Ventajas e inconvenientes de tomar sal

0
47
Ad

Publicidad

El consumo de sal es necesario, nuestro organismo la utiliza para regular los el flujo sanguíneo, interviene en el funcionamiento del sistema muscular y en el nervioso,
La sal, y su principal componente, el sodio, es necesaria para mantener una buena salud cardiovascular y para el correcto funcionamiento del hígado y los riñones.

El problema radica en que consumida en exceso provoca todo lo contrario.

Veamos algunas de las características de la sal en el organismo.

Consecuencias (buenas y malas) del consumo de sal.

Como comentaba antes, la sal  no es un producto nocivo en sí  mismo, el exceso de su consumo sí lo es.

La sal no contiene ningún nutriente esencial. Ni proteína, ni grasa, ni carbohidratos. Tampoco nos provee de ninguna vitamina.

El único motivo por el que tomamos sal es por su contenido en sodio, un mineral muy beneficioso para el organismo únicamente si se toma en su dosis adecuada.

¿Qué problemas produce el exceso de consumo de sal?

El consumo excesivo de sodio está ligado a importantes problemas de salud. Los principales están relacionados con la hipertensión, los problemas cardiovasculares y la osteoporosis.

El exceso de sodio en el organismo atrae más agua al torrente sanguíneo, una mayor cantidad de sangre obliga al corazón a aumentar su trabajo para bombearla con el consecuente desgaste de las paredes de los vasos sanguíneos. Además, el exceso de sal contribuye a la acumulación de residuos en las arterias lo que es causa de accidentes cerebrales y cardiacos.

La sal nos hace retener líquidos con lo que se produce aumento de peso, dilatación de las venas y dificultad para el drenaje interno.

Favorece la formación de cálculos renales ya que obliga a los riñones a filtrar el exceso de sodio en el organismo.

Trastornos digestivos. El consumo excesivo de sal se relaciona con la actividad negativa de determinadas bacterias del aparato digestivo.

¿Y tiene alguna ventaja el consumo de sal?

Como ya he comentado anteriormente todo depende de las cantidades. Estas son las ventajas de un consumo inteligente de sal/sodio:

El sodio ayuda a regular importantes funciones del organismo, tanto las mecánicas, relacionadas con el funcionamiento muscular, como del sistema nervioso.

El sodio es necesario para la salud del corazón. Su papel como regulador de fluidos favorece la circulación de la sangre, el funcionamiento del hígado y de los riñones. También previene los problemas de baja presión arterial.

El sodio permite una actividad cerebral adecuada, sin él se puede experimentar sensaciones de mareo aletargamiento, confusión y espasmos musculares.

¿Cuánta sal puedo tomar?

De media, en países industrializados, consumimos unos 10 gramos diarios de sal que es el doble de lo que aconseja la Organización Mundial de la Salud(OMS) que es 5 gr/día.

Si tenemos en cuenta que una “pizca” de sal, aquella con la que sazonamos un plato, contiene 155 mg de sodio (el 10% de la dosis de sodio recomendada al día) nos daremos cuenta de que la mayoría de la sal que ingerimos no la consumimos de forma consciente.

No se trata solo de aquella cantidad de sal que utilizamos al cocinar y que podemos controlar a nuestro antojo, a ella hay que sumar toda aquella sal que se incluye en todos los productos que procesados que consumimos.

Contienen sal la mayoría de los alimentos de nuestra despensa, en especial (según informe de la Asociación Americana del Corazón (AHA):

el pan

los embutidos

la comida precocinada (pizzas, pasta etc)

la comida procesada (sándwiches, sopa, productos enlatados, envasados etc)

las salsas comerciales

las aves de corral

Pero no solo la vamos a encontrar en productos procesados. Hay multitud de alimentos como la carne, el huevo o el marisco, que la producen de forma natural.

Publicidad