¿Qué son las proteínas animales y cuáles son sus beneficios?

0
21

¿Qué son las proteínas animales y cuáles son sus beneficios?

Publicidad

Las proteínas animales están compuestas de macronutrientes denominados aminoácidos, los cuales son transformados por el organismo para dar lugar a su propia proteína. Las enzimas, los anticuerpos y las hormonas son algunas de las moléculas creadas por el cuerpo a través de las proteínas animales.

Hay varios tipos de aminoácidos y muchos los fabrica el mismo cuerpo humano, pero en concreto destacan los aminoácidos esenciales, dado que son los únicos que el cuerpo no genera. Las proteínas animales son llamadas asimismo proteínas completas, puesto que poseen dichos aminoácidos esenciales para una óptima alimentación.

Estos nutrientes que aportan las proteínas animales son la clave para llevar una vida saludable. De hecho, gracias a los numerosos beneficios que aportan las proteínas de origen animal, también se las conoce como proteínas de alta calidad. Las proteínas animales, como su nombre bien indica, pueden hallarse en las carnes, además de pescados y alimentos procedentes de los animales, como por ejemplo la leche o los huevos.

Descubre los beneficios de las proteínas de origen animal

Las proteínas animales son especialmente conocidas por poseer un alto valor biológico, aunque siempre es más recomendable consumir alimentos proteínicos de procedencia animal y bajos en grasa, como el pescado; en las dietas de control de peso. Los especialistas aconsejan consumir 1 gr de proteína animal, por cada quilo de peso corporal para una dieta equilibrada.

Jarvna || Shutterstock

Es usual duplicar estas medidas de proteínas animales, en el caso de tratarse de dietas para aumentar la masa muscular de forma deportiva. ¿Quieres conocer los demás beneficios que aportan las proteínas animales al cuerpo? Conócelos, a continuación:

Las proteínas animales fortalecen y reconstruyen los tejidos musculares y los órganos. A su vez, favorecen la regeneración de todo el sistema inmunitario, siendo de gran ayuda en los deportistas para desarrollar de forma correcta el sistema muscular. Asimismo, son unas grandes aliadas para combatir infecciones. Las proteínas animales realizan esta acción formando parte de la creación de los anticuerpos, esenciales para idear una resistente barrera protectora. Al considerarse unas proteínas de alta calidad, las proteínas animales proporcionan una reserva de energía vital para el organismo. También son las encargadas de la creación del jugo gástrico, las vitaminas, la hemoglobina, las enzimas y las hormonas. Todas ellas llevan a cabo las reacciones químicas del cuerpo. La miosina y la actina que aportan las proteínas animales, contribuyen en las contracciones musculares para dar lugar a los movimientos de las células. Por otro lado, la lisina en su composición, proporciona una acción favorecedora en la absorción del calcio necesario para unos huesos y dientes fuertes. A su vez, combatiendo la osteoporosis. Se trata de unas de las principales fuentes de colágeno que ayuda, en gran medida, a la acción de cicatrizar heridas y curar quemaduras de la piel. De igual modo, gracias a la queratina y elastina, contribuyendo al crecimiento beneficioso de las uñas y del cabello, así como una piel sana. Ayudan a mejorar la circulación y compensar el déficit de hierro, puesto que son ricas en vitamina B12 y hierro. Las dosis de hierro demasiado bajos en el organismo pueden provocar anemia u otros problemas relacionados con la insuficiencia de glóbulos rojos, que pueden llegar a desencadenar una oxidación del organismo. Por último, cabe destacar la glicina de las proteínas animales que combate la inflamación y reduce el daño hepático. Además, contribuye en la digestión y contiene elementos antiinflamatorios.

Seguro que no conocías al completo todos los beneficios que las proteínas animales brindan al organismo. Aprovecha sus propiedades favorecedoras consumiendo alimentos ricos en proteínas animales sanas y tu cuerpo lo agradecerá. En caso de llevar una dieta sin carne, siempre puedes consumir como alternativa el pescado o combinar alimentos proteínicos de origen vegetal para conseguir una buena alimentación equilibrada saludable.

Publicidad