7 Típicos Dolores que pueden llegar repentinamente a tu cuerpo y que nunca deberíamos ignorar

217

Publicidad

Desgraciadamente, año tras años fallecen muchísimos jóvenes por complicaciones de salud que podrían haberse remediado. Una de las razones principales de este problema se debe a que todo el mundo suele ignorar las señales que nos manda nuestro cuerpo. 

Quizás por pereza o quizás porque no le damos la importancia que deberíamos, muchas veces pasamos por alto dolores en el pecho o punzadas en la cabeza que avisan de un problema mucho mayor.

A continuación, te mostramos una lista con los 7 dolores que nunca se deberían ignorar:

1- Dolor repentino en los testículos

namtipStudio / Shutterstock

Lo que se siente: Es como si te dieran una patada en las partes blandas aunque el dolor no resulta tan intenso. A veces, el dolor viene acompañado de cierta hinchazón.

Lo que es: Probablemente se trate de una torsión testicular. Los testículos de un hombre se unen al cuerpo por las cuerdas espermáticas, las cuales van al abdomen, y por unas uniones que fijan los testículos al escroto.

A veces, debido a un defecto congénito relativamente común, estas uniones no existen, por lo que es posible la torsión de una de las cuerdas espermáticas, lo que provoca el corte del flujo de sangre al testículo.

“Si el problema se ataca en unas 4 o 6 horas, por lo general se puede salvar el testículo”, comentaba Jon Pryor, urólogo de la Universidad de Minnesota. “Después de 12 o 24 horas, lo más probable es que el testículo se pierda para siempre”.

Otra causa posible: una infección del epidídimo, lugar donde se almacena el esperma.

Cómo arreglarlo: Un cirujano se encarga de enderezar la cuerda torcida y crear anclas artificiales con unos pocos puntos de sutura.

2- Dolor en la espalda

TB studio / Shutterstock

Lo que se siente: El dolor se asemeja al tipo de agonía que sufrirías si intentaras levantar un armario sin ayuda. Los remedios más usuales como el calor, el reposo o los analgésicos no te aportan ningún alivio.

Lo que es: “Si no está relacionado con el ejercicio, sentir un dolor severo y repentino en la espalda puede ser el signo de un aneurisma” comentaba Sigfried Kra, profesor de la escuela de medicina de Yale.

Resulta particularmente preocupante un aneurisma abdominal, un peligroso debilitamiento de la aorta justo por encima de los riñones. Si estalla, la persona muere en cuestión de minutos.

Una posibilidad menos peligrosa: Dolor producido por un cálculo renal.

Cómo solucionarlo: Una vez que se determinan las dimensiones del aneurisma a través de una tomografía computerizada, se trata con medicación o cirugía para implantar un injerto sintético.

3- Dolor persistente en el pie o la espinilla

Africa Studio / Shutterstock

Qué se siente: Un dolor persistente en la parte superior del pie o en la parte delantera de la espinilla presente incluso en reposo. Resulta indiferente al ibuprofeno y al paracetamol.

Lo que es: Probablemente una fractura por demasiado estrés. En una fractura por estrés se desarrolla una fisura delgada debido a una fuerza repetitiva, normalmente causada por el sobreesfuerzo. La mayoría de las fracturas por estrés ocurren en los huesos del pie y la parte inferior de la pierna, que llevan el peso del cuerpo.

Cómo solucionarlo: Guardar reposo hasta que se sane la fisura. En el peor de los casos, tendrás que llevar escayola durante unas semanas.

4- Dolor agudo en el abdomen

g-stockstudio / Shutterstock

Lo que se siente: Podríamos aplicar todas las metáforas posibles, desde la puñalada en el intestino, hasta el balazo en el vientre, excepto que este dolor proviene desde dentro.

Lo que es: Puesto que el área afectada esta repleta de órganos, el dolor puede ser síntoma de diversas dolencias como la apendicitis, la pancreatitis o la inflamación de la vesícula biliar.

En los tres casos, la causa es la misma: algo ha bloqueado el órgano en cuestión provocando una infección potencialmente mortal.

Cómo solucionarlo: Si el dolor se sitúa en la zona inferior derecha del abdomen y el recuento de glóbulos blancos está alto, muy probablemente se deba a apendicitis.

Un dolor en la parte superior del abdomen unido a un recuento alto de glóbulos blancos normalmente se relaciona a una inflamación de la vesícula biliar.

Si el dolor se ubica por debajo del esternón y experimentas la subida de ciertas enzimas en la sangre, entonces posiblemente sufras pancreatitis.

5- Dolor pasajero en el pecho

igorstevanovic / Shutterstock

Lo que se siente: Un dolor intenso que viene de repente y se va con la misma rapidez.

Lo que es: podría ser indigestión o podría ser un ataque al corazón. “Incluso si el dolor es de corta duración, puede ser signo de algo grave”, dice John Stamatos, director médico de North Shore Pain Services en Long Island y autor de Painbuster.

En el peor de los casos, un coágulo de sangre puede haberse alojado en una sección estrechada de una arteria coronaria, cortando completamente el flujo de sangre a una sección de tu corazón.

¿Cuánto tiempo tienes para esperar y ver qué ocurre? Realmente, ninguno. El 50% de las muertes causadas por ataques cardíacos ocurren dentro de las 3 a 4 horas desde los primeros síntomas. Literalmente estarás viviendo en tiempo prestado.

Cómo solucionarlo: Un análisis de sangre comprobará si hay marcadores de tejido cardíaco dañado. Tratamiento: angioplastia o bypass.

6- Dolor e hinchazón en las piernas

Africa Studio / Shutterstock

Lo que se siente: Sientes como uno de tus muslos te está matando. Está hinchado y tierno al tacto e incluso caliente, como si estuviera siendo asado desde dentro.

Lo que es: Tal vez se deba a una trombosis venosa profunda, la cual se produce cuando la sangre se acumula en las piernas y forma un coágulo. Si ese coágulo es lo suficientemente grande, puede bloquear una vena en la pantorrilla, produciendo dolor e hinchazón.

Desafortunadamente, lo primero que probablemente querrás hacer, frotarte la pierna, es también lo peor. “De esta forma es posible que envíes un coágulo directamente hacia tus pulmones, lugar desde donde puede matarte”, advierte el Dr. Stamatos.

Cómo solucionarlo: Los médicos tratarán de disolver el coágulo con medicamentos o “instalar” filtros en las venas vulnerables para detenerlo antes de que acabe contigo.

7-  Micción dolorosa

vchal / Shutterstock

Lo que se siente: El momento de alivio por excelencia se convierte en toda una tortura y tu orina adquiere un tono rojizo.

Lo que es: En el peor de los casos, el dolor puede estar provocado por un cáncer de vejiga, el cuarto cáncer más común en los hombres.

Fumar es el mayor factor de riesgo de esta enfermedad. Si se diagnostica a tiempo, hay un 90% de posibilidades de que se supere. Aunque no hay que ser tan catastróficos, pues las infecciones de vejiga comparten los mismos síntomas.

Cómo solucionarlo: Los médicos diagnostican este tipo de problemas por un proceso de descarte. Primero analizan la orina y luego miran el interior de la vejiga. En caso de que encuentren un tumor, se procederá a realizar una cirugía, radiación o quimioterapia.

No se trata de actuar de forma hipocondríaca ante cualquier molestia, simplemente se trata de escuchar los avisos de nuestro cuerpo, después de todo, nadie nos conoce mejor que él.

Publicidad