como, por ejemplo, evaporizaciones de agua de mar. Se compone de cloro, sodio, yodo, flúor, entre otros aditivos. Entre estos componentes, el cloruro sódico es fundamental. Posee un color grisáceo y otorga un sabor más intenso a las comidas que la sal común.

Este tipo de sal es mucho más saludable, para las preparaciones de las recetas, que la sal común. Tiene un costo en el mercado mayor a la sal común, ya que no se consigue con la misma frecuencia. Más allá de saber cuál es más saludable entre ambas, lo que realmente importa es la administración correcta de las proporciones en las recetas.

Flor de sal

Este tipo de sal se adquiere de las superficies de las salinas marinas de forma artesanal por medio de técnicas tradicionales en el atlántico y el mediterráneo. Es la utilizada, por excelencia, por los gourmets gracias a sus propiedades gastronómicas.

Es hipotónica, lo que indica que al ser consumidas no causan retención hídrica. Si se compara con los otros tipos de sal, es baja en cloruro sódico (solo 92.9 %) y en sodio (15 %). En cuanto al sabor, es menos intenso que las demás sales, ya que se disuelve fácilmente en el paladar.

Sal del Himalaya

Este es un tipo de sal originaria principalmente de: Pakistán, América latina y no del Himalaya. Gozó con mucha publicidad, hace unos años atrás, gracias a que contiene una gran cantidad de nutrientes esenciales (84), minerales y oligoelementos. Es buena para el correcto funcionamiento del organismo, lo que justifica su difícil adquisición. Otro de los elementos que ha contribuido a su masiva difusión es su color rosado que la hace más llamativa a la vista.

Visita este artículo: 8 sorprendentes beneficios de la sal marina

Tipos de sal, ¿cuál es la más saludable?

Cada tipo de sal por estrategia de marketing cuenta con mensajes que señalan que son las más saludables, naturales y puras. Para hacer el proceso de selección más práctica, se traen a continuación una serie de recomendaciones:

Todos los tipos de sal contienen cloruro sódico como elemento esencial y, por este motivo, debe consumirse con racionalidad.

El sodio se puede obtener de muchos alimentos, por eso, se piensa que la ingesta de sal puede ser innecesaria.

La sal es utilizada primordialmente por el sabor que aporta a las comidas, no por los efectos saludables que pueda tener.

Las sales más nutritivas son aquellas que se obtienen directamente de la naturaleza a través de métodos artesanales. Por ejemplo, las sales de roca o sales marinas.

Las estrategias publicitarias no son justas en el momento de ofertar las sales por los costos elevados. Se observa cómo los intereses económicos alcanzan al mundo natural. Por esta razón, resulta complicado discernir si efectivamente un producto natural vale su precio o simplemente se trata de puro marketing.

¿Cómo es el consumo?

En conclusión, el problema no es la sal sino la forma de consumirla y la proporción que se usa. Es importante no abusar de su uso, porque perjudica nuestra salud. Su consumo exagerado ocasiona afecciones cardiovasculares, insuficiencia renal, trastornos gástricos, osteoporosis, etc.

Por esto, es importante tener conocimiento sobre los tipos de sal y las alternativas que se tienen en la cocina. De esta manera, se puede elegir el más adecuado para cada situación y saber cuál es el más perjudicial. Hay que recordar que las especias y las hierbas aromáticas pueden ser una excelente alternativa.

Publicidad