Propiedades medicinales del apacho

0
404

Publicidad

El lapacho es un árbol nativo de las zonas tropicales de Sudamérica. Su nombre científico Tabebuia Impetiginosa, se trata de una de las muchas variedades de Lapacho que existen. Otros nombres son Palo de arco y Lapacho rosado.

Este árbol, especie arbórea nativa de América, se encuentra desde el norte de Argentina hasta México y prefiere suelos arenosos y húmedos, y llega a medir hasta 30 metros de altura. Sumamente vistoso por sus flores rosadas, que aparecen cuando aún se encuentra desprovisto de follaje a finales del invierno, su madera se aprovecha en construcción.

Sus componentes activos son el Lapachol, resina, saponina, lapachona, carnosol, coenzima Q10, flavonoides, vitamina K entre otros. La parte más utilizada del Lapacho es la parte interna de la corteza que es donde se encuentra la droga, nafto-quinona llamada lapachol, su principal principio activo que fue estudiado en 1858. Ocasionalmente se emplean las hojas en general para aplicación externa.

A la infusión de su corteza se le atribuyen propiedades medicinales. Las distintas comunidades indígenas americanas ya lo utilizaban en tiempos precolombinos, por ejemplo, la tribu Chalaway que habitaba la zona brasileño-paraguaya. Ellos empleaban la parte interna de la corteza de Lapacho para tratar artrosis, fiebre, disturbios intestinales, circulatorios y tumorales.

En Argentina el uso tradicional del Lapacho es el empleo de sus hojas por vía externa como antisépticas de úlceras, enfermedades de la piel como eczemas, psoriasis, tumores de piel y hemorroides. La corteza de Lapacho se usa por vía interna como astringente, antianémica, hipotensora, revitalizante, hipoglucemiante, contra la infección urinaria y antitumoral (leucemias). En Bolivia, Brasil y Costa Rica se utiliza especialmente contra distintos tipos de cáncer, en Paraguay como reconstituyente y antisifilítico, en Venezuela y Colombia como antimalárico y antitripanosómico (combate el Mal de Chagas) y en Guatemala contra las llagas y úlceras de la piel.

Se han hecho estudios y dentro de sus usos medicinales el Lapacho tiene una virtual utilidad en casos de cáncer, principalmente en la leucemia. Entre los mecanismos de acción evaluados fueron señalados efectos antiangiogénicos, antimetastásicos, proapoptóticos, antiprolilferativos y antimielsupresores. Sin embargo los estudios no han sido concluyentes, ya que la dosis óptima y eficaz de empleo está muy lindante a la dosis tóxica. Son muy pocos los paciente con cáncer que han sido evaluados por medio de ensayos clínicos con esta especie y los pocos que existieron demostraron tener fallos de diseño y el número de pacientes ha sido muy escaso.

El lapacho no se halla actualmente en el listado de hierbas seguras para uso humano. No obstante, es común observar su venta como suplemento dietario en muchos países.

Efectos terapéuticos del Lapacho Rosado

Se dice que el Lapacho adapta al organismo a las situaciones externas. Esto lo hace ideal para aumentar el rendimiento físico e intelectual y para que el sistema inmunológico reaccione. Por eso es que el lapacho está indicado en casos de falta de energía, decaimiento y enfermedades crónicas, ya que tiene propiedades energizantes y estimulantes.

Además, y gracias a la coenzima Q10 (sustancia vitamínica que está presente en nuestro organismo y disminuye en casos de fatiga crónica) y los flavonoides que contiene con propiedades antiinflamatorias, el Lapacho inhibe la formación de radicales libres. Tiene, además, efecto astringente (antidiarreico, cicatrizante), antibacteriano, antifúngico especialmente frente a hongos como la cándida. Se ha descrito además efectos analgésicos y diuréticos.

Usos y dosis

Decocción
Una cucharada de sopa (10 o 15 gr) de corteza de lapacho en 2 tazas de agua. Hervir de 5 a 10 minutos, y tomar 2 o 3 veces durante el día.

Tintura
Tomar 40 a 80 gotas, de una a tres veces por día.

Extracto fluido
Tomar de 20 a 40 gotas de extracto de lapacho, de una a tres veces por día.

Precauciones
El Lapacho está contraindicado durante el tiempo de embarazo de la mujer para evitar, de esa manera, el riesgo de aborto. Tampoco debe suministrarse lapacho a mujeres que están amamantando. Popularmente se lo ha usado como un abortivo. No prescribir formas de dosificación orales con contenido alcohólico a niños menores de dos años, y tampoco incluirlo para en aquellas personas que están en proceso de abandonar definitivamente su adicción al alcohol.

Por otra parte, debe evitarse en pacientes que toman medicación anticoagulante, porque los principios activos del lapacho (presentes en los anticoagulantes) tienen una acción similar a la vitamina K, que es precisamente un anticoagulante.

Publicidad