Deshazte en 5 horas del fuerte dolor de las articulaciones después de beber este líquido casero

0
238

Publicidad

El dolor de articulaciones es un síntoma que no se le desea a nadie y que muchas personas lo padecen, inclusive jóvenes que llevan actualmente una vida sedentaria.

Para combatirlas ya existen una gran cantidad de medicamentos que son muy buenos, pero en esta ocasión te queremos hablar de un remedio natural que tiene que ver con el limón.

Si bien el limón es una fuente de vitamina C, además contribuye a eliminar la gripe, resfriados, e infecciones bacterianas. Aunque hay algo del limón que también es muy bueno y regularmente terminamos tirando a la basura sin sacarle provecho, estoy hablando de la cáscara de limón. ¡Aquí te decimos como te ayudará con tus articulaciones!

Combatir el dolor de las articulaciones con la cáscara de limón

Es cierto que su concha no tiene un sabor tan agradable como el fruto en sí. No obstante, posee hasta 10 veces más vitamina C que la propia pulpa del limón. Además, tiene una gran concentración de sustancias antinflamatorias muy útiles para combatir los dolores articulares.

En este articulo queremos mostrarte como preparar un remedio para eliminar el dolor en las articulaciones. Este se prepara a base de la cascara del limón, así como con aceite de oliva y hojas de eucalipto. Su alta concentración de nutrientes nos ayudará a eliminar el dolor y la inflamación casi inmediatamente.

Ingredientes:

Eucalipto (5 hojas).

Limones grandes (2 unidades).

Aceite de oliva extra virgen (1 taza).

Plástico de cocina.

Frasco de vidrio con tapa (1 unidad).

Vendajes limpios (los que sean necesario).

Método de preparación y uso:

El primer paso, como era de esperarse, es pelar muy bien los limones tratando de no estropear la cascara. Ahora, pondremos la concha de los limones dentro del frasco con tapa. A continuación, añade el aceite de oliva y cubre por completo la cascara de limón con él.

Después, cortaremos en varios pedazos las hojas de eucalipto y la añadiremos al frasco. Finalmente, taparemos el frasco y lo guardaremos en un lugar fresco y oscuro durante 2 semanas. Agotado este tiempo, filtraremos la sustancia con una tela y reservaremos el líquido para su posterior uso.

Lo que nos queda por hacer, es sumergir las vendas en esta sustancia y colocarlas en las zonas adoloridas. Después, cubriremos las vendas con el plástico de cocina y una bufanda de lana. Esta poderosa sustancia la dejaremos actuar toda la noche. Sus compuestos activos realizaran su trabajo mientras dormimos. Este proceso lo repetiremos al menos 3 veces por semana.

Te invitamos a que compartas este artículo en las redes sociales para que más personas se enteren. ¡Gracias!

Publicidad