Aumenta la cantidad de bacterias benéficas en tus intestinos

42

Aumenta la cantidad de bacterias benéficas en tus intestinos

Publicidad

A donde quiera que vamos los microorganismos siempre nos rodean. Hablamos de millones de seres imperceptibles a la vista, de diferentes tipos y especie.

Estamos acostumbrados a leer sobre los patógenos, es decir, aquellos que generan infecciones y virus.

No obstante, también existen bacterias benéficas que nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunitario y gastrointestinal. Si queremos alejarnos de los microorganismos dañinos, lo correcto es acercarnos a los que nos ayudan.

La buena noticia es que hay cosas que podemos hacer para que los llamados probióticos ocupen un mayor espacio en nuestros intestinos.

El primer paso es comer yogur

La mayor parte de las medidas que podemos tomar para aumentar la colonia de microorganismos positivos en nuestro intestino pasan por el tipo de alimentos que consumimos. Uno que no puede escarpar de nuestra dieta es el yogur.

Este producto es un alimento rico en probióticos. Para ser exactos, este es una fuente inagotable de Lactobacillus acidophilus, una especie que produce vitamina K, peróxido de hidrógeno y lactato.

Lo que hacen estas bacterias saludables es acidificar ligeramente a tus intestinos y cavidad bucal. Con ello se hace difícil la proliferación e infección de patógenos dañinos.

En el caso de las mujeres, también ayudan a contrarrestar infecciones vaginales.

Al ingerir dosis moderadas de yogur también obtenemos dosis moderadas de Streptococcus thermophilus. Esta es mucho más ácida y también nos ayuda a prever infecciones.

Comer queso, al menos, una vez al día, también contribuye

Entre las bacterias benéficas para el organismo humano también figura la Lactobacillus reuteri. Esta genera ventajas particulares en mujeres y hombres.

Con respecto a las primeras, su ingesta sirven paras restaurar la piel y el cabello de los daños cotidianos a los que son expuestos.

Con respecto al género masculino, la ingesta de este protozoo genera mayores niveles de testosterona. Todo ello es positivo para incrementar masa muscular, mejorar la capacidad reproductiva o incluso, combatir la desagradable caída del cabello.

Si lo que queremos es atraer a este tipo de microorganismos, todo lo que debemos hacer es mantener una ingesta moderada pero constante de queso, alimento que los tiene en abundancia.

¿Es beneficiosa la cerveza?

Hay levaduras que son excelentes para evitar enfermedades estomacales y limpiar el tracto intestinal. Puntualmente, la Saccharomyces cerevisiae tiene efectos bastante positivos en nuestra digestión.

Si queremos evitar la diarrea, lo recomendable es tomar de vez en cuando una cerveza u otro producto que contenga su cebada. También podemos encontrar a esta bacteria en el pan.

De hecho, este microrganismo es el responsable de que el pan se hinche cuando se está horneando y también de que la cerveza se fermente. Su eficacia es tal que también es utilizada en medicamentos comerciales.

Bacterias benéficas: conoce las bifidobacterias

Este es, sin duda, uno de los probióticos más poderosos a los que podemos optar los seres humanos para proteger nuestro cuerpo. En especial la Bifidobacterium Animalis tiene grandes efectos antioxidantes, antiinflamatorios y anticancerígenos.

Estas bacterias benéficas suelen encontrarse en lácteos como el yogur. En la actualidad existen complementos vitamínicos en cápsulas que pueden ser bastante útiles también, en caso de padecer colon irritado.

No obstante, lo más prudente es consultar al médico antes de consumir este tipo de medicamento.

Esta cuestión es de mayor importancia para las personas que tienen tratamientos para el control del sida o el cáncer, en todas sus variantes.

Otros alimentos ricos en bacterias benéficas

La conclusión de lo visto hasta ahora es que los alimentos que entran en proceso de fermentación y las levaduras son ricos en microbios benéficos. Estos fortalecen la flora intestinal y mejoran y aceleran procesos fisiológicos importantes.

No obstante, existen otras fuentes como las aceitunas o el aceite de oliva.

Otro alimento que incrementa nuestra flora bacteriana es la sopa de miso, un plato japonés compuesto por tofu y un caldo que lleva una diversidad de verduras.

Otra excelente opción es el té de kombucha o, como lo llaman en China, “el elixir de la salud inmortal”.

Lo diferente con esta infusión es que para su realización se somete a un proceso de fermentación. En él entra en contacto con microorganismos y levaduras positivas para nuestro sistema digestivo.

Publicidad