El café es bueno para ti, según otro gigantesco estudio que también analizó la genética

0
42

El café es bueno para ti, según otro gigantesco estudio que también analizó la genética

Publicidad

En moderación, tomar café tiende a mejorar la salud, no a dañarla. Los análisis a gran escala de los daños o beneficios de una taza de café han demostrado casi todos sus aspectos como positivos o, por lo menos, neutros.

Otro reciente estudio, realizado en más de medio millón de habitantes del Reino Unido, vuelve a confirmarlo.

502.641 participantes

Los investigadores querían examinar cómo los hábitos del café afectaban la salud general, según lo medido por una estadística llamada mortalidad por todas las causas. Eso básicamente significa que agruparon a las personas por la cantidad de tazas de café que bebían por día, y luego examinaron si los grupos que consumieron más tazas tuvieron más muertes durante el estudio.

Si la cohorte que bebía ocho tazas por día tuviera menos muertes que el grupo que bebió solo dos, eso implicaría que de alguna manera los bebedores de café de alto volumen estaban más sanos. Y eso es exactamente lo que encontraron.

En 502.641 participantes que tenían entre 38 y 73 años, tanto hombres como mujeres, mientras más café bebía una persona, menos probable era que muriera.

Solo una correlación pero algo más

Las diferencias no fueron grandes, pero fueron estadísticamente significativas. Con todo, cabe advertir que esta clase de estudios son observacionales: nadie está asignando grupos de participantes para beber cinco o dos o cero tazas por día y luego asegurarse de que sus vidas sean idénticas, por lo que no pueden proporcionar ninguna causalidad real. Son solo correlaciones.

Beber café puede estar asociado con muchos otros hábitos que influyen en la salud, o quizás no beber café está asociado con algo que ignoramos. Por ejemplo, las personas que tienen enfermedades graves como el cáncer no pueden tomar café, pero estas personas también tienen más probabilidades de morir, lo que aumentaría artificialmente la mortalidad del grupo que no bebía café.

Sin embargo, este estudio fue un poco más lejos que otros similares y examinó las variaciones genéticas en el metabolismo de la cafeína. Hay ciertas mutaciones que hacen que una persona responda a la cafeína de diferentes maneras. Los investigadores creen que esto puede explicar en parte por qué algunas personas pueden tomar un capuchino después de la cena y dormir bien, mientras que otros son incapaces. En el presente estudio se usó una gran base de datos que contenía información genética sobre los participantes para evaluar si ciertas variantes se correlacionaban con mejores o peores resultados de salud. Pero incluso examinando a 400.000 personas para las cuales había datos genéticos disponibles, los investigadores no encontraron diferencias en los resultados entre aquellos cuyos genes los predisponían a la sensibilidad a la cafeína y aquellos que no lo hicieron. Es decir, a través de las variantes genéticas, aquellos que bebieron más café tendieron a tener un menor riesgo de muerte.

La cafeína, de hecho, es lo de menos para aprovecharse de los supuestos beneficios del café: el contenido de cafeína no cambiaba el riesgo de muerte. Incluso el café instantáneo parece funcionar. Los investigadores no están seguros de qué hay en el café que parece mejorar nuestra saludpero cada vez hay más evidencia de que ese componente no es la cafeína.

Publicidad